Elecciones Generales 2011

El 15-M vuelve a tomar la Puerta del Sol para exigir un cambio de modelo

  • El movimiento reaparece a una semana de las elecciones con una manifestación por las calles del centro de Madrid que sólo logra reunir a un millar de indignados

El Movimiento 15-M volvió ayer a la Puerta del Sol, a una semana de las elecciones generales, para pedir un cambio de modelo económico, político y social, que defienda lo público, la participación ciudadana y luche contra la corrupción. Los indignados llegaron al kilómetro cero de la capital tras una manifestación que ha partido de la calle Atocha con la presencia inicialmente, según fuentes policiales, de medio millar de personas, que ha aumentado a casi mil a su llegada al final del recorrido, una cifra lejana a la de otras convocatorias.

La marcha ha estado encabezada por una gran pancarta que rezaba "¡Cambio de modelo ya!" y que era precedida por un grupo de indignados con nariz de payaso y que portaban un ataúd de cartón.

En su interior habían colocado una figura con un montaje fotográfico de los rostros de Rubalcaba y Rajoy como cabeza y el símbolo del dólar con sangre encima, un gesto con el que han querido simbolizar "la muerte del sistema capitalista" y el hecho de que ambos líderes "son lo mismo".

Tras la cabecera se podía leer en algunas pancartas "Vuestra deuda no la pagamos", "No a los corruptos", "No a privatizar", "No nos representan", "No nos callarán", "Que cada voto valga igual" o "Nacionalizar cajas y bancos. La banca al banquillo".

También se escuchaban gritos como "De norte a sur de este a oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste", "Europa escucha esta es nuestra lucha" o "no hay pan para tanto chorizo" y "todos somos Grecia". Postulados que han coreado una semana antes de las elecciones los indignados, que han querido dejar claro, como Jaime del Val, miembro del grupo transversal del 15-M de Sol, que con este acto "no se está orientando el voto, sino haciendo una crítica fuerte del sistema actual además de propuestas de un cambio de modelo".

Los motivos para salir a la calle "sobran", según Miguel Ángel Valencia, portavoz de Democracia Real Ya, que está convencido de que hay "un descontento total": "En España -aseguró- tenemos un problema serio, ya que nosotros partimos de la teoría de que ya estamos intervenidos aunque no nos lo quieran decir".

Tras la marcha, los indignados leyeron un manifiesto en Sol, en el que pidieron que se potencie lo público frente a lo privado, una democracia "no secuestrada" por los mercados y "una economía social y "ecológicamente sostenible" basada en la justicia social.

Además, consideran que es necesario para ese cambio de modelo la persecución "real" de la corrupción y eliminación de todas las leyes que la favorecen, unos modelos de información y participación democráticos, la puesta en práctica de políticas para una vivienda digna y potenciar la protección del medioambiente.

Una vez leído el manifiesto, los indignados iniciaron comenzado un foro informativo donde los distintos grupos de trabajo de Sol expusieron las propuestas que han elaborado tras seis meses de trabajo, a partir de las ideas que les han ido aportando los ciudadanos desde que comenzó el movimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios