Elecciones Generales 2011

La batalla de David y Goliat

  • El 'hermano mayor' de Arenas aspira al quinto diputado. El PSOE tira de una profunda renovación para combatir el vendaval del cambio

 Las elecciones más desiguales de Andalucía. David contra Goliat, con mucho que ganar y poco que perder para ambos partidos. Uno ya ha tocado fondo, el otro parece no tener techo. Almería fue una de las provincias del país que más castigó al socialismo el pasado 22 de mayo en las municipales y todo apunta a que la ventaja del Partido Popular el próximo domingo será cuanto menos de dos escaños en el Congreso de los Diputados. Tras dos escisiones y una travesía por el desierto, la formación que lidera el hermano mayor de Arenas, tal y como definen en el seno popular al incombustible Gabriel Amat, sueña con un quinto diputado que sería histórico, al dejar al PSOE en solo un escaño, e invirtiendo por completo el contundente cuatro a uno (sólo un 23% de apoyos para la candidatura de Alianza Popular) de las elecciones generales de 1982 y 1989. Es el récord a batir que sí entraría en las expectativas de los populares almerienses y que de momento solo se plasma en sus propias encuestas. Según el último sondeo elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el resultado en la provincia será de dos diputados para el PSOE y cuatro para el PP. 

Los socialistas de la provincia, después de casi quince años en manos del Clan de Cuevas (Diego Asensio y Martín Soler), viven sus primeras elecciones en manos de una renovada dirección, interina hasta el congreso que se celebrará en los próximos meses, pero con la ilusión y vitalidad de haber iniciado su propio cambio. El nuevo secretario general del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel,  ha sabido rodearse de un equipo de personas capacitadas que permanecían en un segundo plano por sus discrepancias con la anterior dirección socialista. Más de 3.000 voluntarios a tiempo completo y medio millar de actos desde la convocatoria electoral son sus credenciales para tratar de iniciar la remontada apelando a la movilización de la militancia dormida durante los últimos años  en la provincia. Las aspiraciones del PSOE pasan por mantener sus tres escaños en la Cámara Baja, una misión casi imposible. Las cuentas del Senado son claras.  El Partido Popular mantendrá los tres escaños ya cosechados en los comicios de 2008 y nuevamente dejará a los socialistas en sólo uno al que aspira uno de los hombres claves en el renovado PSOE: Juan Carlos Pérez Navas, secretario de Organización y actual número dos de la formación almeriense. 

La campaña más austera, pero rica en medios humanos, se ha centrado casi exclusivamente en los 74.679 parados de Almería y en la nefasta defensa del campo por parte de los populares y en la vacilación del proyecto de Rajoy sobre el trasvase del Ebro al sur del país y los recortes que vienen aplicando las comunidades en las que gobierna el PP por parte de los socialistas. 

Precisamente hoy, el PSOE de Almería contará con la presencia no programada de su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, y en los próximos días con la de Griñán,  para hacer frente al vendaval del cambio que, según Javier Arenas, soplará desde la provincia más oriental, por la que concurrirá a las elecciones andaluzas, hacia el resto de la comunidad autónoma. Ninguno de los líderes del PP ha hecho escala en Almería durante la campaña, posiblemente por ser una de las provincias del país en la que los votantes de la izquierda perdieron antes el miedo al triunfo de los populares. La mitad de actos públicos y sectoriales han bastado a la dirección provincial del Partido Popular para confiar en sus mejores resultados. En las generales de hace cuatro años ya estuvieron a punto de convertir el actual empate a tres diputados en un rotundo cuatro a dos. Tres años más tarde, las gaviotas han logrado cubrir casi todo el mapa provincial en las municipales del 22 de mayo y se recuperó la diputación, tras dos legislaturas en manos del PAL del imputado Juan Enciso y PSOE, siendo la mejor herramienta de los populares para llevar a todos los pueblos el mensaje de Rajoy. El PP ha incorporado a sus listas al Senado a uno de sus alcaldes más votados del país, el de la capital, y mantiene a su tándem Hernando-Matarí en las del Congreso. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios