Luis Rogelio Rodríguez-Comendador. Candidato del PP de Almería al Senado

"El PP no ha tocado techo, puede seguir creciendo en la provincia"

Nacido en Madrid en 1959, Luis Rogelio Rodríguez lo ha sido todo en la política almeriense, pasión y vocación a la que se dedica desde muy joven a pesar de licenciarse en Derecho. Parlamentario, alcalde, presidente de la Diputación, vicepresidente del PP andaluz y en la próxima legislatura senador. Con más de 24 campañas electorales a sus espaldas, afronta la última, la más triste por la situación económica que atraviesa el país, como la primera. Quiere estar en Madrid, pero siempre mirando a su ciudad.

–¿Por qué hay que votar al PP?

–Tengo lógicamente mi opinión personal, al margen de los planteamientos del partido. Creo que aquí nos jugamos en España nuestro futuro más inmediato de una manera muy importante. Nunca hemos estado en una situación tan complicada como la que tenemos ahora y hay que apostar por un partido que concite dentro del país una mayoría considerable de apoyos y fuera del país que despierte confianza y seguridad. Y en este momento el PSOE no lo puede hacer, ni lo ha hecho si miramos su trayectoria, porque hemos llegado a esta situación en parte por su gestión, aunque no todo es achacable a ellos. En este momento la disyuntiva es seguir como estamos o apostar por algo nuevo y distinto, yo me decanto por la segunda opción. ¿Cuál es la herramienta de los ciudadanos en democracia? El voto. Que dentro de cuatro años hay una decepción y el PP defrauda en estos años de Gobierno, pues se les echa nuevamente a través de las urnas.

-Viendo las encuestas...

– (Me interrumpe). ) Yo no me fío de las encuestas, nunca me han gustado.

- ¿Considera que el resultado del 20-N está hecho en la provincia?

– En Almería es probable que el PP gane con diferencia, no sé en qué proporción, pero sí tenemos un claro reflejo en las elecciones municipales en las que el PP obtuvo una victoria contundente e inapelable. La diferencia no se conocerá hasta el momento del recuento el domingo por la noche. Estoy convencido de que el PP va a ganar en Almería. La verdad es que el PSOE teme una debacle, han cambiado la agenda de Rubalcaba y ha estado en Almería porque temen un desastre en Almería, dan un diputado por perdido, pero no dos que sería muy doloroso para ellos. Pero no debemos olvidarnos del voto oculto del PSOE que no está apareciendo en las encuestas y también hay una variable que los viejos en política -no por edad sino por años de trayectoria- que es el voto del CERA (residentes en el extranjero) que habitualmente se declina siempre para los socialistas, con lo que las diferencia se amortigua al recontar los votos.

- Después de dos escisiones, el PP atraviesa su mejor momento...

– Sí. Tuvimos nuestra travesía en el desierto, lo pasamos realmente mal, cualquier escisión en un partido político causa daño y sobre todo al PP de Almería porque en otros partidos los enfrentamientos internos nunca se convierten en la fundación de otro partido que te resta votos. Pero el sarampión se ha curado ya, hemos pasado el postoperatorio, la herida que se originó en el partido ya ha cicatrizado y ahora mismo el PP está unido, está fuerte, lo demostró en las últimas municipales ganando con una mayoría importante y esa percepción también la tiene la opinión pública.

- Alcaldes en las listas tanto al Congreso como al Senado. ¿Es un mensaje de municipalismo?

– Si queremos de verdad que el Senado sea una cámara de representación territorial no solo puede reservarse un cupo para representantes de las comunidades autónomas, sino que también tiene que entrar en la cámara el municipalismo. Con todo el respeto a lo que se ha venido haciendo hasta ahora, desde mi punto de vista el Senado tiene que sufrir una reestructuración para dejar de ser una cámara de segunda lectura que no tiene incidencia en el resultado final porque todo lo vuelve a aprobar el Congreso y tenemos que reformarlo para darle carácter de verdadera cámara territorial. Para ello la presencia de los ayuntamientos es fundamental. En este país se ha hecho toda la descentralización a favor de las comunidades autónomas, pero está pendiente la descentralización de los municipios. Creo que con la presencia de alcaldes en el Senado se va a potenciar el municipalismo y se va a reconocer de una vez por todas el papel de los ayuntamientos que estamos sosteniendo como principal bastión las políticas sociales. Al ser la administración más cercana, el ciudadano toca en la puerta del concejal, no en la de la Junta y al que va a pedir una solución a sus problemas es al alcalde porque no sabe de competencias y tampoco tiene por qué conocerlas. Si esa forma de hacer política la aislamos en lugar de potenciarla, los ayuntamientos al final somos las hermanitas pobres del Estado democrático que seguimos gastando lo mismo que antes, que tenemos la participación en los tributos del Estado, que asumimos competencias sin poder financiarlas. La presencia de alcaldes en el Senado tiene como objetivo que sea una verdadera cámara de representación territorial real y con una modificación podemos conseguir que la voz de los municipios tenga su eco en Madrid y que acometamos una reforma que haga que el Senado legisle también y sus decisiones no sean echadas para atrás por el Congreso porque entonces no sirve de nada.

- ¿Esa duplicidad de cargos no le restará capacidad como alcalde?

– Lógicamente me quitará tiempo de ocio, que es lo que voy a dejar atrás. Pero en principio no porque es un complemento del trabajo del Ayuntamiento de Almería. La verdad es que después de los años que lleva uno en la Alcaldía el rodaje ya está hecho, está muy asentando el equipo de gobierno, es muy sólido, y cuenta con un número suficiente de personas para trabajar en el que el alcalde dirige y toma las decisiones importantes pero en el día a día con todos sus detalles es imposible que esté, a no ser que sea un ayuntamiento pequeño. Además, hay una ventaja que no debería decir públicamente, pero como soy tan poco políticamente correcto voy a confesar y es que en época de vacas flacas, donde el dinero que habrá será escaso, a golpe de teléfono y de entrevista no se consiguen las cosas que si puede lograr uno con el roce diario y la insistencia con ministros y secretarios de Estado. Si en Madrid lo tengo encima todos los días y en lugar de decírselo por teléfono se lo pido mirándolo a los ojos a lo mejor a la primera me dice que no, pero a la segunda o tercera debería tener predisposición a ayudar. Y en una situación complicada económicamente en la que todos vamos a tener que hacer sacrificios, si uno está allí donde puede caerse un euro al final lo pilla porque desde Almería nos queda muy lejos.

- ¿Qué balance hace de los ocho años de Gobierno de Zapatero en lo que respecta a la capital?

– Poco podemos decir, para qué nos vamos a engañar. Tuvimos la ayuda de los Juegos Mediterráneos de 2005 como evento internacional con el respaldo del Gobierno. Dejamos las infraestructuras de deportes importantes realizadas, luego hemos ido trabajando por nuestra cuenta y a partir de ahí la inmensa mayoría de proyectos, si descontamos las ayudas del Plan E, no puedo hablar de grandes infraestructuras acometidas por el Estado, pero sí de las que se tendrían que haber hecho y no han llegado como los accesos a la capital por el Puerto, que tenían una partida de 53 millones de euros en el Ministerio de Fomento cuando lo dejó Álvarez Cascos al perder el PP las elecciones, que duermen el sueño de los justos. Por lo demás, firmamos un convenio para asumir 40 kilómetros de carreteras del Estado y nos dieron 23 millones de euros con los que hemos realizado el desdoblamiento de la N-340. Y no hay nada más con todos mis respetos. No veo las actuaciones del Gobierno por ningún lado. Es más ha habido una rebaja sustancial de las aportaciones del Estado a los planes concertados. Si hay que reconocer el avance del soterramiento con la constitución de la sociedad, pero poco más.

- Desde hace años se especulaba con su presencia en las listas...

– Es una asignatura pendiente. No lo sé hasta que punto. He sido durante diez años parlamentario andaluz, pero sobre todo donde he estado centrado fundamentalmente en la política local en la Diputación y el Ayuntamiento que es lo que más me ha gustado hasta ahora y de lo que desde luego no me arrepiento en absoluto. Creo sinceramente que la actuación tan directa en la política local difícilmente se suple con otras cosas, pero lo concibo como un complemento y lo asumo como un reto importante para representar a toda la provincia como ya hice cuando fui presidente de la Diputación. Y también es un reto porque 2012 va a ser un año muy difícil, complicado, de sacrificios, con la peor herencia que un Gobierno haya podido asumir durante la democracia.

- ¿Han tocado techo en Almería?

– El Partido Popular de Almería puede seguir creciendo, todavía no ha tocado techo, podemos avanzar, no mucho más porque el PSOE tiene su suelo del que no va a bajar.

- ¿Qué le parece la polémica que ha surgido en torno al trasvase?

– Es verdad que no aparece específicamente señalado en el programa de gobierno, pero sí aparece lo que habíamos dicho siempre y es que se transferirá agua desde las cuencas excedentarias a las deficitarias. Y Almería todavía necesita aportes hídricos a un precio barato y eso nos lo daría el trasvase del Ebro. Hay que seguir apostando por el Plan Hidrológico Nacional porque el problema del agua ha disminuido, pero no se ha erradicado totalmente. Además hay un número importante de pueblos en la provincia que no tienen garantizado el abastecimiento de agua potable todavía. Eso es un debe de la provincia que tenemos que solventar, aunque sea competencia municipal, hay que echarle una mano a esos ayuntamientos.

- ¿Qué hará en la jornada electoral del domingo?

– Pues como todas las que hago. Me levanto temprano. A las siete y media me levanto, salgo en dirección a Cabo de Gata, estoy en el colegio electoral, donde me encontré como presidente a Santiago Martínez Cabrejas en las últimas y le di un abrazo, y a partir de ahí voy recorriendo los barrios de El Alquián, La Cañada y Los Molinos hasta llegar al centro donde como algo rápido. Luego sigo recorriendo colegios hasta última hora hasta que nos vamos con los nervios a flor de piel a preparar el cierre de la jornada.

- ¿Hay diferencias entre campañas de municipales y generales?

– Es muy diferente porque la municipal tiene un trabajo tan directísimo, con un trabajo tan de calle, minucioso y permanente. Esa implicación no es la misma que la de esta campaña. Después de participar en 24 campañas electorales, he visto que en estas generales la gente no tiene muchas ganas de actos públicos, cuando preguntas a los ciudadanos en los pueblos te dicen que a ver si llega el día 20 y votamos. Y no le cuentes más historias. Creo que estamos sufriendo una campaña demasiado larga, desde que anunció Zapatero la convocatoria de elecciones hasta que se convocaron han pasado cinco meses y ahora después cuando terminemos tendremos la campaña de las autonómicas, con lo que estamos pidiendo a los almerienses que sufran tres campañas en nueve meses y hay que reconocer que la gente se cansa de mensajes electorales. Los almerienses tienen muchas ganas de ir a votar para que el cambio se produzca.

- ¿Habrá algún almeriense en el Gobierno de Mariano Rajoy?

– Ojalá, a mí me encantaría que alguien de Almería pudiera estar en un Ministerio o Secretaría de Estado porque eso sería señal de que el Gobierno de Rajoy ha apostado de forma especial por Almería, no quiere decir que si no lo esté no lo apoye, pero siempre es un plato de buen gusto tener a un compañero en un cargo de responsabilidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios