Elecciones Generales 2011

Rubalcaba lanza su último órdago para recuperar el voto de Andalucía

  • El candidato del PSOE a la Presidencia se aferra a los logros sociales y a la victoria sobre ETA para tratar de dar la vuelta a los malos augurios · Zapatero, ensalzado por los 6.000 asistentes al mitin de Málaga

Comentarios 3

DICEN que una de las grandes virtudes del deportista es no desfallecer en el empeño, ser capaz de mirar a la meta con la idea de ser el primero en cruzarla. Eliminado ese punto de pundonor, el competidor queda en nada. Y Alfredo Pérez Rubalcaba, al menos en apariencia, se demuestra a sí mismo ser un buen deportista. Ayer volvió a hacer gala de su perfil de atleta. Lo hizo ante 6.000 simpatizantes y votantes socialistas que aún creen posible dar un vuelco a las pésimas expectativas que conforme se acerca el día D ganan en dimensión. Rubalcaba, como los que ayer le arroparon en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, aún tiene esperanza, y en lo que pareció un último órdago en la recta final de la campaña hizo un llamamiento a los votantes progresistas de todo el país, pero en especial de Andalucía.

El candidato socialista buscó de nuevo la alianza de una región que tradicionalmente ha sido el principal granero de votos de su formación y sin la que, todo indica, le será imposible aspirar a La Moncloa. No estuvo solo Rubalcaba en este empeño. Más bien contó con un arropo masivo, no sólo de los millares de simpatizantes procedentes de muchos pueblos de la provincia de Málaga, sino también de líderes regionales como Patxi López o José Antonio Griñán, así como del actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Ambos, alejados en muchos de los actos de la presenta campaña, se dirigieron palabras de afecto y reconocimiento durante sus intervenciones. Y, a través de sendos vídeos, dos históricos como Alfonso Guerra y Felipe González, mostraron su convencimiento en la victoria el próximo domingo y en que ni Andalucía ni Málaga fallarán al PSOE.

Pero ayer, en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, dos fueron los pilares sobre los que tanto el candidato como sus acompañantes hicieron hincapié para tratar de dar la vuelta a las encuestas: los logros obtenidos en materias sociales y la victoria sobre ETA. Las referencias a la derrota de los terroristas fueron constantes en las palabras de López, de Eduardo Madina, de Griñán y del propio Rodríguez Zapatero, quien fue claro: "Nada hubiera sido posible sin Alfredo".

El otro argumento era claro: educación, la sanidad... "Mientras gobernemos ningún español tendrá que tener miedo por su salud; ninguno tendrá que dudar de que su hijo podrá llegar tan lejos como quiera; nadie tendrá que temer por sus prestaciones sociales o por las pensiones; ese es nuestro objetivo, garantizar seguridad", dijo Rubalcaba ante un público entusiasta, que en numerosas ocasiones interrumpió al candidato al grito de: "Rubalcaba, presidente" o "Tú sí que vales".

Frente a ese modelo de "seguridad" que ofrece el PSOE, Rubalcaba colocó al Partido Popular, del que dijo usará la crisis "como coartada" para aprobar recortes en políticas sociales. Y en alusión a lo dicho por María Dolores de Cospedal, que vaticinó la salida a la calle de los ciudadanos tras la toma de decisiones por parte del PP, Rubalcaba lanzó un llamamiento: "Les pido a los españoles que no esperen al día 21, que salgan el 20 y que eviten esas medidas en las urnas".

En la misma línea argumental, Zapatero, aclamado por el auditorio y ensalzado por sus compañeros como "uno de los grandes presidentes" de España, insistió en que en el 20-N "se trata de que la amplia mayoría progresista vaya a votar". "Quien quiera que este país siga progresando tiene que votar al PSOE", añadió. La figura del actual presidente fue objeto del tributo de sus compañeros. Un emocionado Patxi López repartió el logro de la derrota de ETA entre ambos, y el presidente andaluz recordó cómo si la primera medida que tomó cuando llegó al Gobierno en 2004 fue retirar las tropas de la guerra de Iraq, "injusta e ilegal", lo último ha sido "terminar abatiendo a ETA".

El lehendakari vasco ensalzó el papel jugado por Andalucía en la derrota de la banda terrorista. "Vuestras manos también han tejido la libertad de los vascos", insistió. "Euskadi no se puede entender sin los miles de andaluces que tuvieron que dejar su tierra para ir allí, a trabajar; con su esfuerzo construimos un país mejor", apostilló.

En clave local, la candidata socialista al Congreso por la provincia de Málaga, Trinidad Jiménez, dijo estar orgullosa de haber formado parte de los gobiernos de Zapatero y Rubalcaba y destacó cómo es gracias a los gobiernos del PSOE y a los "6.000 millones que ha invertido", por lo que Málaga puede disponer hoy del AVE, de la nueva terminal del aeropuerto y de la remodelación del puerto, entre otras infraestructuras. "El PSOE ha construido los años más importantes de la democracia, los años del bienestar", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios