Economía

El recorte a la PAC dejaría al campo andaluz con 1.600 millones menos

  • El ajuste propuesto del 14,1% del presupuesto agrario haría que, con una extrapolación exacta, la región percibiera 1.050 millones menos en ayudas directas y 545 menos para el desarrollo rural

Manifestación de agricultores en Granada Manifestación de agricultores en Granada

Manifestación de agricultores en Granada / J. J. Medina

Aún queda mucho camino por recorrer, pero el punto de partida no puede ser más negativo para los intereses de los agricultores españoles y andaluces. Hace una semana, el presidente del Consejo Europeo, Michel Barnier, propuso un recorte a nivel europeo de la Política Agraria Común (PAC) del 14,1% y de los fondos de cohesión del 12% en el nuevo marco plurianual del presupuesto comunitario 2021-2027.

Este jueves comenzó una difícil cumbre europea de primeros ministros y presidentes de Gobierno en la que se debatirá el presupuesto europeo, en un contexto marcado por los 85.000 millones de agujero que deja el 'Brexit' y las nuevas necesidades presupuestarias en defensa, transformación digital e inmigración.

En este contexto, la organización agraria COAG ya ha calculado cómo puede afectar este tajo a España en lo que respecta a la vertiente agraria. La asociación estima que, dado que el peso español en estos fondos ronda el 12% en la UE, la agricultura nacional percibiría 6.475 millones menos en los próximos siete años que en el anterior marco financiero 2014-2020, unos 925 millones menos por año, siempre tomando como referencia los precios de 2018, señala COAG. 

El ajuste anual sería de 230 millones en el sur y 925 millones a nivel nacional, según COAG

Si extrapolamos este cálculo a Andalucía, el ajuste al que se vería sometida la región sería de 1.600 millones de euros en todo el periodo, alrededor de 230 por año.

Aquí habría que diferenciar las ayudas directas que perciben los agricultores -en función del número de hectáreas, el cultivo, la producción, apoyos de mercado, etc.- y aquellas indirectas, de desarrollo rural, que gestiona la administración y que sirven, por ejemplo, para modernizar explotaciones, incorporar a jóvenes, fomentar el I+D, etc. 

Según los cálculos realizados por este periódico a partir del informe de COAG, en el primer caso el recorte -del 10,1% a nivel europeo- sería de 1.050 millones en todo el periodo, 150 millones por año, si tenemos en cuenta que el peso andaluz en este tipo de subvenciones ronda el 28% a nivel nacional. En 2018, último año computado, el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) tramitó 1.540 millones de euros para 245.952 beneficiarios en la región.

Para la renta de muchos agricultores, el factor ayudas es fundamental para mantener la rentabilidad, y más en un momento de fuertes crisis de precios como éste. Según las últimas macromagnitudes agrarias -de 2018, ya que la Junta aún no ha publicado las de 2019 pese a estar fuera de plazo-  aproximadamente un 20% de la renta agraria corresponde a las ayudas de la PAC, porcentaje que se eleva bastante en muchos cultivos. En sectores como el olivar tradicional llega a superar el 30%.

La comunidad es ahora la región con más pagos directos: copa un 28% del total nacional

Respecto a los programas de desarrollo rural el recorte, del 24% a nivel europeo, sería de 545 millones de euros en esta hipotética extrapolación, unos 80 por año. Ya en el anterior periodo, la Junta ya denunció un ajuste de 211 millones en el anterior periodo, que no se produjo por una decisión europea sino por decisión del Gobierno entonces presidido por Miguel Arias Cañete, que consideraba que Andalucía tenía un peso excesivo respecto a otras regiones.

Ahora, el punto de partida -el del presupuesto europeo- puede ser mucho peor, y sólo será el primer obstáculo. Tras la aprobación presupuestaria -que será difícil que se produzca este fin de semana-, llegará la negociación con el Parlamento europeo y luego, una vez efectuado el reparto, la negociación dentro de los países. En esta ocasión, estos tendrán más libertad para asignar fondos, lo que convierte en clave la recta final de la nueva PAC. De la negociación regional va a depender que Andalucía pueda corregir o no el posible tajo que venga de Europa, tanto en ayudas directas como de desarrollo rural.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios