Deportes

Contra el recuerdo del 98

La selección danesa estira después del entrenamiento previo a su partido ante Croacia en San Petesburgo. La selección danesa estira después del entrenamiento previo a su partido ante Croacia en San Petesburgo.

La selección danesa estira después del entrenamiento previo a su partido ante Croacia en San Petesburgo. / GEORGI LICOVSKI / efe

Croacia y Dinamarca se encontrarán en octavos de final del Mundial con el pesado recuerdo de la Copa del Mundo de Francia 1998, en la que ambas selecciones alcanzaron sus mejores registros históricos que quieren superar después de dos décadas de intentos.

Aquel campeonato marcó el límite del éxito de ambos conjuntos en el torneo. Croacia llegó a las semifinales y acabó en la tercera posición después de ganar a Holanda. Nunca más ha repetido ese éxito. Dinamarca, por su parte, alcanzó los cuartos y fue eliminada por Brasil. Fue su mejor registro.

Los balcánicos se han convertido en la gran sorpresa del Mundial gracias a su buen juego

En aquellos equipos funcionaban nombres como Robert Prosinecki, Zvonimir Boban, Davor Suker, Brian y Michael Laudrup o Peter Schemeichel.

Ahora, son otras generaciones las que intentan superarlos para evitar la misma pregunta que, a algunos como Suker, lo agota. El actual presidente de la federación croata, al inicio del Mundial, reconoció estar hastiado de las comparaciones con el equipo de 1998.

Por eso, la Croacia de Modric, también cuestionada por el mismo tema de forma insistente, quiere superar a sus antecesores para zanjar de una vez por todas la cuestión. Y, primero, tiene que eliminar a Dinamarca para optar a enfrentarse en cuartos de final a España o a Rusia.

El cuadro balcánico, hasta el momento, se ha mostrado como uno de los más fiables del Mundial. Ha ganado todo lo que ha jugado. Primero, a Nigeria 2-0 con un fútbol eficiente; después, 0-3 a Argentina, un resultado que convulsionó al conjunto albiceleste; y, finalmente, 1-2 a Islandia para cerrar una magnífica fase de grupos.

De repente, en el cuadro fácil del torneo, los hombres de Zlatko Dalic se han convertido en un favorito sorpresa. Su buen juego, el buen momento de Modric y de Rakitic, hacen del cuadro balcánico un equipo a tener en cuenta. Además, afrontará los octavos de final sin bajas.

Mientras, el combinado de Age Hareide, luchará contra el favoritismo de los croatas con la misma idea de alejarse del mito de 1998, no tan recordado como el de la Eurocopa de Suecia de 1992, cuando ganó de forma sorprendente su único gran torneo.

De todos modos, la Copa del Mundo de Francia marcó el techo mundialista de Dinamarca, que llegará a la cita de octavos de final después de ganar 0-1 a Perú y empatar frente a Australia y Francia. El último encuentro ante el equipo de Didier Deschamps acabó 0-0 y benefició a los dos, en lo que pudo ser un pequeño biscotto con el que siguieron adelante en la competición.

Hareide no tendrá tanta suerte como Dalic y albergará alguna duda, como la de Kvist, que sufrió una lesión en las costillas en el primer partido de Dinamarca. Sin embargo, recuperará a Poulsen, que se perdió el choque ante Francia por acumulación de tarjetas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios