Elecciones Generales 2011

Rajoy reivindica los gobiernos salidos de las urnas frente a los tecnócratas

  • El candidato popular reitera que los socialistas "se merecen pasar a la oposición" por no haber sabido gestionar la economía y convertirse así en "el peor enemigo de las políticas sociales".

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reivindicado "la época de los buenos gobernantes" elegidos por los ciudadanos en las urnas frente al peso de los mercados y de los tecnócratas, pues es "lo que necesitan España y Europa" para salir de la crisis.

Con un ojo puesto en la evolución de los acontecimientos en Grecia y en Italia, el líder del PP ha protagonizado en la plaza de toros de Zaragoza, ante 11.000 personas según la organización, el mitin más multitudinario hasta la fecha de una campaña cuyos escenarios transcurren de polideportivo en polideportivo.

De los 2.000 o 3.000 asistentes que por regla general acuden a los actos del presidente de los populares, en Zaragoza se ha dado un salto cuantitativo, y aunque las cifras siempre bailan según quien las cuente, el caso es que en el coso taurino de la capital aragonesa se han congregado varios miles de ciudadanos, casi hasta llenar la plaza. Resulta difícil que Rajoy se aparte de su guión o que cuele entre sus mensajes alguna noticia de actualidad, pero hoy lo ha hecho, y de nuevo mirando a Europa y a las crisis de Grecia y de Italia.

En el primer país un economista independiente como Lucas Papademos presidirá un Gobierno de unidad, en tanto que en el segundo las miradas apuntan al también economista Mario Monti, siempre y cuando el todavía primer ministro, Silvio Berlusconi, se avenga a ello. En ninguno de los casos habrá elecciones. Contra esa tendencia se ha manifestado Rajoy. Tras decir que se está viviendo en Europa "un debate interesante" y que "hay quien dice que los mercados han ganado a la política o que los mercados están por encima de la soberanía nacional", ha proclamado que frente "a la época de los tecnócratas", lo que llega ahora es "la época de los buenos gobernantes elegidos por los ciudadanos".

El candidato, una vez más, y así ha sido en cada uno de sus actos, ha evitado referirse al PSOE por sus siglas o citar los nombres de Alfredo Pérez Rubalcaba o José Luis Rodríguez Zapatero, a los que llama con el genérico "nuestros adversarios". Aunque ha afirmado que no deseaba "ni hablar bien ni mal" de ellos, ha destacado en clara alusión a los socialistas que se han convertido en "los peores enemigos de las políticas sociales" por no "haber sabido gestionar la economía" y provocar una tasa de paro superior al 20 por ciento, así que por esta razón, en su opinión, "se merecen pasar a la oposición".

También ha criticado sus llamamientos a la "pelea", porque, como ha subrayado, "lo que no necesita España en estos momentos son divisiones", sino "unidad, concordia y diálogo", que es lo que él cultivará si gana las elecciones. Su Gobierno de "gente competente" -nada que ver con "el escaparate de figurines" del equipo de Zapatero, según sus palabras- sabrá "dar la talla" porque hablará con todo el mundo, "piense lo que piense", pero ha pedido a los demás partidos, a los agentes sociales y económicos, e incluso a los medios de comunicación, que compartan esa responsabilidad.

Porque, según ha sentenciado, "es igual lo que piense la gente con tal de que piense que en este país es necesario un Gobierno apropiado que nos mantenga en el euro, cree empleo y conserve las políticas sociales".

El presidente del PP se ha permitido licencias humorísticas que durante la campaña no son habituales en él. Por ejemplo, tras asegurar el presidente del PAR, José Angel Biel, con el que los populares van en coalición en Aragón, que ha hecho una porra electoral con Luisa Fernanda Rudi sobre el número de escaños que conseguirá Rajoy, unos 190, el líder del PP ha zanjado la cuestión así: "En porras no entro, me conformo con que no me den con ella en la cabeza".

Asimismo, ha comenzado así su intervención ante 11.000 almas: "Voy a empezar diciendo lo más importante: sois estupendos". Tras ello, ha vuelto a su mensaje, sobre todo al respaldo mayoritario que quiere para su proyecto, ya que los ciudadanos que comparten los mismos y casi únicos objetivos, esto es que "España siga en el euro y cree empleo", han de saber que el PP es la garantía de que se consigan.

El 20-N, según Rajoy, no es una decisión entre partidos, sino entre dar "confianza dentro y fuera de España, en Europa y en el mundo" o permanecer en "la desconfianza". "No hay más", ha rubricado. La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y José Angel Biel han coincido en recalcar la importancia que para la comunidad tiene que en Madrid gobierne "un amigo" como Rajoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios