Concha de Santa Ana. Candidata del Partido Popular al Congreso de Diputados

"Acabaremos cuanto antes el AVE y la A-7 porque eso traerá riqueza"

  • La diputada, que repite como cabeza de lista, augura esperanzada un inminente cambio de gobierno y se muestra convencida de que los populares, con sus "recetas", lograrán lo más importante: crear empleo

Comentarios 3

-¿Qué queda de la Concha de Santa Ana que se presentó a las elecciones de marzo de 2008 y en qué cosas ha cambiado?

-Me siento la misma, obviamente con cuatro años más, con la perspectiva que dan cuatro años en política y de estar ya cerca de los cuarenta, pero en mi personalidad y forma de ser conservo la misma ilusión de siempre, tengo la suerte de que me gusta mucho mi trabajo y eso me hace disfrutarlo mucho. Hace cuatro años la política era la aventura, porque yo no la busqué, me encontró a mí. No sabía cómo iba a ser esto, si me iba a integrar bien. He aprendido que es un noble oficio, que hacer cosas por tu tierra es reconfortante.

-Las últimas encuestas auguran en Granada un auténtico vuelco. No sé si contaban con él y si piensan que se va a dar.

-Estamos contentos con las encuestas pero no hay nada ganado. Sabemos que la gente tiene ganas de cambio, que está muy desencantada con estos ocho años de gobierno socialista. Todos conocemos a alguien que siempre ha tenido trabajo y que ahora lo ha perdido. Percibimos que la gente ha visto que el PSOE no ha cubierto sus expectativas. También hemos visto lo que pasó el 22 de mayo y esperamos que esa confianza se revalide. 

-Su especialidad han sido las infraestructuras. ¿Es consciente de que puede haber recortes drásticos en esta materia, como ya apuntó por ejemplo Arenas?

-Es verdad que los recursos son limitados y que el PP gobernará con mucha austeridad. Pero Granada es una provincia demasiado olvidada. Fomento no va a tener mucho dinero, pero sí tendrá recursos y éstos tienen que destinarse a terminar proyectos, porque hay que recuperar lo invertido. Una gran infraestructura requiere mucho dinero y el retorno llega cuando está finalizada, porque genera dinamismo económico en la zona donde está. Es posible que Fomento no inicie otra gran autovía, ni en Granada ni en España, pero tiene que terminar ésta porque ha invertido una serie de recursos. Lo mismo digo de la alta velocidad, que las obras están en marcha y sería una barbaridad paralizarlas.

-Quizás no se paralicen pero sí se ralenticen por falta de recursos.

-Lo mejor que le puede pasar a Granada es que la autovía se termine en el menor tiempo posible, y el AVE también. Porque eso significará riqueza y dinamismo para Granada. Si un empresario quiere venir a invertir, tiene la posibilidad de ir en AVE a Málaga y a Sevilla, pero no a Granada. Como es lógico, busca su comodidad, así que tener el AVE finalizado hace que seamos competencia directa con Málaga y Sevilla y atraeremos inversiones. Si no se finaliza, estaremos perdiendo oportunidades de futuro, y esos empresarios son los que vienen a generar riqueza. Si la A-7 no se termina, el sector turístico se resiente y los que vienen posiblemente terminarán por irse a otro sitio, porque no quieren soportar atascos. No estamos pidiendo nada nuevo, sino acabar lo que se tiene que acabar.

-En cierto modo también piden cosas nuevas. Tal como está la situación, en España y en Europa, ¿no era utópico pensar que se iba a hacer algo tan caro como llevar el tren a Motril, donde no existe vía ferroviaria?

-No lo veo utópico. El Corredor Ferroviario no se va a hacer de hoy a mañana, sino que tiene un horizonte para el año 2030. Ahora la situación es desastrosa, pero estoy convencida de que con el PP llegará el cambio de ciclo. Lo que no puede ser es que perdamos la gran oportunidad de futuro. Hace dos años ya llevé una iniciativa para que el Gobierno se comprometiese a que el Corredor pasara por el litoral, porque nos estamos jugando el futuro del sector hortofrutícola. Esa oportunidad no la hemos debido perder, el PSOE no ha tenido altura de miras. Y además hemos visto que en las reuniones de Bruselas el señor Griñán ni ha ido, o que el señor Chaves sólo ha hablado de Corredor Central, no del Mediterráneo. 

-¿A qué atribuye la insistencia del PSOE en decir que el PP tiene una agenda oculta? ¿Está el PP en disposición de garantizar que no habrá recortes?

-Está en esa estrategia porque el balance que puede presentar es lamentable: cinco millones de parados, una reforma laboral en la que no contó con el resto de las fuerzas políticas, la patronal y los sindicatos y que ha traído 300.000 parados más, el Metro empantanado, la A-7 empantanada, el puerto de Motril aislado, el Corredor que no va a venir... Así entiendo que, antes de dar ese balance, diga cosas del Partido Popular que bajo ningún concepto vamos a hacer. El modelo sanitario para Andalucía está basado en la universalidad, en la gratuidad y sin copago. El sistema educativo tiene que estar basado en la excelencia porque Andalucía tiene un 34% de fracaso escolar, cinco puntos por encima de la media nacional, es la tercera comunidad que menos invierte por alumno no universitario en un colegio público. Tenemos que mejorar la calidad porque eso es el futuro. En política social, ha sido un gobierno socialista el que ha congelado las pensiones, que ya dijimos que era una barbaridad. Y ha sido un gobierno socialista el que ha eliminado la retroactividad en la Ley de la Dependencia. Que no nos digan lo que no vamos a hacer y miren primero en su casa. 

-Cuando uno oye, ve y lee sobre esas perspectivas tan desalentadoras en España y en el mundo, se pregunta cómo va a hacer el PP para crear empleo.

-Es cierto que las perspectivas son malas, pero en estos momentos la tasa de paro de España duplica la europea, luego algo habremos hecho mal. Alemania, que fue uno de los países que primero vio venir la crisis y puso manos a la obra, ha creado empleo en el último trimestre. La coyuntura internacional es complicada, pero no acepto que todo se deba a ella. ¿Cuál es nuestra receta? Lo primero es recuperar la confianza. En estos últimos años ha habido una falta de liderazgo muy importante, los inversores extranjeros no confían en nosotros como país. Después hay que sanear las cuentas públicas, muy importante para controlar nuestro déficit y nuestra deuda. Eso significa pagar a proveedores, empresarios, pymes, autónomos... No es sólo bajar un numerillo. En Castilla-La Mancha, el plan de saneamientos es para pagar 2.600 millones de euros que se deben a esos colectivos. Son proyectos que tienen futuro pero que si no cobran, podrán aguantar un tiempo y después se verán abocados al fracaso. Es importante también culminar la reforma del sistema financiero para que vuelva la liquidez. Nosotros dimos nuestro apoyo al Gobierno para que las entidades financieras que lo necesitasen tuvieran un dinero público que, por cierto, tendrán que devolver al Estado. Pero el PSOE no ha sido capaz de culminar esa reforma para que haya financiación para familias, pymes y autónomos. Nos encontramos con negocios que generan empleo y que por falta de financiación cierran. Y en cuarto lugar, debemos acometer una reforma fiscal para incentivar el consumo, para que las familias tengan más familias en el bolsillo y las pymes una rebaja de impuestos importante. En nuestra Ley de Emprendedores prevemos una rebaja de cinco puntos en el Impuesto de Sociedades para las que facturen menos de cinco millones de euros, que son la inmensa mayoría. O para aquellos emprendedores que quieran crear una empresa, bonificar con 3.000 euros la contratación del primer trabajador. O simplificar los trámites para crear una empresa. Todas esas cosas crean empleo, las probamos en 1996 y dieron resultado. Y la izquierda no creyó que fuéramos a bajar los impuestos y lo hicimos, consiguiendo además que así se aumentase la recaudación del Estado, porque al activarse la economía es mayor la masa social que paga impuestos y eso se puede destinar a inversión productiva, a la que crea empleo.

-Hablando de recetas: ¿cuál es la que tienen para solventar la asfixia económica de los ayuntamientos?

-Hay una gran reforma pendiente en la administración, que es solventar la financiación local. Lo que no puede ser es que las comunidades autónomas tengan transferidos una serie de ingresos, el 50% del IRPF y del IVA y que luego esa transferencia que tiene que hacer a los ayuntamientos sea muy limitada. Nosotros hablamos de la segunda descentralización, que significa hacer un reordenamiento para que las competencias estén bien definidas, no duplicadas, y que esas competencias estén financiadas, porque no puede ser que los ayuntamientos afronten una serie de competencias impropias y sin financiación asociada. Javier Arenas lleva diciéndolo mucho tiempo. Al final los ayuntamientos son la administración más cercana, a la que recurre el ciudadano cuando no sabe qué hacer, y esa obligación de prestar servicios tiene que tener financiación asociada. 

-Ha hablado de obras retrasadas o empantanadas, hay otras actuaciones, como las asociadas al Milenio, que no van a ser lo que se previeron... El PP, si está en el Gobierno, va a tener que lidiar con esa herencia. ¿Se compromete desde aquí a no quejarse de ella, sea cual sea, y a gestionar con los recursos que pueda generar?

-No nos quejaremos pero sí contaremos cuál es esa herencia, porque creo que los ciudadanos merecen conocerla. Una vez hecho eso, por supuesto el PP se compromete a luchar por Granada, porque es lo que venimos diciendo desde hace mucho tiempo. No lo concebimos de otra forma. Y ya que pregunta por el Milenio, fue una apuesta que hizo el señor Chaves, que no sabía qué ofrecer y dijo eso. En su momento lamentamos que todos los plazos de las grandes obras se retrasaran para hacer coincidir su finalización con la efeméride, dijimos que no podía usarse el Milenio para justificar todos los retrasos. Creemos que debería tener mucha más entidad, que finalmente se va a quedar en una serie de exposiciones y conferencias y no va a tener nada que ver con el fabuloso proyecto del que nos habló el señor Chaves. A eso es a lo que nos tienen acostumbrados los socialistas. Ahora el señor Chaves está en otros menesteres y si te he visto no te acuerdo.

-Aunque sólo sea por tranquilizar a Sebastián Pérez. ¿Garantizará el PP la continuidad de las diputaciones, aunque pueda plantearse en un momento dado revisar su función?

-Me remito a lo dicho por el señor Rajoy. Las diputaciones hacen un papel muy importante para pequeños municipios que no pueden permitirse atender ciertas tareas y ahí la Diputación resulta fundamental. Rajoy contaba una anécdota muy bonita de cuando era presidente de la Diputación de Pontevedra, que en esa etapa llevó el teléfono a muchos pequeños pueblos. Y estoy hablando de hace 25 años. Juega un papel crucial en Granada, donde hay 168 municipios y la inmensa mayoría tienen menos de 5.000 habitantes y carecen de posibilidades de hacer cosas para los ciudadanos, así que la ayuda es fundamental. A lo mejor hace falta alguna reforma, modernizarlas y adaptarlas a los nuevos tiempos, pero no quitarlas. Y es curioso que el PSOE lo proponga ahora que ha perdido cinco en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios