Economía

Mercadona le pone coto al plástico

Laura Cruz, izquierda, y Miriam Ceña, junto a los contenedores ubicados a la entrada de la tienda. Laura Cruz, izquierda, y Miriam Ceña, junto a los contenedores ubicados a la entrada de la tienda.

Laura Cruz, izquierda, y Miriam Ceña, junto a los contenedores ubicados a la entrada de la tienda. / JUAN AYALA

Mercadona es consciente de que el plástico sigue siendo necesario para que la distribución oferte sus productos al cliente. Pero la principal cadena de supermercados de España está al mismo tiempo muy comprometida en que ese uso sea racional y cada vez más enfocado a que sólo se use mayoritariamente el fabricado con material reciclado y que puede ser recicable otra vez, contribuyendo con ello a la economía circular.

Como casi todo en la empresa que preside Juan Roig, esos propósitos no se quedan en buenas intenciones, sino que se trasladan a sus procesos y a la producción de sus proveedores especialistas. Mercadona quiere poner coto al plástico y para lograrlo ya está desplegando una nueva estrategia, denominada 6.25: seis acciones para lograr un triple objetivo en 2025: reducir un 25% el uso del plástico, que todos los envases sean recicables y reciclar el 100% de los residuos plásticos que su actividad genera.

Esa estrategia ya se despliega en sus tiendas desde hace poco. En toda España hay ya 24 tiendas piloto y, desde el pasado jueves, tres de ellas están en Andalucía: en Córdoba, Cádiz y Lepe. Antes de fin de mes habrá 72 en toda la cadena y, en el caso de Andalucía, habrá al menos una por provincia.

Los planes de la compañía son que esta experiencia piloto en esas tiendas, donde afinar y aprender de El Jefe –como denominan internamente a su cliente–, se extienda para que a final de 2021 la estrategia esté desplegada en cada uno de los supermercados Mercadona.

La estrategia 6.25 no sólo está enfocada a que Mercadona y sus proveedores trabajen en los objetivos de reducción y reciclado del plástico, sino que se extienda a sus clientes, “para facilitarles, formarles e informarles de cómo hacerlo ellos mismos”, explica Miriam Ceña, gerente de Procesos en Tienda de Mercadona. “Porque esta estrategia responde a la propia demanda de nuestros jefes”, agrega Laura Cruz, gerente de Responsabilidad Social de la empresa de distribución en Andalucía.

Las seis acciones que se plantea esta estrategia 6.25 son, en primer término, eliminar este mismo año todas las bolsas de plástico de un solo uso que aún quedaban en las tiendas –las que se venden en caja son de reciclado desde 2019– y sustituirlas por bolsas compostables que el cliente pueda tirar con los restos orgánicos cuando selecciona sus residuos domésticos. Las secciones con este tipo de bolsas serán la de frutería y verduras, la pescadería, la panadería, la charcutería y la de listo para comer.

Además, las bolsas que se venden en caja incrementan su porcentaje mínimo de plástico reciclado del 50% al 65%. Este primer objetivo estará cumplido el 2 de enero de 2021 cuando abran todos los Mercadona de España.

El segundo objetivo es eliminar todos los productos de plástico desechable de un solo uso. También se pone como reto tenerlo logrado a final de 2020. Para ello ya han avanzado en la sustitución de productos: platos que ahora son de cartón o pulpa de caña de azúcar, cubiertos plásticos más resistentes que permitan la repetición en su uso, bastoncillos que ya no incluyen plástico sino sólo algodón y cartón.

Cartelería que informa del uso de material reciclado en los envases de las ensaladas. Cartelería que informa del uso de material reciclado en los envases de las ensaladas.

Cartelería que informa del uso de material reciclado en los envases de las ensaladas. / JUAN AYALA

La tercera acción consiste en reducir todo lo que se pueda el uso de plástico en los envases, hasta lograr ese 25% menos en 2025. La cadena ya está en ello y poco a poco lo va incorporando a nuevos productos, en los que las bandas de plástico que garantizan la calidad se hace de menor tamaño, se cambian productos que se distribuyen en bolsa de plástico pasen a hacerlo en cartón, como con algunas cápsulas de café, por ejemplo, o incluso eliminar envases, aunque sean de cartón, cuando la calidad y la seguridad está garantizada, como ya se ha hecho con los dentífricos de marca propia.

La cuarta acción es favorecer que los envases de plástico que se sigan usando sean recicables o compostables. Así, las tiendas pilotos informan en distintas secciones del uso de plástico reciclado, tanto de forma parcial –ensaladas, por ejemplo– o total –como las botellas para zumo exprimido en la tienda o de los smoothies. Para incentivar el menor uso de plástico posible también ha creado bolsas reutilizables para comprar fruta a granel, que se venden y cuyo peso –8 gramos– se descuenta cuando se pasa por caja, para no añadirlo al precio del producto que transporta.

La quinta acción consiste en intensificar el reciclado de plástico y cartón en tienda, tanto en la gestión logística, que ya se hacía, como con la instalación en las puertas de contenedores para que el cliente pueda reciclar, así como en las secciones donde es necesario, como en listo para comer. Entre ellas incluye papeleras para reciclar cápsulas de café de aluminio.

La sexta acción está enfocada a la formación y a la información, tanto para personal de Mercadona, como con el cliente. De ahora a 2025 todos los productos fabricados para Mercadona llevarán distintivos que informen del plástico reciclado que usan e incorporen pictos en color que faciliten al consumidor el reciclaje en cada uno de los contenedores: verde, gris, amarillo, azul o marrón.

También están editando guías de ayuda al reciclado, incluyendo un imán que explica de forma sencilla qué reciclar y dónde gracias al código de colores.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios