Empresa sevillana

Ayesa no descarta la salida a Bolsa a medio plazo para potenciar su crecimiento

  • El presidente y fundador de la ingeniería andaluza, José Luis Manzanares, no renuncia en un futuro a la entrada de socios, adquisiciones o alianzas para elevar el tamaño de la firma

Ayesa no descarta la salida a Bolsa a medio plazo para potenciar su crecimiento Ayesa no descarta la salida a Bolsa a medio plazo para potenciar su crecimiento

Ayesa no descarta la salida a Bolsa a medio plazo para potenciar su crecimiento / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Ayesa, multinacional sevillana especializada en ingeniería y transformación digital, deja la puerta abierta a la entrada de nuevos socios e, incluso, a la salida a Bolsa. Estas posibilidades no se van a materializar ahora ni a corto plazo, sino que son solo pensamientos a futuro que hace el fundador y presidente de la firma, José Luis Manzanares. “No renunciamos a cambios corporativos, a que participen otros socios, a nuevas adquisiciones o a intengrarnos con otra gente en plan joint venture o partnership. Y no renunciamos a salir a Bolsa”, afirmó antes de participar en almuerzo-coloquio Top-30, organizado por la APD en la Zona Sur y PwC, donde explicó las claves del extraordinario crecimiento de la compañía desde el año 2000. Entonces la firma tenía 200 trabajadores y estaba sólo en Sevilla y ahora cuenta con unos 5.000 empleados y opera o ha operado nada menos que en 48 países.

Precisamente la necesidad de continuar con esta expansión es la que hace a Manzanares pensar en cambios corporativos, ya que Ayesa es una empresa familiar cuya capacidad para capitalizarse es limitada. “Ayesa tiene que crecer. El problema de fondo que tiene es que no tiene mucho capital, somos sólo la familia (sus hijos José Luis y Arancha son vicepresidentes de la firma), y nos obliga a muchas horas, mucho esfuerzo. Para darle solidez y mayor dimensión al proyecto no estamos cerrados a nada”, asegura Manzanares.

Pese a dejar encarrilada la sucesión –de hecho, sus hijos dirigen de facto la compañía– el ingeniero sevillano, nacido en 1941, asegura no tener ninguna intención de retirarse. “Yo no me quiero jubilar. Llevo una vida como para jubilarme, si lo hiciera me moriría. La sucesión ya está, y yo estoy tutelando el asunto; para qué me voy a ir”. De hecho, hoy mismo viaja a Castellón para inaugurar una planta de nylon japonesa proyectada por Ayesa desde su sede de Barcelona, donde se hace básicamente la ingeniería química.

La firma logra un contrato con Airbus para digitalizar la construcción de satélites

Manzanares mencionó algunos de los últimos hitos de Ayesa, que en los últimos años ha avanzado mucho en todo lo que se refiere a inteligencia artificial y digitalización. A finales del ejercició pasado, por ejemplo, logró un contrato con Airbus para hacer “toda la ingeniería 4.0 de los satélites de Airbus” desde Reino Unido y Alemania. “Se trata de conseguir transformar la construcción de satélites en una factoría digital. Estamos poniendo los satélites en el último grito de la técnica con realidad aumentada, big data, machine learning, etc”.

Manzanares mencionó, además, otros proyectos destacados como “la obra más importante” del aeropuerto de México y la participación en la construcción de 13 metros en la India. “También estamos trabajando mucho en eficiencia energética avanzada para convertir los pueblos y las ciudades en centrales productoras de energía, mediante un software especial que hemos desarrollado. Lo hemos aplicado ya en una isla alemana y ahora estamos trabajando con la eléctrica Enel para hacerlo en EEUU”.

Ayesa cerró 2017 con un crecimiento en ingresos del 13% respecto al ejercicio anterior, hasta alcanzar 270 millones de euros. La cartera de obra se situó al cierre del año en 421,8 millones, con un Ebitda (ganancia operativa antes de amortizaciones) de 21,3 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios