Economía

Sólo el 46% de las empresas tienen una organización orientada al dato

El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell. El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell.

El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell. / Álex Cámara

Según el Informe Minsait sobre Madurez Digital en España 2019, las empresas españolas están lejos de tener un modelo de Organización Orientada al Dato (Data Driven Organization o DDO), con la excepción de las compañías de dos sectores: Telecomunicaciones y banca.

Según este estudio realizado por la unidad de negocio de Indra que da respuesta a los retos que la transformación digital plantea a empresas, sólo el 46% de las compañías españolas conceden al dato la importancia que merece en sus estrategias y disponen de programas definidos para evolucionar hacia una Organización Orientada al Dato.

Además, pocas empresas están prestando atención a sus capacidades para gestionar el ciclo de vida del dato. Únicamente el 19% tiene un enfoque basado en aplicar la analítica más allá de la excelencia operativa.

"En el 54% restante de los casos, la ausencia de programas de este tipo merma su evolución. La mayoría de las empresas españolas no cuentan con modelos de negocio diferenciales basados en la analítica y el dato, dado que se esfuerzan en las áreas más internas, como la protección del dato o la optimización de operaciones, pero tienden a desaprovechar el potencial del conocimiento del cliente. Y lo que es más grave, el valor extraído del dato para su negocio es moderado", aseguran desde Minsait.

Ventajas desaprovechadas

Minsait destaca que la esencia de las organizaciones orientadas al dato, más que contar con las tecnologías digitales correctas, consiste en hacer del propio dato y de la analítica parte de su estrategia de negocio, de sus sistemas, de sus procesos y de su cultura.

Además, afirma que dichas compañías sustentan su éxito en aspectos como ingresos incrementales por desarrollo de nuevos productos o servicios, incremento del margen unitario a través de modelos de pricing dinámico y reducción en el tiempo de inactividad en los procesos de producción.

El informe muestra que sólo los sectores de telecomunicaciones y banca, destacan en su grado de avance en este área. Aunque sus modelos de negocio aún distan del de una Organización Orientada al Dato pura, las empresas de estos sectores han acometido grandes inversiones en nuevas tecnologías y buscan plantear nuevas respuestas a sus retos de negocio, incluso con propuestas de valor disruptivas fuera su ámbito tradicional de actuación.

Sin embargo, a estas compañías les queda camino que recorrer. Como ejemplo, no llegan a la excelencia en cuanto a la protección contra riesgos digitales.

Menor competitividad

Las empresas del resto de sectores centran frecuentemente sus esfuerzos en las áreas más críticas (como la seguridad y cumplimiento en el tratamiento de datos) o en las más arraigadas (como las operaciones de su actividad natural). "Pero tienden a limitarse a los mínimos exigidos por ley o por operatividad y desaprovechan el potencial de la analítica de datos en la palanca de competitividad clave: la relación con el cliente", dice el informe.

"Si tenemos en cuenta que el progreso de la economía española pasa por crear empresas competitivas a nivel global, y que el dato tiene y tendrá un papel cada vez más relevante en este objetivo, la criticidad de este activo para las empresas españolas se vuelve indiscutible", afirma Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, en el Informe Minsait.

Para el máximo responsable de Indra "es necesario invertir no sólo en tecnología y herramientas, sino también en nuevos perfiles digitales; aterrizar la aportación de la analítica en proyectos bien definidos; generar sinergias y colaboración entre departamentos; desarrollar KPIs inéditos adaptados a los nuevos proyectos; y finalmente, incorporar los algoritmos y modelos predictivos a la toma de decisiones".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios