Deportes

La pesadilla vikinga del 'diez'

Leo Messi se lamenta tras fallar el penalti. Leo Messi se lamenta tras fallar el penalti.

Leo Messi se lamenta tras fallar el penalti. / ABEDIN TAHERKENAREH / efe

Una pesadilla vikinga. Así puede resumirse el debut de Leo Messi en el Mundial de Rusia, un encuentro en el que la estrella argentina pudo encontrar pocos espacios ante un rival muy áspero como Islandia. Y cuando tuvo su oportunidad de oro, falló un penalti que lanzó con poca convicción.

Nunca se sintió cómodo Messi en una cálida y soleada tarde en el estadio del Spartak de Moscú, pese al color que pusieron los hinchas argentinos e islandeses en las tribunas. El diez se encontró en cada jugada con una maraña de piernas rivales y chocó una y otra vez con un adversario físico y disciplinado.

Si en la Eurocopa de Francia 2016 Islandia pudo secar a Cristiano Ronaldo, ahora también consiguió, en su debut en un Mundial, frenar a Messi. Ambos partidos acabaron además con el mismo marcador: 1-1.

No es que no lo intentase Messi, pues se mostró muy participativo, se movió por todo el ancho del ataque, y fue el eje de cada una de las ofensivas albicelestes.

Pero el resultado acabó siendo siempre el mismo: una pierna rival o, en el mejor de los casos, las manos del portero Hannes Halldorsson. La desesperación del azulgrana iba en aumento.

Esas manos frustraron la inmejorable posibilidad que Messi tuvo a los 64 minutos. Con el marcador 1-1, el delantero pudo decantar un partido complejo en favor de los de Jorge Sampaoli. Pero lanzó el penalti débil y muy centrado, previsible. Y Halldorsson se erigió en héroe para repelerlo.

No fue la única ni la última oportunidad de Messi. Lo intentó por toda las vías y tuvo varias posibilidades claras. A balón parado, en movimiento, disparando desde afuera del área, intentando combinaciones en espacios reducidos... pero cuando el balón no salía besando el palo o no intercedía una pierna rival, aparecían las manos salvadoras de Halldorsson. El de ayer no era, evidentemente, el día de Messi. Y por consiguiente, tampoco el de Argentina.

Lo había advertido Sampaoli, quien dijo que Islandia podía hacer "pasar un mal momento" a su equipo. Los nórdicos se aprovecharon de las dudas defensivas de Argentina y de su portero Willy Caballero para conseguir un empate que les sabe a victoria.

El resultado complica la marcha de Argentina en el duro Grupo D, donde la esperan ahora Croacia y Nigeria. Y deja a Messi varios metros por detrás de Cristiano Ronaldo. Su eterno rival brilló el viernes con tres goles en el espectacular empate 3-3 entre los lusos y España, y ya le lleva tres goles en la tabla goleadora.

Ayer, curiosamente, se cumplían 12 años del primero de los cinco goles de Messi en un Mundial, el que anotó en 2006 en la goleada 6-0 sobre Serbia. Ya no es un adolescente, sino un hombre de 30 años. Pero el Mundial sigue siendo un escenario para él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios