Economía

El BCE sale a la ayuda de España

  • La prima de riesgo superó los 500 puntos básicos, colocándose en zona de rescate, y pudo relajarse hasta los 460 por la compra de deuda española del organismo. El país sigue en peligro al pagar por su deuda un 7% de interés.

Comentarios 83

A tres días de las elecciones generales,  España entró en zona crítica por el acoso de los mercados: su  prima de riesgo se disparó durante la jornada hasta superar los 500  puntos básicos y la rentabilidad del bono español a diez años rozó el  7 por ciento. El también llamado riesgo país, que mide la  diferencia de rentabilidad con los bonos alemanes, terminó la sesión  en 460 puntos básicos, igual que el miércoles, tras la intervención del BCE en la compra de deuda española. 

Además, el Tesoro Público tuvo que pagar el interés más alto desde  1997 en una subasta de deuda: el 7,088 por ciento para colocar 3.562  millones de euros en bonos a diez años. 

Unas cifras todas ellas que sitúan al país en la zona de riesgo de  un rescate como el que protagonizó su vecino Portugal con unos  valores próximos, si bien el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero  rechaza que pueda darse esa situación. 

El presidente del gobierno, no obstante, instó al Banco  Central Europeo (BCE) y a la Unión Europea (UE) a dar una solución  "inmediata" al agravamiento de la crisis de la deuda en la zona euro.  "Hace falta un Banco Central Europeo que lo sea en efecto y  defienda la moneda común y los países de la moneda común", dijo  Zapatero durante un acto electoral de su Partido Socialista (PSOE) en  Soria, en el norte del país, en el que veladamente criticó a Alemania  y Francia cuando manifestó que las dos principales potencias europeas  deben ser conscientes de que si la tensión sigue, ésta acabará  afectando a todos los países de la eurozona. 

"Europa es la respuesta para volver a la estabilidad", recalcó el  presidente saliente del gobierno español, antes de que la prima de  riesgo de España se relajara algo por la compra de deuda española por  parte del BCE, según medios españoles. 

Francia y especialmente Alemania han sido criticadas por varios  países de la zona euro afectados por la crisis por impedir una  intervención más activa del BCE para adquirir deuda europea. 

"Tiene que haber un gobierno europeo que tome decisiones para  todos", defendió Zapatero, que se retirará de la primera línea  política tras los comicios del domingo. 

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, fue la encargada de rechazar públicamente que España vaya a necesitar recurrir al fondo  de rescate de la UE. "Está fuera de toda duda", dijo en declaraciones  a la Cadena Ser, donde recordó que los presupuestos generales del  Estado español prevén recursos de 27.000 millones de euros para el  servicio de la deuda, de los que se gastarán, según aseguró, 24.000  millones. 

Tampoco Rubalcaba ve a España en riesgo de rescate. El ex  vicepresidente y ex ministro del Interior fue más contundente que  Zapatero y exigió directamente al BCE que "actúe, y actúe con  claridad y con rotundidad" para frenar la "incertidumbre". 

El que expresó claramente mayor preocupación fue Rajoy, llamado a  asumir la jefatura del Ejecutivo tras las elecciones del domingo. La  prima de riesgo es "astronómica", dijo en un acto electoral en  Badajoz, en el oeste del país. "Lo que viene por delante no va a ser  fácil", manifestó, reiterando una idea que ha ido expresando cada vez  más en los últimos días. La situación "no se va a resolver en un  mes", dijo, añadiendo que no tiene "varitas mágicas ni pócimas  milagrosas". 

Pero no solo España sufrió los nuevos ataques de los mercados.  También Francia fue castigada con una notable subida de la  rentabilidad de sus bonos a diez años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios