ub lebrijana | algeciras cf

La suerte del campeón

  • El Algeciras sobrevive a las rotaciones en Lebrija al empatar con un gol de penalti de Alberto en el minuto 97

  • El meta Romero salva a los de Viso

  • Debuta Nacho y Chapa es expulsado

Los algeciristas celebran el gol de Alberto (sin camiseta), ayer en Lebrija. Los algeciristas celebran el gol de Alberto (sin camiseta), ayer en Lebrija.

Los algeciristas celebran el gol de Alberto (sin camiseta), ayer en Lebrija. / r. cortés

Cuando todo estaba perdido y la lluvia de dardos envenenados se ceñía sobre el planteamiento de Javier Viso, el Algeciras CF arañó un punto en el último aliento del último segundo en Lebrija. Un penalti, claro como una catedral de un desbocado Alain sobre Antoñito, salvó el día a un equipo albirrojo que jugó con fuego, que seguramente no mereció el premio y que no estuvo a la altura de la segunda posición que ocupa en el grupo X de Tercera división.

El Algeciras, con un once inicial revolucionario y plagado de habituales suplentes, empató con la Lebrijana en el minuto 97 gracias a un tanto de penalti ejecutado por el algecireño Alberto Fuentes, uno de los que salió al rescate desde el banquillo como Antoñito. Desde la frialdad del resultado, los de Viso lograron un buen punto, un botín que sabe a gloria en uno de los fortines de la categoría y más en medio de una locura de semana con tres partidos seguidos y otro choque mañana con el potente Xerez Deportivo FC.

Desde la profundidad del análisis, la diosa fortuna sonrió ayer al Algeciras, a un Algeciras irreconocible por su fachada y por su juego. Los del Nuevo Mirador se sostuvieron en Lebrija gracias a un providencial Jesús Romero, santo como en su mejores tardes en la portería. Los albirrojos abusaron del conservadurismo y no mordieron a su rival hasta que se vieron casi derrotados, algo parecido a lo de Arcos pero con protagonistas diferentes.

Javi Viso es valiente. Ya lo ha dejado claro. El técnico armó una alineación imposible de pronosticar y, para muchos, puede que descabellada. Hizo debutar a Nacho, del filial, como lateral izquierdo (es diestro), dio la titularidad al juvenil Álex Guti, brindó el centro del campo a Chapa y Borja y dio descanso a jugadores como Juanjo, José Carlos, Pablo de Castro, Melo o Antoñito... además de Zafra y Pipo. La jugada fue una apuesta en toda regla, un guiño para la plantilla.

El resultado avala la decisión del míster albirrojo, pero el Algeciras estuvo lejos de ser ese equipo imperial de Utrera o Gerena. Dio la sensación de que los albirrojos daban por bueno el empate desde el principio cuando tenían el liderato a tiro de una victoria. Quizás lo del arranque de temporada fue un fenómeno anormal y la realidad es que no hay gasolina para tanto durante tantas jornadas.

El Algeciras apenas existió en ataque durante la primera parte en Lebrija. De lo poco potable, las cabalgadas de Álex Guti, incisivo por la banda izquierda. El chaval, por momentos algo acelerado, aprovechó para demostrar que cuando está enchufado puede ser muy útil. Tiene mucho que aprender pero está en el camino.

La Lebrijana se asentó sobre su peculiar superficie y comenzó a transmitir sensación de peligro, casi siempre por el costado derecho de Lúa, que puso en apuros al debutante Nacho, que se creció con los minutos. En la otra banda, el exalgecirista Ranchero se empeñó en dar la mañana. No había nadie más motivado que él. Sin embargo, como verdaderamente inquietaba el conjunto de Joaquín Hidalgo fue a balón parado, en saques de esquina y falta laterales que los visitantes repelían como gato panza arriba.

El Algeciras apenas conseguía trenzar y dar dos toques seguidos con sentido el balón y al filo del descanso vio como aparecía Romero para evitar el gol de la Lebrijana. El guardameta sacó una mano salvadora para desviar un cabezazo de Roberto a centro de Lúa.

El descanso debió enervar a los locales porque los de Lebrija salieron a por todas en la reanudación. Nacho estuvo al corte en un centro de Ranchero que casi encuentra rematador en el 50' y cinco minutos después Romero protagonizó una parada excepcional ante Roberto. San Romero también juega.

El duelo se tornó brusco y el árbitro, desapercibido la primera hora, comenzó a desenfundar las cartulinas. El primero que pecó fue el algecireño Chapa, que vio dos casi seguidas y se fue a la calle en el minuto 63. La segunda falta casi ni fue pero el trencilla había entrado ya en modo tarjetero. Ni tiempo tuvo Viso de lamentarse mucho porque en el 68' se quedó con diez la Lebrijana por otra absurda expulsión, la de José Carlos.

Locales y visitantes movieron el banquillo, pero la Lebrijana seguía llevando la voz cantante y, sobre todo, llegaba con más hambre al área contraria. Ranchero probó en el 76', Juande perdonó de cabeza en el 81' y entonces apareció Ranchero para dar un pase en profundidad a Panadero, que enganchó fuerte con la zurda para sorprender a Romero en el minuto 83.

El cántaro algecirista se rompió y así, sin nada que perder, por fin dio un paso al frente el equipo de Javi Viso, ya con Antoñito, Alberto y Aaron como refrescos. Los cinco minutos de añadido, tras más pérdidas de tiempo, se transformaron en 97 y pico, y fue a raíz de una falta lateral la acción en la que nació el penalti que Alain cometió por derribo sobre Antoñito. Se lo llevó por delante. Alberto Fuentes, de los mejores el pasado domingo en el triunfo ante el Cabencense, agarró la pelota con decisión y engañó a Iván Ares para algarabía albirroja y desolación albiceleste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios