real balompédica linense | algeciras club de fútbol

El segundo asalto, también balono

  • Los albinegros derrotan con un gol de Carrasco a la salida de un córner a un buen Algeciras, que agranda las dudas sobre su capacidad ofensiva

El argentino Gastón salta por el balón, en presencia de los algeciristas De Castro y Berlanga. El argentino Gastón salta por el balón, en presencia de los algeciristas De Castro y Berlanga.

El argentino Gastón salta por el balón, en presencia de los algeciristas De Castro y Berlanga. / jorge del águila

Comentarios 1

La Real Balompédica Linense (Segunda B) se impuso ayer al Algeciras Club de Fútbol (Tercera) por un gol a cero en el estadio Municipal de La Línea en el segundo partido entre los eternos rivales del Campo de Gibraltar en menos de dos semanas, ambos resueltos con el mismo tanteo en favor de la misma escuadra y sin ningún tipo de atisbo de incidentes. Un gol de Carrasco a la salida de un córner en el segundo tiempo decantó el partido en favor de los albinegros.

El partido fue muy competido, pero dio la impresión de que la Balompédica tenía controlado el duelo en buena parte del envite. Una defensa férrea y un ataque con profundidad, pese a algunas imprecisiones, impidió al Algeciras hacerse con la revancha. Los albirrojos presentaron unas credenciales importantes, y estuvieron a punto de marcar en varias ocasiones, pero no concretaron ninguna. Otro partido (el cuarto en esta pretemporada) en el que los de Javi Viso se quedan sin marcar, lo que agranda las dudas de su hinchada sobre el poder rematador de los del Nuebo Mirador.

En el primer tiempo la Balompédica dejó mejores sensaciones que el conjunto algecirista. Kibamba se erigió en lo más destacado, con una actuación notable, y empezó a gustar a la afición albinegra, que le brindó su primera ovación cuando fue sustituido en el segundo tiempo. Había ganas de ver a las nuevas caras en el equipo local. El defensor congoleño, que había jugado en Algeciras la semana pasada, Kike Gómez, otro debutante, y al ariete a prueba Gastón Celleri. Todos ellos caras nuevas para la parroquia linense y que se llevaron una grata impresión más allá del marcador y el juego de su equipo en momentos puntuales.

El Algeciras estuvo muy cerca de golpear primero. A los cuarenta segundos de partido, Ale Pipo aprovechó una indecisión de la defensa anfitriona para sorprender con un disparo envenenado, al que David Robador no hubiera llegado de haberse dirigido entre los tres palos.

Los de Jordi Roger se comenzaron a desperezar progresivamente hasta hacerse con el control del juego, aunque todavía tienen que pulir muchos detalles. A los veinte minutos, una gran asistencia de Kike Gómez dejó totalmente solo al argentino Gastón que, en un mano a mano, se topó con un inmenso Romero.

El equipo albirrojo, que probó a Bryan por primera vez de titular, compitió muy bien durante la primera media hora de encuentro, creando peligro con frecuencia sobre el área local. Ale Pipo, guardando el flanco derecho de Antonio Sánchez, desplegó muy buenas maneras y continuó demostrando por qué es ese jugador diferente.

A medida que se se acercaba el descanso, la Balona comenzó a poner cerco sobre el campo rival. Pierre, muy activo por banda, se dedicó a asociarse con David Moreno para colgar una amplia variedad de centros que no terminó rematando la delantera encabezada por Gastón y Kike por muy poco.

En el segundo tiempo, el enfrentamiento estuvo muy igualado, pero la Balompédica impuso su condición de local. A los albinegros se les notó mayor contundencia. Precisamente, con la hora casi cumplida Carrasco adelantó a la Balona recogiendo un balón suelto a salida de un córner.

El carrusel de cambios típico de estas fechas desembocó en un partido muy eléctrico, en el que los contragolpes llevaron mucho a las dos áreas. Unos minutos después del tanto balono, un error en la salida de balón de los algeciristas pudo costarles caro. Ahmed se vió totalmente solo con la portería vacía, pero su posición escorada y el remate forzado impidieron que el marcador ampliase distancias.

En el Algeciras destacó Javi Zafra, muy combativo por banda, y que complicó a Pierre en sus tareas defensivas. Los de Viso pusieron en liza a casi todos los hombres que estaban en el banquillo para tener al mayor número de jugadores posibles con ritmo de competición para el debut liguero. La Balompédica logró dormir el partido y llevarse la segunda contienda en dos semanas frente a los albirrojos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios