Economía

Nace una plataforma de accionistas empleados para negarse al cese de Urquijo y el consejo de Abengoa

El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo.

El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. / M. G.

La posibilidad de que la junta general extraordinaria de accionistas, forzada por minoritarios agrupados en Abengoshares, que se celebrará el 16 o 17 de noviembre próximos, suponga la cancelación del contrato de reestructuración que ha planteado la actual dirección de Abengoa, así como el cese y sustitución del consejo de administración que preside Gonzalo Urquijo, ha llevado a que un grupo de accionistas empleados de la multinacional se organice como plataforma para promover el voto contrario a parte de lo propuesto.

La plataforma ha empezado a hacer llegar a empleados y exempleados de Abengoa que son accionistas un escrito, al que ha tenido acceso este diario, en el que exponen sus argumentos para respaldar en definitiva a Urquijo y el resto del consejo.

En el citado escrito estos empleados, alguno de los cuales hablaron ayer con este periódico,  sostienen que se agrupan y organizan “para defender el futuro del proyecto empresarial que representa la compañía”.

En primer lugar, los integrantes de la plataforma señalan que “no se entiende bien el planteamiento” de la junta convocada, “ni qué pretenden los solicitantes, ya que no se presenta ninguna estrategia, ni alternativa para la compañía”, según sostienen.

Es más, la plataforma considera que “el plan de refinanciación propuesto por la compañía” es “la única solución posible para mantener la viabilidad del proyecto empresarial y su continuidad futura, una operación, además, con buenas condiciones y proyectada a largo plazo”.

Los accionistas empleados instan a no apoyar los puntos del orden del día contra ese rescate ni el del cese del consejo de administración y enfatizan que “no se propone ninguna relación específica de posibles consejeros que pueda ser sometida a votación”, en la propuesta de sustitución de la dirección actual. Omiten que es legal hacerlo en la propia junta general.

Además, apelan a que la compañía “no tiene ya más margen de maniobra, ni tiempo, y de no materializarse la refinanciación iría a la quiebra y los accionistas “obtendría cero”.

Sí están a favor del punto que revisaría la política de remuneración del consejo actual, aunque hacen una serie de precisiones que defienden al consejo y sostienen que ese plan perderá eficacia si, como prevé la reestructuración, se elimina la deuda Senior Old Money, a la que estaba condicionada.

Rechazan que otros accionistas les den lecciones sobre el momento que vive la compañía y por ello llaman a los propietarios a que se opongan a la mayoría de propuestas que se votarán en la junta porque perderían sus empleos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios