Elecciones Generales 2011

"Lo que se decide no es si salimos de la crisis, sino cómo lo hacemos"

PIDE un papel para "pintarrajerar" pero lo utiliza poco. Pide a quienes le acompañan que le dejen solo. Lo suyo es la brega, el regate en corto. Sabe las respuestas antes de formular las preguntas. Es un político con mayúsculas, alguien sin el que el PSOE simplemente hubiera sido diferente a como es ahora. Le toca bailar con la más fea pero se resiste a dar por válidas las encuestas; ya las ganó antes.

-En la calle se dice que estas son las elecciones del 'pescao vendío'. Supongo que no estará demasiado de acuerdo con esta apreciación, claro.

-Yo digo siempre que el PP se equivoca cuando vende la piel del oso antes de cazarlo. No se puede ir con las encuestas en la mano presentándose ya como presidente del Gobierno o como presidente de la Junta de Andalucía. Si de algo tienen experiencia tanto Rajoy como Arenas, es precisamente en perder elecciones; Rajoy dos y Arenas tres.

-Me reconocerá al menos que las encuestas son demoledoras para ustedes.

-Son encuestas. No vamos a estar todos los días preocupándonos por las encuestas. Nos vamos a levantar preocupándonos por los ciudadanos y por luchar y trabajar porque haya un Gobierno de progreso en este país y que mantenga y garantice el Estado del Bienestar, de las políticas públicas de salud y de educación que es lo que está en peligro en las elecciones del 20-N.

-En la calle hay una sensación de hartazgo de esta crisis y casi de un cabreo generalizado cuando se ven las cifras del paro.

-Es verdad que esas cifras son inasumibles y tengo que reconocer que luchar frente a eso es muy difícil. El PP está basando su campaña en denunciar la situación de desempleo que se vive en España, que no es consecuencia de la política que ha llevado a cabo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, si no que es consecuencia de una situación de crisis mundial, ya que está pasando en otros países. La actitud del PP es muy cínica; se puede denunciar la situación de desempleo, pero hay que poner encima de la mesa las propuestas que tienen frente a ello y para crear empleo y nadie conoce esas iniciativas. Si tuvieran propuestas ya las podrían poner en marcha allá donde gobiernan porque tienen las competencias sobre Políticas Activas de Empleo. El presidente de la Diputación Provincial de Almería y el alcalde de Almería algunas competencias tienen. ¿Conoce alguien alguna de sus propuestas de estas instituciones?

-¿Se siente usted responsable, como parte del Gobierno, de haber explicado mal esta crisis, no haberla valorado o reaccionar tarde?

-Alguien tiene que asumir la responsabilidad de lo que pasa en España y lo tiene que hacer, evidentemente, el Gobierno y yo forma parte de él y estoy muy orgulloso. El Gobierno ha hecho lo que tenía que tenía que hacer, algunas de ellas con medidas muy duras, para mucha gente muy difíciles de entender y eso es lo que ha impedido que España fuera intervenida con el fondo de rescate como ha ocurrido con Grecia, Portugal e Irlanda que era lo que realmente quería el PP. La intervención es ruina, quiebra es suspensión de pagos.

-Usted estaba en la cocina del Gobierno. Se dice que Zapatero no consultaba a nadie sus decisiones sobre política económica, que las tomaba por encima de cualquiera. ¿Es cierto?

-No, es una de esas leyendas que se puede extender por parte de la oposición. Las decisiones que correspondían se tomaban en el seno del partido y las que no se hacían dentro del Gobierno.

-En esa trastienda, lo que no se ve públicamente, ¿cómo se reciben estas noticias sobre los índices de paro, la deuda, la prima de riesgo? ¿Cómo se desayuna uno con eso?

-Un Gobierno tiene que estar a las duras y a las maduras, cuando vienen bien las cosas, lógicamente tiene que tomar medidas más fáciles y cuando vienen duras es mucho más complicado. Eso es gobernar, ejercer el liderazgo. Hacerlo con el viento a favor es fácil, con el viento en contra como ocurre ahora es muy difícil; hay que ejercer una responsabilidad colectiva que es la que se ejerce desde el Gobierno después de debatirlas.

-Como responsable de Política Territorial está en el centro del debate. ¿Sobran autonomías, diputaciones o ayuntamientos?

-A raíz de la crisis económica ha vuelto a surgir un planteamiento de la derecha de este país, que es la vuelta al centralismo. El PP nunca ha sido un defensor de las autonomías, las ha mirado con mucho recelo y ahora se está reflejando. Cuando hablan de devolver las competencias, de que hay 17 estados se olvida que los países más avanzados y más ricos del mundo son los más descentralizados como Alemania, Canadá, Estados Unidos. Eso no significa que no tengamos que quitar solapamientos y duplicidades. Hemos elaborado un informe sobre esas duplicidades.

-¿Apunta hacia las diputaciones provinciales?

-Son instituciones del siglo XIX que hay que reformar radicalmente, no sólo por razones de austeridad, si no por eficacia. Hay que pensar qué competencias pueden transferirse a los ayuntamientos y a las comunidades autónomas y que sean sustituidas por un Consejo de Alcaldes que controle esas competencias, pero hay que cambiarlo.

-Usted siempre ha dicho que el PSOE es como un elefante, que le cuesta dar el primer paso, pero que luego no hay quien lo pare. Ustedes se estrenaron con un mitin en Dos Hermanas, con el debate cara a cara.

-El mitin demuestra que el partido tiene capacidad de convocatoria que hay mucha gente que está con el PSOE. Es el reflejo de una buena campaña electoral. Hay que esperar al día 20, porque los votos no son de nadie y el partido no termina hasta ese día.

-Alfonso Guerra, Felipe González, ¿por qué no estaba Manuel Chaves?

-No podemos intervenir todos. Intervinieron los que tenían que intervenir. En el PP dijeron que eran personas que representaban el pasado, claro que lo dice Arenas que no creo que sea nadie nuevo; lleva los mismos años que yo en política, yo ganando elecciones y él perdiéndolas.

-No me imagino a Manuel Chaves sentado en un banco del Congreso en la oposición.

-En una sociedad democrática hay que estar en todos los sitios. El partido tiene 130 años de historia y ha vivido de todo; en democracia, en dictadura, ha ganado elecciones, las ha perdido, en el Gobierno, en la oposición. El día 20 estaremos donde quieran los ciudadanos.

-Pues parece que quieren mandarles a la oposición.

-Lo que voy a trabajar es por que mi partido esté en el Gobierno. Siempre recordaré las elecciones autonómicas de 1996 cuando todas las encuestas nos daban como perdedores y ganamos.

-¿Se imaginó cuando salió de la Junta que posiblemente iban a perderla?

-Cuando lo hice nadie preveía que la crisis, aunque ya había algunos indicios, iba a ser de la dureza y la intensidad de la gravedad que está teniendo. Eso es lo que explica las encuestas y el desastre al que se enfrentan los gobernantes que se han tenido que enfrentar a ella, entre ellos la Junta de Andalucía.

-Da la impresión, al menos visto desde fuera, que el nuevo Ejecutivo estaba empeñado en borrar la etapa anterior.

-Creo que un Gobierno no tiene que ser nostálgico del pasado, yo no lo soy. He sido cerca de 20 años presidente de la Junta de Andalucía y creo que durante ese tiempo se transformó en una senda de progreso, independientemente de lo que ocurre ahora. Hay que mirar al presente y al futuro con ideas, iniciativas, propuestas y eso es lo que ha hecho el Gobierno de Griñán.

-¿Cómo se imagina ese país de azul, con los ayuntamientos tras las elecciones, Rajoy en la Moncloa y Arenas en la Junta?

-Me preocuparía si eso llegaría a ocurrir y espero que no ocurra. Es colocar a este país en el seno de las políticas ultraliberales; reducir lo público e ir en contra de derechos que ha conseguido la sociedad española como el de las mujeres a interrumpir su embarazo, a casarse con personas del mismo sexo o la igualdad. Eso sería muy negativo.

-¿Cómo salimos de esta? ¿Quién tiene la varita mágica?

-No hay varitas mágicas por mucho que el PP diga que si gana el 21-N tiene esa solución. No hay una solución española a la crisis, hay una solución global a una crisis global. España tiene que ponerse a la vanguardia para salir de ella; hay que regular los mercados para que no tengan tanto poder, poner tasas a las transacciones internacionales, regular las agencias de rating, eliminar los paraísos fiscales.

-¿Se ha puesto usted a disposición de Rubalcaba?

-Tengo la suerte de que desde hace muchos años somos íntimos amigos y puede disponer de mi cuando él quiera.

-¿Cuenta con usted?

-Somos lo suficientemente responsables para no hablar de eso en estos momentos.

-¿Cómo se ha encontrado el PSOE de Almería? ¿Muy cambiado?

-Me alegro que los problemas internos se hayan resuelto. Los militantes mandan y los órganos del partido son los que deciden. Hay una nueva dirección que tiene mi apoyo. Lo que veo es que el secretario general del partido, Griñán, demuestra que puede cohesionar al PSOE.

-¿Cómo vivió el relevo de un hombre como Martín Soler en el que usted confió para su Gobierno?

-Estas cosas las veo con absoluta normalidad. El partido en Almería debe mucho a Martín Soler y el Gobierno también porque hizo una magnífica gestión en el mismo. Disfruto y me honro con su amistad.

-¿Ha hablado con él ?

-De vez en cuando nos hemos encontrado en Madrid. Mi relación con él es muy buena.

-Si se produce esa derrota que anuncian las encuestas, ¿se producirá el cambio generacional que se lleva reclamando en el partido desde hace mucho tiempo?

-Hablar de relevo generacional en el PSOE se ha convertido en una especie de tópico. Llevo 10 o 15 años que se está hablando de ello, al mismo tiempo que se estaba llevando a cabo. Los secretarios generales de las ocho provincias son gente nueva y joven. Eso no quiere decir que se ha prescindido de la gente mayor, que tiene fuerzas y que aporta ideas e iniciativas y no lo digo por mi.

-¿Cuándo ha sido la última vez que ha hablado con Rajoy?

-Aparte de que nos hayamos podido saludar por los pasillos del Congreso, la última vez que hablé con él aún era presidente de la Junta de Andalucía, hace ya varios años.

-Da la impresión, al menos desde el anuncio de ETA de que Rajoy ha bajado el pistón en esa confrontación que llegó a ser muy abierta en su momento.

-Rajoy el PP se han puesto se han puesto la piel del cordero con actitudes moderadas y conciliadoras. Es difícil olvidar la que ha sido la actitud del PP en estos últimos años, sobre todo en la crisis económica en la que nunca hemos tenido un apoyo y una ayuda del PP, todo lo contrario y en la lucha contra el terrorismo. Cuando ETA anunció el cese definitivo de la violencia, la falta de entusiasmo del PP ha sido muy descriptible.

-Entre otras cosas porque era una buena noticia y daba la impresión de que alguno le molestaba.

-No lo han demostrado, pero les ha faltado un poco más de entusiasmo.

-Dígame algo bueno, un canto a la esperanza.

-Creo que vamos a salir de la crisis. Ese es el objetivo del PSOE. Tenemos una propuesta política. Lo importante no es decir que vamos a sacar a España de la crisis, si no cómo lo vamos a hacer. Es lo que se dilucida en estas elecciones. En ningún sitio está escrito que deba salir como un país inseguro; tiene que salir con seguridad y la dan las políticas públicas que garantizan que si una persona se pone enferma, aunque esté desempleado puede ir a un hospital o a un centro de salud. Durante este etapa que ha sido muy denostada, hemos hecho los deberes y eso es lo que nos ha permitido crear el margen de maniobra para crear empleo y salir de esta situación.

-Es decir que si Rubalcaba al final pierde las elecciones, en sus primeras palabras dirá algo así como que pone a disposición del Gobierno para ayudar.

-No somos iguales que el PP. Espero que no se de esa situación pero si se da, el PSOE en materia económica y de terrorismo siempre estará a disposición del Gobierno, con el consenso y el diálogo como claves de nuestra iniciativa política.

-¿De verdad cree que puede dar vuelta a las encuestas?

-Sí y hay antecedentes.

-No pacta una derrota aunque solo sea por la mínima.

-En absoluto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios