Crisis del coronavirus

El BBVA también empeora sus previsiones con una caída de hasta el 11,5% en 2020

Presentación del informe de BBVA Research. Presentación del informe de BBVA Research.

Presentación del informe de BBVA Research. / M. G.

La crisis económica será más intensa y duradera de lo previsto inicialmente. La mayoría de los expertos y entidades que periódicamente realizan previsiones parecen estar de acuerdo en este punto.

La última en señalar esta situación ha sido BBVA Research. Al igual que hiciera ayer la Airef, los responsables del último estudio sobre la situación en España de la entidad bancaria han empeorado sus pronósticos para el presente año.

BBVA Research cree ahora que el PIB español podría contraerse un 11,5% en en el presente año (la Airef llega incluso al 12%). Esta mayor contracción de la economía, inédita en los tiempos recientes -incluyendo la gran crisis de 2008- se debe a una peor evolución de lo esperado del segundo trimestre, cuando el confinamiento fue más severo y extenso.   

Según los datos actualizados, España crecería en 2021 un 7%, insuficiente para volver al estado económico anterior a la explosión de la crisis económico sanitaria del nuevo coronavirus.

Argumentos

El nuevo informe, presentado por Jorge Sicilia, director de BBVA Research y economista jefe de BBVA; Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico; y Miguel Cardoso, economista jefe para España, supone una rebaja de las previsiones del informe anterior, que estimaba una caída del 8% del PIB para este año.

El principal motivo es la prolongación de las medidas de confinamiento más de lo previsto, con un mayor impacto sobre la demanda. Una situación similar a lo ocurrido a otros países del entorno.

"Sin embargo, la reducción de los contagios y la flexibilización de las restricciones han dado paso a una recuperación intensa. La expectativa de que ésta se prolongue se ve reforzada por los ambiciosos anuncios de política en Europa y un impulso fiscal significativo en España. Con todo, los riesgos siguen sesgados a la baja, en un entorno de todavía elevada incertidumbre", explican desde BBVA Research.

Aún así, la entidad calcula que la caída de los niveles de actividad podría sobrepasar el 20% en el primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2020. 

Desplome de la demanda

"Las dudas sobre la salud y la situación laboral, junto con la mayor duración de las medidas de confinamiento y distanciamiento social, produjeron un ajuste del orden del 25% en el gasto en consumo de los hogares españoles en los primeros seis meses del año", analiza el informe.

Según el estudio, ha sido de especial importancia la caída de la actividad en la compra de maquinaria y en la construcción residencial, que podría haber disminuido un 30% en el primer semestre, mientras que las exportaciones de bienes habrían evolucionado relativamente en línea con el PIB, con una reducción en torno al 20%.

Por su parte, el gasto en consumo público se ha acelerado de forma considerable durante los últimos seis meses. "Esto consolida una tendencia perceptible desde finales del año pasado, pero que se ha potenciado con la necesidad de respuesta a la pandemia por parte de las administraciones públicas", apuntan los economistas de BBVA.

Gasto público y déficit

El informe advierte de que la expansión del gasto público se está acelerando y el déficit podría alcanzar casi el 15% del PIB este año. 

BBVA Research estima que las medidas de impulso a la demanda interna, entre las que destacan la aprobación del Ingreso Mínimo Vital (IMV), los programas sectoriales (automoción, turismo...), la provisión de liquidez a las empresas más afectadas o la extensión de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y la prestación por cese de actividad hasta septiembre de 2020, significarán al menos un 3% del PIB en 2020.

"El diseño del Ingreso Mínimo Vital cumple buena parte de las condiciones necesarias para reducir la incidencia de la pobreza extrema y aumentar la empleabilidad y la inclusión laboral de sus beneficiarios", afirman.

Igualmente, aseguran que la extensión de los ERTE hasta el 30 de septiembre "es una medida necesaria para preservar puestos de trabajo".

Aunque también avisan de que la extensión "no debe continuar indefinidamente" y que las políticas públicas deberían incentivar la rápida transición de los trabajadores hacia sectores más productivos y en expansión.

Tercer trimestre

La contención de la epidemia ha permitido la flexibilización de las restricciones y una recuperación económica particularmente intensa desde mediados del segundo trimestre del año. 

"Si esta recuperación continúa, podría llevar a un aumento del PIB del 10% trimestral en el tercer trimestre. Desde inicios de mayo, diversos indicadores apuntan a que la actividad se ha reactivado, conforme las limitaciones al movimiento y a la apertura de negocios se han relajado, sobre todo en aquellas provincias que comenzaron la desescalada antes", indican.

En esta crisis, la caída de la actividad ha tenido efectos diferentes en el empleo a los provocados en 2008, ya que los mayores de 35 años representan más de la mitad de las personas que han perdido su empleo, frente a una quinta parte en el anterior colapso económico mundial.

Nivel europeo

Respecto a la economía europea, BBVA Research resalta que, aunque muestra un punto de inflexión, las políticas más expansivas abren la posibilidad de escenarios más positivos, siempre y cuando la epidemia permanezca bajo control.

Sobre las ayudas que se están planteando desde Bruselas, BBVA Research ve adecuados tanto su tamaño, como los plazos y composición, y lo considera un paso importante de cara a una mayor integración fiscal en Europa, a pesar de que queden muchos detalles pendientes de conocer y, por supuesto, su aprobación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios