Elecciones Generales 2011

Rubalcaba dejará en manos de los militantes su futuro político tras el 20-N

  • "Seguiré en uno y otro sitio téngalo por seguro", ha afirmado el candidato socialista, que también ha defendido que España no está como Italia y Grecia porque Zapatero "cogió el toro por los cuernos".

Comentarios 5

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dejado en manos de los militantes su futuro político tras las elecciones del 20-N, aunque ha garantizado que su proyecto político sí tiene vigencia para los próximos cuatro años.

Según ha declarado en una entrevista en Onda Cero, él nunca ha hablado de aspirar a la secretaria general del PSOE porque es "muy prudente" y respetuoso con las pautas y los procedimientos formales de su partido y porque, en estos momentos, no piensa más que en la campaña electoral. Tampoco ha querido aclarar si será el jefe de la oposición los próximos cuatro años en el caso de perder los comicios. "Hay que esperar, el PSOE tiene fórmulas, mecanismos democráticos de elegir a sus dirigentes y yo tengo un encargo hasta el día 20; lo voy a cumplir, hasta el día 20 voy a ser el líder del PSOE y luego veremos los propios militantes lo que hacemos", ha subrayado.

Rubalcaba ha garantizado que tras las elecciones seguirá "aportando todo lo que pueda" porque es una persona responsable a la que le importa su país, pero sin especificar desde qué responsabilidad: "que seguiré en uno y otro sitio téngalo por seguro". A su juicio, lo importante en estos momentos es el proyecto político y él se ha preocupado de diseñar un programa electoral "que marque los ejes por los que debe ir la actuación del PSOE en los próximos cuatro años".

El viernes pasado, al responder a preguntas de los internautas a través de Twitter, señaló que no tenía intención de emular a Joaquín Almunia y que no abandonará sus responsabilidades políticas en la noche del 20N. "Esa noche no me iré", señaló Rubalcaba, aunque sin adelantar tampoco cómo actuará si pierde. Según apuntó, comunicará su decisión el 21, el 22, el 23 ó el 24, porque es "una persona reflexiva".

"No somos Italia porque Zapatero cogió el toro por los cuernos"

El candidato del PSOE ha defendido también la gestión de la crisis por parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y ha subrayado que "gracias a que cogió el toro por los cuernos" España no está ahora como Grecia, Portugal o Italia.

Rubalcaba ha participado en Madrid en un acto electoral denominado Una nueva política económica para España y para Europa, junto al economista Emilio Ontiveros, al que han asistido algunos históricos socialistas como Javier Solana o Carlos Solchaga y la directora de la campaña electoral del PSOE, Elena Valenciano.

En este foro el candidato ha defendido la gestión de la crisis que ha hecho Zapatero y ha enfatizado que ya nadie le acusa de "improvisación", porque "ahora todo el mundo ve a todo el mundo improvisando" y tomando decisiones muy rápidas, como a "la pareja real" formada por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, o como Barak Obama. Y "no es improvisar, es reaccionar", ha rematado, convencido de que ésta es "la crisis de las mil caras y exige tomar medidas en tiempos a veces muy cortos".

Partidario de que España cumpla sus compromisos de ajuste, Rubalcaba ha expresado un deseo: "Ojalá algún día alguien eche la vista atrás y vea que si España no es Grecia, ni Portugal ni Italia es porque un Gobierno cogió el toro por los cuernos en un momento muy difícil, aún a riesgo de sus costes". No obstante, ha expresado su seguridad en que en Europa acabará imponiéndose la tesis de que hay que aflojar el calendario de objetivos de déficit. "Los mismos que te piden el ajuste, te piden a la vez crecimiento económico para no tener que ajustar más. Y ese es un círculo vicioso mortal". Prueba de ello, ha juzgado, es lo que está pasando en Grecia.

Durante su intervención, Rubalcaba ha detallado los tres escenarios en los que se mueve la crisis actual -global, europeo y español- y ha dado cuenta de sus propuestas en los tres campos para los próximos cuatro años. Ha reiterado en este marco la necesidad de que la UE revise el calendario de ajustes, que se ha convertido en "un círculo vicioso mortal", y ha pedido a la canciller alemana, Angela Merkel, que es quien dirige "esta operación numantina de ajuste a cara de perro", que cambie su política.

También ha reclamado a Europa más fortaleza política y al Banco Central Europeo (BCE) que diga claramente y "con valentía" a los mercados que no va a permitir que se siga atacando las deudas soberanas y que, para ello, va a destinar cada día 2.000 millones a comprar deuda. Ese es, a su entender, el lenguaje que "entienden perfectamente los mercados", porque en el otro, la indefinición con la que viene actuando, es donde se ceban los "tiburones". Así, y tras aclarar que él es candidato del PSOE y que ya no está en el Gobierno, por lo que tiene que mirar al futuro y no a mañana sólo, ha hecho especial hincapié en la importancia de que Europa complemente los planes de ajuste con políticas de reactivación económica y que revise el calendario de reducción del déficit, para alargarlo al menos dos años más.

Respecto al plano nacional, ha apostado por la educación y la innovación como palancas para el crecimiento, ha insistido en que los poderes públicos tienen que ofrecer ayudas para facilitar la creación de empleo y ha pedido que se aplique la reforma laboral al menos dos años antes de sentarse a revisarla, porque hoy por hoy su aplicación es prácticamente nula.

Según su diagnóstico, el pesimismo también influye en una salida más tardía de la crisis, así como la postura del PP de insistir en que se trataba de un problema "hispanoespañol", lo que ha "limitado mucho la explicación" por parte del Gobierno, y eso "ha nublado el entendimiento colectivo" de que se trataba de un asunto global. Pero los acontecimientos que se suceden desde el pasado verano, ha agregado, y la aparición de Italia "entre el pelotón de países sistemáticamente bajo sospecha", ha permitido constatar la dimensión global de la crisis. Desde su punto de vista, la UE tiene que resolver también de una vez por todas el problema de Grecia, porque, ha dicho, "lo peor que se puede hacer en una crisis es amagar y no dar", y adoptar como prioridad solucionar el tema de la deuda soberana de algunos países.

Una cuestión que, para Rubalcaba, Europa tiene que afrontar antes de acometer la recapitalización del sistema financiero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios