Deportes

Cinco pésimos minutos condenan a la ULB, que enlaza su segunda derrota

Álex Valor, con el balón, durante el ULB-Enrique Soler de ayer. Álex Valor, con el balón, durante el ULB-Enrique Soler de ayer.

Álex Valor, con el balón, durante el ULB-Enrique Soler de ayer. / jorge del águila

El Oh!Tels ULB sigue alejándose de la tercera posición de la fase de clasificación tras perder ayer ante un Enrique Soler de Melilla que cuenta sus duelos de esta parte de la competición por victorias y que se va consolidando como un firme candidato a estar en una de las finales a cuatro de ascenso a LEB Plata.

Los linenses, al contrario de lo que sucedió una semana en su visita a Almería, sí que dieron la cara en el duelo con los norteafricanos, pero cinco minutos malos, muy malos, les penalizaron y les hicieron encajar esta derrota, que les manda a la penúltima plaza de la tabla.

El conjunto albinegro empezó bien el partido. Su defensa daba tanto rédito que a falta de muy poco para el final del primer cuarto llegó a disfrutar de una renta de cuatro puntos ante un rival enorme, pero dos errores aislados permitieron al bloque de Javi Nieto igualar el marcador.

Tras el primer cuarto salió a la cancha un desconocido Miki Ortega, que en ningún momento estuvo a la altura del choque. Jugó apenas cuatro minutos y medio, pero en ese tiempo el conjunto de casa superaba los quince puntos de desventaja. Al descanso la ventaja de los melillenses era de 13 puntos.

De ahí hasta el final fue un remar contra corriente del Oh!Tels ULB que fue recortando puntos a pesar de que cada vez es más evidente que la entidad ha apostado por dar minutos a los más jóvenes para que aceleren su formación y ahí están los más de 23 de Víctor Chernodolia o los 15 de Sergio Gil para avalar esta afirmación.

El Oh!Tels, que recurrió a la defensa zonal y trato de asfixiar a su enemigo, llegó a colocarse a siete puntos del Enrique Soler en el tramo final de la contienda. En ese momento DJ Irving (otra vez genial, con 30 puntos y 33 de valoración) fue objeto de una clarísima falta tras un bloqueo que le hubiese dado la oportunidad de devolver a su equipo al partido.

La equivocada decisión de la pareja arbitral dio alas a un equipo experto como Melilla, que después de superar el susto ya no volvió a cometer errores y admisnistró su ventaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios