Elecciones Generales 2011

"El mensaje del PP es amoral, utilizan a los parados como arma arrojadiza"

  • El candidato al Senado y número dos de los socialistas de Almería lamenta que los populares centren su estrategia en un “drama personal” de miles de familias y confía en que se vuelva en su contra el domingo

Comentarios 1

Con ojeras, de dormir bien poco y andar mucho en los últimos días. La campaña lo ha ido consumiendo, pero sin perder ni un ápice de ilusión. Juan Carlos Pérez Navas, candidato del PSOE de Almería al Senado, visita la redacción de Diario deAlmería una hora antes de lo previsto. Se ha incorporado una nueva cita en su apretada agenda y nunca dice que no al trabajo.  Nacido en Almería en 1965, Pérez navas es máster en Gestión de Recursos y Equipos y Técnicas Electorales. Es un político de vocación, principalmente municipal, a la que ha pertenecido desde joven antes de dar el salto este verano al segundo cargo en importancia dentro del socialismo en la provincia. Su trayectoria, siempre marcada por sus referentes Bonilla, Amate y Azorín, lo ligó al Ayuntamiento de Almería desde el año 1999. Ha estado en el gobierno y en la oposición. Es uno de los supervivientes del equipo de Santiago, una pieza clave en el nuevo PSOE de Almería. Ya fue parlamentario andaluz, ahora asumirá, si los ciudadanos así lo quieren el 20-N, un escaño en el Senado para seguir defendiendo a su tierra como siempre hizo.

–¿Por qué hay que votar al PSOE en las generales del domingo?

– Son unas elecciones en las que nos jugamos más que nunca, está en juego un modelo de Estado, no solamente un cambio de gobierno. Y el PSOE defiende un modelo de Estado totalmente distinto que hay que afianzar, consolidar no permitiendo que retroceda en ningún momento lo conseguido. Es un Estado del Bienestar, con protección y prestaciones para los que menos tienen y más lo necesitan. Es la razón de más fuerza para votar al PSOE el domingo.

-¿Son las prestaciones sociales el eje de la campaña socialista?

– Han sido el eje porque en un momento de crisis mundial como se vive, los recortes de los gobiernos conservadores suelen ir a las prestaciones básicas porque son las que más ciudadanos perciben y más dinero cuestan al Estado. Estamos convencidos que habrá que quitar de otros sitios, pero nunca esos servicios básicos. Por ejemplo, imponer tasas o tributos a otros colectivos que más recursos tienen para financiar de una manera sostenible la sanidad, la educación, la pensiones, la ley de dependencia y las prestaciones por desempleo entre los principales servicios que reciben los ciudadanos.

-Su mensaje es que si gana Rajoy las elecciones el domingo se acaba el Estado del Bienestar...

– Hay un grave riesgo, muy considerable, de que se vaya deteriorando de forma paulatina y progresiva. Ya lo ha dicho Cospedal que habrá protestas en la calle, por lo que piensan recortar los servicios y prestaciones básicas a los ciudadanos y a los que menos tienen. Es decir, el Estado del Bienestar comenzaría a deteriorarse en el mismo día en el que el PP ganara las elecciones. Además, todas las grandes leyes, de educación, sanidad, dependencia las hicimos y sacamos adelante los socialistas en solitario, por lo tanto en cualquier momento pueden recortarlas y tumbarlas.

- Las encuestas no son muy buenas para el PSOE, ¿cuáles son sus expectativas en la provincia?

– El partido por lo que está viviendo en la campaña, en el día a día en los que tenemos actos de mucha cercanía y contacto con los ciudadanos, básicamente todos los días en la calle, estamos notando algo distinto porque son muchos los que nos dicen que nadie se apropie de su voto, que nadie se arrogue su voto del domingo, que ellos quieren votar en libertad y no tienen por qué decir antes cuál es su decisión. Entonces nosotros esperamos un vuelco y una sorpresa a esas encuestas. Esos sondeos tan abrumadores que están empujado al PP a un estado de euforia, de alguna manera, aunque pueden desanimar al electorado porque piense que todo está hecho y perdido también nos está sirviendo para su movilización.

- ¿Cómo hace frente un candidato socialista a un dato tan contundente y recurrente por parte del PP como los 126.000 parados de la provincia de Almería?

– Es un mensaje amoral. Utilizan al parado y al drama personal de una familia como arma arrojadiza, una estrategia electoral que al final se tiene que volver en contra de quien lo hace. No se puede jugar de esa manera con la situación de los desempleados, hay que intentar convencerlos con propuestas y no recurriendo a sus dramas. También hay que decir una cosa de la que estamos plenamente convencidos. Ayuntamientos como el de Roquetas de Mar, Adra y Almería están a la cabeza del paro en la provincia. La capital ha triplicado el paro de 2008 a 2011. Algo tendrá que ver el Partido Popular en esta situación y queda claro que no tienen una varita mágica para acabar con el desempleo. Cuando el alcalde de Almería deja de pagar a los proveedores, las empresas entran en riesgo de impago a sus trabajadores y eso lo hemos visto continuamente con las concesionarias del ORA, con Telvent y otras empresas. Algo han contribuido a ese desempleo, al igual que cuando no se aprovechó el Plan E como se debería y se podía haber creado el doble de puestos con la inversión de 52 millones de euros que llegó a la ciudad. Entonces no pueden negar su clara responsabilidad en esa cifra de parados.

- Después de los resultados del 22 de mayo, los peores de la historia para el PSOE de Almería, era más que evidente la necesidad de un cambio. ¿En qué ha evolucionado el partido con la nueva dirección?

– Lo que ha hecho el partido en estos meses es todavía poquito porque salimos elegidos el 16 de julio y tuvimos el parón del verano. Recuerdo que tuve que estar en Madrid el 30 de agosto en la primera reunión de campaña electoral. No hemos tenido tiempo de hacer prácticamente nada, pero lo que sí hemos conseguido y lo estamos haciendo bien desde un primer momento es abrir el partido a la sociedad. En tan solo cuatro meses le hemos dado un vuelco y el partido ahora es más de la sociedad almeriense y es más permeable. Hemos notado incremento de afiliación, hemos puesto en marcha los foros para escuchar a los ciudadanos y recoger sus propuestas y hemos logrado la vuelta de muchos militantes que ya no creían en el proyecto del PSOE de Almería. Militantes mayores que yo que me he encontrado estos días de campaña me han dicho: Juan Carlos hemos vuelto a recuperar la ilusión. En eso ha cambiado el partido. Además hemos elaborado unas listas al Congreso y Senado contando con toda la provincia, muy comarcales y estamos muy en contacto con el territorio y con los ciudadanos.  Y eso no acaba ahí, acabamos de empezar.

- Un mal resultado en las elecciones generales, ¿haría peligrar el proyecto de Sánchez Teruel?

– Creo que no porque, además, sería injusto que se nos responsabilizara por esos resultados. Estamos haciendo un esfuerzo inmenso, estamos teniendo una campaña de muchísima presencia en los pueblos. Por ejemplo, estando Rubalcaba en la capital, que se supone que no debe haber nada más, teníamos actos con una consejera en Fiñana y por la tarde con la de Bienestar Social en otro pueblo. Lo que tampoco vamos a hacer nunca es decir que no tenemos ninguna culpa. Ante todo vamos a reconocer los errores que hayamos podido cometer y asumir nuestra parte de responsabilidad proporcional al tiempo que llevamos al frente del partido, esa es otra diferencia con la anterior dirección que marca una forma y otra de gobernar el partido. Hemos hecho unas listas de consenso, apoyadas mayoritariamente, apoyadas en toda la provincia, y estamos haciendo una campaña de muchísimos actos y movilización de la militancia, nos hemos dejado el pellejo sean los resultados buenos o malos.

- Viendo como estaba el partido en la provincia, con malos resultados, el descrédito entre los ciudadanos y la desmovilización de la militancia... ¿el batacazo del 20-N habría sido de vértigo?

– A nosotros nos trasladaban muchos militantes su desmotivación por la pérdida de contacto del partido con la ciudadanía. Por eso nos hemos centrado en nuestro primer objetivo que es volver a ser el partido de la mayoría de los ciudadanos, el interlocutor de la sociedad almeriense.

- ¿Qué balance hace de las dos legislaturas de Zapatero en la provincia?

– El balance ha sido positivo. Hay un dato importante entre la época del Gobierno de Aznar y la de Zapatero y es la diferencia de tres a uno en cuanto a las inversiones en la provincia de Almería. Se ha invertido el triple en los últimos ocho años que en los anteriores. Hemos resuelto el problema del agua y se ha impulsado infraestructuras como el Corredor Mediterráneo, la Alta Velocidad y el gas, dejando a la provincia con un potencial tremendo para los próximos años.

- ¿Que hará en la jornada electoral del domingo?

– Estaré un rato con mi familia y después iré visitando en los distintos colegios de la capital a los interventores a los que tenemos que agradecer el gran trabajo que hacen siempre por el partido.

- Se verá las caras con Luis Rogelio en el Senado después de años de plenos en el Ayuntamiento...

– Espero que él esté en la oposición y yo en el Gobierno. Tendremos que convencer antes a los ciudadanos. Lo que sí tengo claro es que el Ayuntamiento es la mejor escuela para un político.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios