real balompédica linensecarlos guerra. team manager de la real balompédica

"Tengo la sensación de no haber salido nunca del vestuario de la Balona"

  • La Balompédica hace oficial la incorporación del exjugador como mediador entre la caseta y la directiva

Carlos Guerra, en la grada de Preferencia del Municipal de La Línea. Carlos Guerra, en la grada de Preferencia del Municipal de La Línea.

Carlos Guerra, en la grada de Preferencia del Municipal de La Línea. / e.s.

La Real Balompédica Linense hizo oficial ayer el acuerdo por el que incorpora al cuerpo técnico al exfutbolista albinegro Carlos Guerra. Como desveló este periódico en su edición impresa del pasado 1 de junio, la nueva función del exzaguero es la de actuar como interlocutor entre la caseta y la junta directiva.

Los mandatarios de la Real Balompédica, como ya contó este diario, han elegido a un balono intachable para formar parte de los cimientos al nuevo proyecto. A fin de cuentas el fichaje de Guerra es una muestra más del deseo del presidente, Raffaele Pandalone, de profesionalizar el club en todos sus estamentos y nada mejor que designar a alguien que ha demostrado de sobras su implicación y cariño por la camisola blanquinegra. "Tengo la sensación de no haber salido nunca del vestuario de la Balona", sentencia el interesado.

Afronto esta tarea con mucha ilusión, haré lo posible para ayudar al grupo"

Fue en el verano de 2016 cuando decidió dejar definitivamente la Balompédica. Lo hizo para enrolarse en la Unión Deportiva Los Barrios, en la que ya había militado en el arranque de su periodo deportivo. Además contaba con el atractivo de que el equipo de la Villa entrenaba Jonathan Parrado Johny, que había sido compañero suyo en La Línea. En una entrevista concedida a este periódico reflejó sus sentimientos y deslizó críticas al entonces presidente, Alfredo Gallardo. Unas palabras que dieron mucho que hablar.

Apenas tres meses después y en buena medida al sentirse perseguido por las lesiones, Carlos Guerra anunció su retirada.

El pasado verano regresó a la que siempre fue su casa, entonces como segundo entrenador del equipo juvenil. Y, aunque el club lo hizo oficial ayer por aquello de guardar las formas, hace más de un mes que sabe que será en enlace entre el vestuario y la junta directiva.

"Afronto este periodo con mucha ilusión esta nueva función", recalca Carlos Guerra. "Me produce muy buenas sensaciones la idea de volver a ese vestuario, de ayudar en lo que pueda".

Guerra tiene "muy claras" cuáles son sus funciones. "Formaré parte del cuerpo técnico, tendré bastante cercanía con los jugadores y ayudaré tanto al cuerpo técnico como con el club".

"Ya lo hacía cuando era jugador", explica. "Voy a tratar de estar muy pendiente de lo que necesiten los jugadores para tratar de ayudarles en lo que sea posible y hablar mucho con ellos".

El nuevo integrante del cuerpo técnico avisa de que no será el único puente entre la caseta y la oficina del presidente. "Todos sabemos que Ismael Chico habla con la directiva y estoy convencido de que el entrenador lo hará también, así que mi figura será la de ayudar para que todas las partes conecten y eso redunde en lo mejor para la Balompédica".

Carlos Guerra, que aún no ha tenido oportunidad de conversar con el nuevo entrenador balono, Jordi Roger, está convencido de que muy pronto "habrá un entendimiento" entre ambos. "Somos dos personas jóvenes, de fútbol y yo tengo la intención de ayudarle en todo lo posible, así que seguro que no habrá ningún problema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios