Jornadas de la APIE y la UIMP

La industria del automóvil entra en "recesión" tras trimestres de caídas

  • El envejecimiento de la población, la descarbonización y el conflicto del diésel, entre las principales causas.

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, en Santander. El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, en Santander.

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, en Santander. / P. P. Hoyos / Efe

Comentarios 1

"No me gusta ser alarmista", avanzó el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, en los cursos sobre Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía, organizado por la Asociación de Periodistas Económicos (APIE) y la Universidad Menéndez Pelayo, que se celebran en Santander.

Pero los datos sino alarmantes, son al menos preocupantes. La industria del automóvil ha entrado en barrena en los últimos tiempos. "Estamos en recesión. Llevamos varios trimestres con caídas", reconoció Armero.

La producción de vehículos ya acumula un retroceso del 5,5% en lo que va de año. El dirigente de Anfac anunció que esperan cerrar 2019 con una caída de entre el 2% y el 4%. "Las dificultades vienen de más atrás, pero hemos salvado anteriores ejercicios gracias a medidas y planes concretos", reconoció Armero, quien afirmó que en el resto de Europa tampoco van las cosas mucho mejor.

Razones

Pero es que en España es el único sector que ha decrecido en plena recuperación económica. Los motivos del bajón que está experimentado la industria del automóvil en España son variados e interconectados.

Armero citó, por ejemplo, el envejecimiento de la población: "Las personas mayores necesitan menos coches".

También apuntó a los planes de descarbonización que desde organismos supranacionales como la ONU o la Unión Europea se han puesto en marcha sin impulsar con claridad la venta de vehículos no contaminantes: "Hasta la descarbonización total en 2050 debería de haber una hoja de ruta clara con objetivos intermedios realistas que impulsen la venta de coches eléctricos".

Y lamentó la cantidad de mensajes confusos lanzados por la clase política sobre los coches con motores de gasóleo, en especial la ministra del ramo, Teresa Ribera: "Nos gustaría que se lanzara un mensaje de tranquilidad porque no hay una discriminación contra el diésel en ninguna parte de España".

Futuro eléctrico

Para Armero, el futuro de la industria española de la automoción, que forma parte del grupo de países punteros, está en adaptar las fábricas a los nuevos modelos eléctricos. "Ya están preparadas para acoger 16 modelos de vehículos eléctricos en los próximos años", dijo.

Pero está transformación tiene ir acompañada de un meteórico aumento de las ventas. Para ello, hay que mejorar el precio de los vehículos –con planes específicos en innovación– y de las infraestructuras. "Nos gusta lo que está haciendo Endesa e Iberdrola. Pero hay que hacer un esfuerzo inversor para que se vendan más coches eléctricos. Hasta 2040 tenemos que multiplicar los puntos de recarga por 160 porque necesitamos unos 83.000 puntos", detalló.

El representante de Anfac insistió en que el gran problema son lo viejos que son los coches en España, que contaminan mucho más que los coches nuevos de bajas emisiones. "Con la caída de las ventas hemos perdido impulso para rejuvenecer la flota y estamos superando la edad media de 13 años de los coches que circulan en España", explicó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios