Análisis de la novena etapa del Tour de Francia

El miedo al pavés marcó la etapa

El polaco Rafal Majka, en el suelo, atropellado por el belga Olivier Naesen. El polaco  Rafal Majka, en el suelo, atropellado por el belga Olivier Naesen.

El polaco Rafal Majka, en el suelo, atropellado por el belga Olivier Naesen. / KIM LUDBROOK / efe

La temida y para muchos apocalíptica novena etapa del Tour 2018 del pavés apenas produjo cambios en la clasificación general, salvo el abandono de uno de los considerados favoritos, el australiano Richie Porte (BMC).

Ataque ganador

El paso por uno de los tramos míticos de la París-Roubaix, el de Camphin en Pevele, transitado a 17 kilómetros de la línea de llegada, dejó en cabeza a los belgas Yves Lampaert (Quick Step) y al líder de la carrera, Greg Van Avermaet (BMC) junto al alemán John Degenkolb (Trek Segafredo).

la colocación

La tensión para entrar bien situados en los diferentes tramos fue constante, sobre todo en los kilómetros de separación entre una zona de pavé y la siguiente.

Todos afectados

Prácticamente todos los equipos que aspiran a conquistar el maillot amarillo en París se vio afectado por problemas de diferente gravedad en algún momento de los 156,5 kilómetros de este viaje entre Arras y Roubaix. Entre los innumerables ciclistas que sufrieron algún contratiempo estuvieron los cuatro primeros clasificados del Tour 2017.

adiós de porte y rojas

Nada más comenzar a pedalear el pelotón tuvieron que abandonar como consecuencia de una fuerte caída de Richie Porte y José Joaquín Rojas (Movistar), que era el hombre designado para estar en los quince tramos adoquinados junto a Nairo Quintana.

no es una clásica

Al contrario de lo que suele suceder en alguno de los considerados como monumentos del mes de abril, como el Tour de Flandes o París-Roubaix, los favoritos tanto al triunfo de etapa como los aspirantes al maillot amarillo se dieron numerosos momentos de respiro entre los tramos de pavés.

movistar, en cabeza

El equipo Movistar, a pesar de sus difundidos temores con sus tres líderes, se adaptó a la dificultad de la etapa, incluso reaccionando bien a la caída de Mikel Landa, que al final sólo cedió siete segundos.

perjudicados

Los presagios de vivir una auténtica catástrofe en los 21,7 kilómetros de pavé no se cumplieron y sólo Rigoberto Urán (Education First) cedió 1.28 minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios