Elecciones Generales 2011

"Sigo confiando en la victoria porque hay cientos de miles de indecisos"

  • Reconoce que esta ha sido la campaña más difícil de su vida debido a la crisis y a los cinco millones de parados pero insiste en defender a Zapatero, "que se ha quemado en la hoguera para salvar a su país"

Puede que sea porque ha ganado todas y cada una de las 11 elecciones a las que ha concurrido como cabeza de lista, siempre por Cádiz. Pero lo cierto es que Manuel Chaves no sabe conjugar el verbo perder. "Sólo pensamos en ganar", repite en varias ocasiones en el transcurso del desayuno informativo mantenido ayer con este periódico. Y al término de una campaña en la que ha estado presente en los 44 municipios de la provincia, el dirigente socialista insiste en sus alabanzas a Zapatero, en sus reproches al silencio de Rajoy sobre sus planes de futuro y en su mensaje de que votar a IU es "abrirle la puerta a la derecha".

-¿Ha sido esta la campaña electoral más complicada de su dilatada trayectoria política?

-Sí, sin duda. Es una campaña que no es comparable con ninguna otra y que está resultando difícil porque se produce en el contexto de una crisis económica brutal. Y, claro, afrontar unas elecciones con casi cinco millones de desempleados es bastante complicado. Explicar la crisis, explicar por qué hemos tenido que tomar determinadas medidas para evitar la intervención de España y explicar cómo pensamos salir de la crisis cuando aún estamos en ella, pues la verdad es difícil. El PP lo tiene muy fácil porque sólo le basta con denunciar la situación y aprovecharse del desgaste que la crisis le ha producido al PSOE, pero sin poner encima de la mesa ningún tipo de medidas. Pero ahora el PP está cambiando, está pasando del cuento de la lechera a poner el parche antes que la herida. Los dirigentes del PP antes tenían soluciones para todo pero ahora empiezan a decir que esto es muy difícil. Han cambiado totalmente su estrategia de campaña. Y con respecto a la pregunta, recuerdo una campaña que también fue muy complicada para mí y para el partido, la de 1996. También entonces las encuestas eran desfavorables y logramos darle la vuelta. Eso es lo que estamos intentando hacer ahora otra vez.

-Unas elecciones las de 1996 que usted está recordando estos días al citar a Julio Anguita y a la 'pinza'.

-Mire, el miércoles me pasó una anécdota en Espera. Nos encontramos con un grupo de comunistas que iban a coger el autobús para asistir al mitin de Cayo Lara en Jerez. Me dijeron algo así como "nosotros somos la única izquierda". Yo me volví y les dije con una sonrisa: "Sí, hombre, sois la única izquierda que pacta con la derecha". Se enfadaron un poquito pero la cosa no llegó a más. Y es que escuchando las declaraciones de los dirigentes de IU parece que estoy escuchando a Anguita en 1994 y 1996, cuando decía aquello de las dos derechas y de que el PP y el PSOE es lo mismo. Y después son ellos los que pactan con el PP en Extremadura y en algunos pueblos de la provincia. Si hay que parar a la derecha, el único partido que puede hacerlo en España es el PSOE. Dentro de 10 ó 15 años, no lo sé, pero hoy solamente hay dos alternativas para gobernar España: la derecha, que es el PP, y la izquierda que es el PSOE. Y de la misma manera que el PP aglutina todo el voto de derecha, incluida la extrema derecha, el PSOE debería tener detrás a toda la izquierda para frenar a la derecha.

-¿No cree que el PSOE ha escondido demasiado a Zapatero en esta campaña?

-Él ha hecho lo que tenía que hacer. Él entiende perfectamente que el protagonismo en esta campaña era y es del candidato (Rubalcaba) y por eso le ha dejado todo el protagonismo en un acto de generosidad. Y yo al menos he reconocido en todos los mítines la labor sufrida que ha tenido que realizar. Zapatero se ha quemado en la hoguera para defender a su país y para evitar que España fuera intervenida. Porque no hay que olvidar que la intervención es la suspensión de pagos, es la quiebra de un país para 10 ó 15 años.

-En el mitin de Cádiz de la semana pasada usted sí hizo una defensa a ultranza de Zapatero. ¿Ha echado de menos mensajes similares de otros dirigentes de su partido?

-Pues.... (medita la respuesta)....no, no. Es que todo cambió a partir de ese mitin de Cádiz, que fue significativo. Es verdad que al inicio de la campaña nos estábamos olvidando un poco del papel que ha desempeñado Zapatero. Para mí la clave fue el mitin de Dos Hermanas, que me preocupó. Y por eso el mitin de Cádiz fue singular, porque a partir de ahí ya hubo más intervenciones en ese sentido de Felipe González, de Rubalcaba, de Griñán... Todos empezamos a poner de relieve el papel tan importante que ha desempeñado Zapatero en estos años de crisis económica.

-Muchos dirigentes del PSOE han pedido disculpas por sus errores. Pero, ¿qué errores aprecia usted en la gestión del Gobierno?

-Creo que quizás no hemos explicado muy bien la evolución de la crisis. Hay gente que nos reprocha que no supimos reconocer la crisis en 2008. Eso es cierto y no es cierto al mismo tiempo. Nosotros reconocimos que había una crisis pero es verdad que no nos dimos cuenta, como no se dio cuenta nadie, de su gravedad e intensidad. Nadie supo pronosticarlo. También creíamos que íbamos a superarla, pero después no pudimos remontar, porque la evolución de la crisis no dependía de lo que tú hicieras o dejaras de hacer. Porque por mucho que diga el PP que todo es responsabilidad de Zapatero, está absolutamente claro, a la vista de lo que está pasando en otros países de la Unión Europea, que es una crisis mundial y que la evolución depende de factores que escapan del control de cualquier gobierno nacional.

-Teófila Martínez ha exprimido en la campaña su frase de que el número de parados en la provincia es insostenible y de que había que cambiar el modelo productivo de la provincia. ¿Fue un error por su parte?

-No, no. Mire, en la entrevista a Teófila Martínez que este periódico publica hoy (por ayer), le preguntan ustedes por sus propuestas para combatir el paro. Y ella responde que lo primero que va a hacer el PP es reducir la desaparición de puestos de trabajo y después poner en marcha medidas que creen empleo. Uf, vamos, de sobresaliente. Es como Rajoy, que dice que para garantizar el crecimiento económico lo que va a hacer es política "como Dios manda". Vale. Pues esas son las contestaciones del PP a todo. Nunca dicen nada. También sería bueno que Teófila Martínez dijera qué es lo que ha hecho ella en Cádiz para crear empleo en el ámbito de sus competencias, que es verdad que no son muchas. La solución al desempleo está en otras dimensiones. Pero pienso que hay que darle un giro importante a la realidad de la provincia, lo cual no quiere decir que tengamos que acabar con los sectores tradicionales de la economía gaditana.

-¿Y cómo se aplica ese nuevo modelo?

-Modernizando esos sectores de producción y buscando nuevos canales de distribución. Hay que plantar cara a la nueva Política Agraria Comunitaria (PAC) y hay que buscar las fórmulas para aumentar la productividad de empresas como Navantia o como las del sector aeronáutico, que son punteras. Y hacen falta muchos más empresarios. Y para eso hay que incentivarles, porque deben tener suelo industrial disponible, barato y en buenas condiciones. Y el campus de excelencia de la UCA tiene que jugar un papel muy importante en irradiar I+D+i para favorecer el desarrollo económico de la provincia. Y hay que aprovechar las buenas comunicaciones, porque tenemos dos grandes puertos y porque ahora vamos a tener dos corredores ferroviarios muy importantes que van a permitir atraer el tráfico marítimo de los continentes asiático y americano. Es decir, que tenemos unas posibilidades inmensas para dar un giro importante a la economía de la provincia.

-¿Lo de Delphi es una espina que tiene usted clavada?

-La crisis lo chafó todo. Cuando hicimos el diseño de la solución para Delphi, de acuerdo con los trabajadores, estaba todo perfectamente diseñado, incluida la recolocación en nueve o diez empresas que incluso tenían comprometidos los incentivos para la recolocación de todos los trabajadores. Pero la crisis impidió que esas empresas dieran el paso adelante para ubicarse en la Bahía. Vamos a ver si después de la crisis somos capaces de tratar de atraer inversiones. Pero, mientras, tenemos que proteger a los trabajadores hasta el final, hasta que se resuelva su colocación, gobierne quien gobierne. Y tengo el compromiso con los trabajadores de estudiar una oferta sobre los terrenos de Delphi si la jueza los saca a concurso.

-Y ahora llega lo de Visteon. Parece que a esta provincia la ha mirado un tuerto.

-Esto, como consecuencia de la crisis, está ocurriendo en muchos puntos de España y de la Unión Europea. Pero lo de Visteon es absolutamente incalificable. No hay ni una razón para que se tenga que ir de la Bahía. Estamos en un típico caso de deslocalización por parte de Visteon, que quiere irse a otra zona donde tenga que pagar menos salarios. Y vamos a tratar por todos los medios de evitarlo. Aquí vamos todos a una.

-¿Aguantará usted cuatro años en la oposición si gana el PP?

-Yo soy un optimista con los pies en el suelo y sigo confiando en ganar las elecciones, sobre todo porque hay centenares de miles de españoles que están indecisos y que pueden darle un vuelco a la situación. En cualquier caso, donde me coloquen los ciudadanos, ya sea en el Gobierno o en la oposición, voy a seguir trabajando en defensa de los intereses de Cádiz. Porque vienen tiempos difíciles.

-Si gobierna Rajoy, ¿cuándo cree que podrán visualizarse los recortes sociales que ustedes vaticinan?

-Hoy (por ayer) he leído a Rajoy en una entrevista diciendo que la dependencia es inviable. Otro parche antes de la herida, como la de Cospedal, que ya ve la contestación social en la calle por las medidas que van a aplicar. Es una actitud cínica porque siguen sin decir las medidas que piensan adoptar si gobiernan. Pero no estamos diciendo nada que nos hayamos inventado. Es que eso ya se está viendo en Madrid, en Castilla-La Mancha, en Valencia, en Galicia... Los profesores o el personal sanitario no se manifiestan por gusto sino porque ya están viendo que hay recortes en la educación y en la sanidad públicas. Ese es el antecedente. Es que el PP entiende que el gasto social es excesivo y que es uno de los culpables de la crisis. Y nosotros creemos lo contrario, que en un tiempo duro de crisis económica, España necesita un colchón de protección social que viene dado por las políticas públicas, que son las que garantizan la igualdad.

-¿Y en qué recortará el PSOE en caso de gobernar?

-Se podrá recortar en otros sectores, como el de las infraestructuras o los equipamientos, pero no en política social. Me parece muy duro recortar en protección social en tiempos de crisis.

-Es obligatorio preguntarle por el caso de los ERE fraudulentos. ¿Usted también ve premeditada la actitud de la jueza en esta campaña?

-El portavoz de Jueces para la Democracia decía que desde el punto de vista jurídico, cualquier juez puede tomar las decisiones judiciales que quiera incluso en campaña electoral. Pero también decía que desde el punto de vista ético, un juez tiene que medir si una decisión judicial puede interferir o no en una campaña. Yo suscribo esa opinión y creo que la jueza, dicho con todo el respeto del mundo y sin hacer ningún juicio de intenciones, está tomando decisiones que sí interfieren en la campaña electoral. Esto es un dato objetivo y ahí tenemos los titulares y las páginas de los periódicos.

-¿Ha percibido durante la campaña la división tan clara que hay hoy en el PSOE de Cádiz?

-No, en ninguna localidad he notado que haya esos problemas. Yo ya tengo muchos años de mili, como se dice, y creo que me he ganado el respeto de la gente del partido y que he logrado que todo el PSOE de Cádiz esté unido en esta campaña. A partir del domingo, ganemos o no, creo que tengo la capacidad y la autoridad moral suficiente para mantener unido al partido.

-¿Qué cuestiones de la provincia priorizaría usted en el inicio de la nueva legislatura?

-Hay dos asuntos muy urgentes. El primero es el Bicentenario de la Constitución de Cádiz. Gane quien gane, el nuevo Gobierno tendrá que incluir una partida en los Presupuestos Generales del Estado para que la Gerencia pueda cerrar algunos temas que siguen pendientes de convenios y para impulsar algunas obras. Creo que en esta cuestión es cierto que los ajustes presupuestarios han obligado a reprogramar algunas de las infraestructuras o de los equipamientos anunciados, pero el grueso de esos compromisos se está cumpliendo y el ejemplo está en dos obras tan costosas como la del segundo puente o la llegada de la alta velocidad, que los informes técnicos insisten en que estarán en 2012. Y el segundo asunto prioritario está en los ayuntamientos que no tienen para pagar sus nóminas, como los de Los Barrios, Barbate o La Línea. Hay que incluir otra partida presupuestaria para arreglar esos problemas financieros, más allá de que cuando salgamos de la crisis podamos negociar un nuevo modelo de financiación local.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios