baloncesto lNBA

Un larguísimo invierno

  • Stern ve más lejos que nunca el inicio de la liga tras el rechazo a su última propuesta y la disolución del sindicato de jugadores

¿Rumbo a un invierno nuclear en la NBA? Las esperanzas de que se inicie la temporada volvieron a hacerse trizas, y la fecha de su comienzo están ahora en manos de abogados y tribunales ante una situación cada vez más enrevesada.

Después de que el sindicato de jugadores (NBPA) rechazara el lunes la "oferta revisada" y se disolviera después, el conflicto laboral en la NBA entra en una nueva fase. El comisionado de la NBA, David Stern, dijo en una primera reacción que la Liga estaba ante un "invierno nuclear".

Una cancelación completa de la temporada 2011/2012 está más "cerca que nunca", estimó ayer The New York Times. Las líneas de negociación entre los jugadores y la liga están más endurecidas que nunca después del rechazo de los jugadores a la oferta en el día 137 de cierre patronal.

"Billy Hunter ha decidido poner la temporada en peligro", aseguró Stern. Hunter, secretario general del NBPA, le pasó la pelota a la liga: "Estamos preparando una demanda contra la NBA en base a la ley anti-trust. Sólo de este modo los jugadores tendrán un juicio justo".

El sindicato de jugadores se transformó en una sociedad comercial tras su disolución. De este modo, el NBPA ya no representará a los más de 430 profesionales, que sólo podrán demandar individualmente a la NBA. Hunter anunció, sin embargo, que los jugadores presentarán una querella conjunta ante un juzgado lo antes posible.

Los abogados Jeffrey Kesser y David Boies son los representantes de los jugadores. Ambos ya estaban involucrados en el conflicto laboral de este año en la Liga Nacional de Fútbol Americano. También los futbolistas disolvieron su sindicato y demandaron a la NFL ante un juzgado. Al final ambas partes llegaron a un acuerdo y la temporada pudo comenzar.

Los jugadores de baloncesto decidieron, después de una reunión de tres horas en Nueva York, rechazar la oferta de los dueños de los clubes de dividir el total de ingresos, cerca de 4.300 millones de dólares.

Stern los criticó: "Si yo fuera un jugador, estaría muy sorprendido por lo que Billy Hunter acaba de hacer", dijo el jefe de la NBA, que habló de una "acción irresponsable a estas alturas".

Stern, de 69 años, recalcó el fin de semana que los propietarios de los equipos no negociarán más. Si los jugadores hubieran aceptado la oferta del reparto 50-50, la temporada comenzaría el 15 de diciembre y cada franquicia disputaría 72 partidos.

"Los jugadores queremos un trato justo, hemos cedido mucho; no se puede decir lo mismo de todos. Seguimos sin perder la esperanza", aseguró el pívot español de Los Angeles Lakers, Pau Gasol, al diario As. "Si se cancela la NBA, Marc y yo querríamos ir al Barça", dijo sobre sus planes y los de su hermano, pívot de los Memphis Grizzlies.

Liga y sindicato están en una disputa desde hace casi dos años y medio para un nuevo convenio colectivo. La NBA tuvo la temporada pasada unas pérdidas de 300 millones de dólares y quería reducir del 57 al 50 por ciento el dinero destinado a los salarios de los jugadores para los próximos diez años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios