Elecciones Generales 2011

"El PSOE es la única garantía de supervivencia de los más débiles"

  • "No creo que haya gente en mi partido que quiera que yo no salga de diputado"

Ni en los peores momentos pierde Francisco González Cabaña la chispa, la ironía y esos mensajes en los que hay que saber leer entre líneas. A 11 días de las elecciones, y a uno de que se vea obligado a renunciar a la Alcaldía de Benalup, el máximo responsable del PSOE en la provincia carga contra el PP pero también regala avisos a los miembros de su partido, tanto a los de arriba como a los de abajo.

-¿Cómo calificaría la situación actual del PSOE? ¿Complicada, difícil, crítica...?

-No, no, la situación del PSOE no. Lo que es difícil es la situación del país y de Europa. Lo que sucede es que nosotros tenemos una base social y electoral que lo está pasando muy mal. A nosotros no nos votan los que cotizan en bolsa sino los que no tienen una bolsa de comida que llevar a su casa. Por eso los socialistas no tenemos que estar preocupados sino preocuparnos por esa gente. Porque el PSOE es la única garantía de supervivencia de los más débiles, de los que necesitan mantener un mínimo de seguridad en sanidad, educación, dependencia o protección por desempleo.

-¿De verdad está convencido usted de que un hipotético Gobierno del PP pondría en peligro el estado del Bienestar?

-Es que eso es lo que nos jugamos de verdad, pero no el PSOE sino nuestro electorado, que es el sector más débil de la sociedad y el que más está siendo azotado por la crisis. Nuestro llamamiento es a pelear para mantener un concepto de gobierno en el que las políticas sociales y la protección por desempleo estén antes que otras cuestiones. Eso se ha visto en los presupuestos de la Junta. Y ya vemos lo que está haciendo el PP donde gobierna, porque García-Pelayo no ha acabado con el desempleo en Jerez, sino todo lo contrario, y también hay mucho paro en la ciudad de Cádiz, y se han recortado las políticas sociales de una manera importante en Castilla-La Mancha y ocurre lo mismo con los presupuestos de Valencia y de Baleares. El PP ya está recortando el estado del Bienestar y hace falta un Gobierno central que frene eso.

-También advertían ustedes de que un Gobierno de Aznar pondría en peligro las pensiones y luego eso no sucedió...

-Bueno, bueno, las pensiones no se tocaron porque ahí estaba el PSOE para impedirlo. Recuerde que Javier Arenas, siendo vicepresidente del Gobierno central, recurrió el acuerdo del Gobierno andaluz que presidía Chaves de subir las pensiones en Andalucía. Y lo tuvimos que ganar en los tribunales porque era una decisión legítima. Además, en estos momentos hay un valor añadido en lo social porque esos pensionistas están manteniendo con frecuencia a sus hijos y a sus nietos con ese dinero. Y si entonces tuvimos que ir a los tribunales, ¿dónde tendríamos que ir si Arenas fuera el presidente de la Junta, cosa que espero que no ocurra?

-¿Qué le diría a esos ciudadanos neutrales que creen que un Gobierno del PP crearía más empleo?

-Pues les diría que el PP está situado en la tesis del presidente de la CEOE, que quiere abaratar el despido. Y nosotros lo que queremos es abaratar la contratación. ¿Ha generado más empleo el PP en Madrid o Valencia, donde gobierna desde hace años? Mentira. La derecha no tiene recetas mágicas y por lo tanto no va a crear más empleo. Y nosotros apostamos por reforzar las ayudas a los que no tienen ingresos a la espera de que llegue el momento del repunte económico.

-¿Entiende usted a ese votante socialista de la toda la vida que hoy está sin recursos y que duda del sentido de su voto el 20-N?

-Entiendo que esté desesperado pero no entiendo que tenga dudas sobre su voto. Entiendo que lo esté pasando mal, que quiera cambiar su vida, pero considero que eso no quiere decir que cambie de opción política. Cambiar su vida es sentirse seguro en tiempos de crisis y para sentirse así hay que tener un sistema de protección que permita que una renta familiar mínima llegue todos los meses a cada casa. Y tiene que tener una educación y una sanidad que no tenga que pagar de su bolsillo y un sistema que les permita atender a sus dependientes porque no puede hacerlo con sus propios medios.

-¿El PSOE sigue siendo de izquierdas? Porque IU insiste en que no, en que ustedes han cambiado.

-Claro que seguimos siendo de izquierdas y así lo refleja nuestro programa. Es más, si comparamos la letra pequeña de ambos programas, no hay tantas diferencias. IU se ha hecho más pragmática, como todos, para intentar acomodarse a la situación real y tener mercado electoral. Pero los datos dicen que no logra robarnos votos.

-Manuel Chaves se está dando un palizón considerable por toda la provincia, como hizo Luis Pizarro en las municipales...

-Es que estos clásicos del partido son así. Felipe, Guerra, Pizarro, Chaves y el mismo Rubalcaba tienen una cultura de partido a la que las generaciones posteriores no hemos sabido llegar ni a la mitad. Que Chaves, que lo ha sido todo, baje a todas las arenas demuestra que es de una clase especial. Y eso es lo que necesita ahora este partido, gente que dé la cara todos los días.

-¿Qué le pareció que Chaves no fuera invitado a subir al escenario en el mitin de Dos Hermanas?

-No estaba previsto que subiera.

-Ya, pero no hubiera estado de más, ¿no?

-Él estuvo allí, como estuvimos otros, para decir "aquí estoy yo y este es un partido fuerte, que pelea y que no da nada por perdido". Chaves se sintió muy bien allí.

-Mañana renuncia usted a la Alcaldía de Benalup. ¿Existen opciones de recuperar la Alcaldía si no es elegido diputado nacional?

-Quien diga eso es que no me conoce. Yo ya tomé una decisión clara que fue respetar las normas internas de mi partido. Mañana renunciaré a la Alcaldía y me quedaré como teniente de alcalde porque así lo ha decidido la que será nueva alcaldesa. Y punto. Me parecería vergonzoso plantearme la posibilidad de recuperar la Alcaldía si no salgo diputado. Y en cuanto a la Diputación, abandonaré el escaño si soy elegido diputado y me quedaré como portavoz del grupo socialista si no salgo elegido. Pero no me planteo este último escenario porque tengo confianza en que el 5-3 a favor del PP que hay ahora se incline hacia un 4-4. El PSOE no sacará menos de tres diputados en Cádiz.

-¿A quién le daría un corte de mangas si es elegido diputado?

-A nadie, ni a mis adversarios políticos, tanto los que están en el PP como los que están dentro de mi partido. No daré cortes de manga pero tampoco permitiré que me los den a mí si las cosas salen mal. Yo, como canta Fito y Fitipaldis, no voy a sentirme mal si algo no me sale bien, porque he aprendido a derrapar y a chocar contra la pared.

-¿Cómo llama usted a los dirigentes socialistas que rechazan su gestión? ¿Críticos, griñanistas...?

-Ni una cosa ni otra. Son gente que quieren su oportunidad pero ese día aún no les ha llegado. Les llegará, ¿por qué no? Pero no ha sido ahora porque así lo ha decidido la mayoría orgánica de este partido.

-¿Cree que hay gente en su partido que está deseando que usted no sea diputado?

-Sinceramente no lo creo. Creo que hay gente que hubiera querido estar donde estoy yo.

-Un mes y medio antes de las municipales fue cesado Gabriel Almagro y dimitió Luis Pizarro, y un mes y medio antes del 20-N se produjo la bronca interna por las listas. ¿Es una coincidencia?

-El cartero siempre llama dos veces. No, en serio, yo creo que fue más grave lo de las municipales, porque lo que ha pasado ahora es habitual en este partido en un proceso de elaboración de las listas. Es algo que está asumido por la organización y hasta por la sociedad.

-¿Cómo son sus relaciones actuales con la dirección del PSOE-A?

-Digamos que tenemos una relación políticamente correcta. Nosotros le exigimos respeto a la dirección regional hacia las decisiones del partido en Cádiz y yo me he comprometido a respetar las decisiones de ellos. Digamos que vamos cogidos de la mano para ganar estas elecciones, pero sin darnos besos todos los días y a todas horas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios