Elecciones Generales 2011

Cuarto duelo Chaves-Teófila

  • La alcaldesa de Cádiz roza su primera victoria electoral ante su particular bestia negra, que la ha derrotado siempre

Teófila Martínez acumula cinco victorias en las urnas -todas con mayorías absolutísimas- en las elecciones municipales celebradas en la capital gaditana desde 1995. Pero, paradojas de la vida, esta hazaña no ha tenido traslación de momento a las seis elecciones legislativas (cuatro generales y dos andaluzas) en las que ha concurrido como cabeza de lista de su partido, el PP, por esta provincia. Además, de esas seis derrotas, tres se produjeron siendo Manuel Chaves el número uno de la candidatura del PSOE por esta circunscripción, por lo que se ha convertido en la particular bestia negra de la regidora gaditana, a la que ha derrotado siempre que han coincidido como rivales, esto es, en las generales de 1989 y en las andaluzas de 2000 y 2004 en las que, además, ambos eran las apuestas de sus partidos para presidir la Junta.

Pero Teófila Martínez tiene ahora más cerca que nunca acabar con este maleficio. Porque si todas las encuestas se confirman, la indiscutible referente del PP en la provincia de Cádiz se convertirá dentro de una semana en una de las triunfadoras de la cita electoral del 20-N.

De confirmarse este extremo, no sería la primera victoria electoral del PP en la provincia en unas generales. Esta formación ya tocó el cielo en la contienda del año 2000, cuando la lista liderada por el portuense Aurelio Sánchez Ramos superó al Partido Socialista de Alfonso Perales por menos de 10.000 votos o, lo que es lo mismo, poco más de un punto porcentual.

Que aquella victoria deje de ser una anécdota es uno de los objetivos que se ha planteado para el 20-N el partido que preside en la provincia José Loaiza, ex parlamentario andaluz, alcalde de San Fernando, presidente de la Diputación desde el pasado verano y un hombre de la total confianza del dúo Javier Arenas- Antonio Sanz.

La estrategia marcada por los populares para este 20-N tiene como metas llegar por vez primera vez en la historia a los 300.000 votos (su récord está en los casi 246.000 de las generales de 2008) y, si es posible, amarrar seis diputados en la circunscripción gaditana. Si logra estos dos objetivos -el segundo parece a priori bastante más complicado- el PP habrá logrado no sólo abrir una brecha importante con el PSOE en uno de sus feudos más tradicionales de Andalucía sino que, de manera indirecta, estaría abonando el terreno para el origen de un cisma de proporciones incalculables en las filas del socialismo gaditano, cuya dirección provincial aún en manos de Francisco González Cabaña suma más de dos años de evidentes y continuas diferencias con la cúpula del PSOE-A.

Pero los socialistas de Cádiz no están dispuestos a dar su brazo a torcer tan fácilmente. Tanto es así que quien se ha remangado para intentar evitar una derrota casi cantada ha sido el mismísimo Manuel Chaves, que tras una profunda reflexión interna terminó accediendo a la propuesta del PSOE de Cádiz para ocupar 22 años después el número uno de su candidatura al Congreso, la cual se había quedado vacante tras la emigración forzosa de su anterior ocupante, Alfredo Pérez Rubalcaba, a Madrid.

En lo que se lleva transcurrido de campaña, lo que ha quedado patente a los ojos de los gaditanos es el compromiso ineludible que tanto Chaves como Teófila mantienen con sus partidos. Y es que ambos se están dando un palizón considerable por todas las comarcas de la provincia para trasladar sus mensajes a la ciudadanía.

Si se da por hecha la victoria del PP en la provincia de Cádiz, el escrutinio de dentro de siete días tendrá que despejar aún dos incógnitas importantes en esta circunscripción. La primera estribaría en conocer si González Cabaña logra o no su escaño en el Congreso. Tras una dilatada trayectoria municipal en la Alcaldía de Benalup-Casas Viejas y en la Diputación, el secretario general del PSOE de Cádiz se ha decidido al fin a intentar el salto a Las Cortes, lo que le ha obligado -por decisión expresa del comité federal de su partido- a renunciar a su cargo de regidor tras 28 años, un hecho que quedó consumado el pasado jueves. Cabaña figura en el tercer puesto de la candidatura al Congreso y lo lógico es pensar que sí obtendrá escaño... salvo que se produzca una barrida descomunal del PP o que IU le dé al PSOE un bocado de considerables dimensiones por la izquierda.

Y es que la segunda incógnita del 20-N en Cádiz radica precisamente ahí, en dilucidar si el alcalde del pueblo más rojo de Andalucía (Manuel Cárdenas, regidor de Trebujena) logra recuperar el histórico escaño que ocupara el poeta portuense Rafael Alberti en 1977 y que esta formación política perdió en el año 2000. El hándicap con el que se ha encontrado IU -y también el PA, aunque los andalucistas tienen puestas más esperanzas de éxito en las elecciones andaluzas- está en el noveno diputado que la provincia ha perdido en favor de Madrid por mor de un caprichoso reparto de escaños basado en la cuota de población.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios