Economía

La Mesa del Turismo augura 1,5 millones de parados del sector a final de año

Un camarero sirve en Huelva con mascarilla. Un camarero sirve en Huelva con mascarilla.

Un camarero sirve en Huelva con mascarilla. / Alberto Domínguez

La Mesa del Turismo augura que el año se cerrará con 1,5 millones de parados en el sector (de 2,7 millones totales), por lo que ha urgido un sistema de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) específico para el sector, que calcula que costaría en torno a 7.000 millones de euros.

Así lo ha explicado en un encuentro con periodistas el presidente de la Mesa del Turismo, Juan Molas, que ha presentado un documento con 21 propuestas, entre ellas las relativas a los ERTE –sobre los que ha urgido un acuerdo urgente para evitar que se conviertan en despidos– pero también otras de tipo fiscal, financiera y laboral.

La Mesa –una asociación empresarial y profesional en la que están representados los diferentes subsectores del turismo– cree que se deberían habilitar fórmulas específicas como los “ERTE discontinuos”, la prórroga de estos expedientes hasta el 30 de junio de 2021 y que cubran hasta el 70 % de la base reguladora.

Además, ha pedido la activación del mecanismo europeo de cobertura del desempleo (SURE), del que España dispone de 21.000 millones, para paliar la catástrofe en el sector, en el que, por ejemplo, de 9.500 agencias de viaje que hay en España, 5.000 están cerradas, y de 270.000 bares y restaurantes, hay más de 90.000 cerrados.

Al tiempo, la Mesa considera imprescindible la eliminación de restricciones a la movilidad entre los países miembros de la UE, que deben también acordar reglas comunes para garantizar la seguridad sanitaria en los desplazamientos entre países para comenzar a enjugar unas pérdidas que han cifrado en 5.000 millones de euros a la semana.

En materia fiscal, defienden la reducción del IVA al 7 % hasta final de 2022, un IVA superreducido del 4 % para los programas de turismo social y un plan generalizado de reducción y bonificación de impuestos y tasas estatales y locales, entre ellos el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Las medidas financieras pasan por la renegociación de los alquileres turísticos, la ampliación de las moratorias hipotecarias y de los plazos de amortización de los préstamos avalados por el ICO así como la creación de un ICO especial para agencias de viajes.

Molas ha instado al Gobierno a presentar planes de recuperación y reconstrucción a la Comisión Europea y a Aena que contribuya a la reactivación del sector con la suspensión de las tasas aeroportuarias.

También ha criticado la suspensión del programa de vacaciones para mayores del Imserso -por la que el sector dejará de facturar 1.000 millones de euros- y ha pedido que se redirija hacia otras zonas menos masificadas. Este programa mueve 900.000 personas cada año y 10 millones de noches.

Otra de las medidas que defiende esta asociación es el establecimiento de un bono de viaje, semejante al diseñado en Italia, que incentive el turismo nacional.

A juicio de Molas, la gestión de la crisis desde las instancias públicas “en algunos casos” se ha hecho “muy mal, muy alarmista”, mientras que el sector privado “ha hecho muy bien sus deberes”.

“Tampoco se han hecho bien” las relaciones con los países europeos, ni con la propia Unión Europea, ni con las comunidades ni los ayuntamientos, con los que el Gobierno central debía haber trabajado de forma coordinada.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios