Deportes

En el cruce de caminos

  • La Balona, después de tres jornadas sin vencer, necesita doblegar al penúltimo clasificado para no descolgarse a la zona baja

  • El meta Javi Montoya reaparece tras su lesión

Javi Montoya, junto a Gil Juan, fisio de la Balona, durante un entrenamiento. Javi Montoya, junto a Gil Juan, fisio de la Balona, durante un entrenamiento.

Javi Montoya, junto a Gil Juan, fisio de la Balona, durante un entrenamiento. / Rafa cerpa

La Real Balompédica Linense recibe esta tarde (17:00) al Club de Fútbol Villanovense, que llega sin haber ganado pero con el aval de una cara muy conocida al frente, el penúltimo inquilino del banquillo albinegro Julio Cobos, que acaba de desembarcar en el cargo. Los albinegros afrontan el duelo con solo 17 jugadores, entre ellos el meta juvenil Manu Caro, que ocupará plaza de suplente porque Javi Montoya ya está en condiciones de defender el marco. Son bajas David Moreno, Gastón Cellerino y Rafa Navarro, por lesión, David Robador, por sanción, y Kibamba, con la selección de Congo.

Vuelta a la normalidad. O mejor dicho casi a la normalidad. Con la grada de Tribuna aún en tenguerengue; con un solo portero del primer equipo en la convocatoria; con una lista de citados reducida a 17 nombres, entre ellos el del meta juvenil Manu Caro, por culpa de las bajas. Así afronta la Balona su duelo de esta tarde con un Villanovense que desde que defiende su nueva denominación ha puntuado en cuatro de sus cinco visitas al Municipal de La Línea. Todo un aviso.

5Ausencias. Gastón, David Moreno, Kibamba, David Robador y Rafa Navarro se pierden el partidoCon un entrenador nuevo los jugadores van a correr, a pelear más que nunca"

Pero no es momento de girar la cabeza en busca de circunstancias adversas. La Balompédica enlaza tres jornadas sin sumar una victoria, tres semanas en las que solo ha sumado dos puntos y anotados dos goles. Aunque, ni de lejos, tiene las urgencias del rival, todo lo que sea vencer al penúltimo clasificado supondrá un significativo paso atrás para el equipo de La Línea, a la que los últimos marcadores han afincado en la zona media de la tabla.

La Balona, no hay que olvidarlo, solo ha ganado en una de sus tres comparecencias ante su parroquia. Y en todas ellas se ha medido a equipos que ocupan plazas entre la decimocuarta plaza y el farolillo rojo. Hoy llega el penúltimo, pero es un penúltimo muy peculiar, sobre todo porque ahora lleva su timón Julio Cobos, que ya fue capaz de resucitar a la propia Balona hace dos temporadas.

Las peticiones a la Patrona del pasado jueves no parecen haber hecho mucho efecto de momento y el equipo afronta este duelo -que se antoja en el cruce de caminos hacia la tranquilidad o las urgencias- con cinco bajas. David Robador cumple su segundo y último partido de sanción; Kibamba está con la selección de Congo, con la que volverá a jugar el martes y Gastón, Rafa Navarro y David Moreno, lesionados.

Con todas esas limitaciones, el once no deja de ser una incógnita, aunque el preparador esta vez sí que ha dejado caer alguna pista durante la semana, a las que añadió ayer su convencimiento de que "en un noventa y nueve por ciento" volverá al marco Javi Montoya, después de ceder el puesto la semana pasada a Manu Caro.

Si no surgen nuevas adversidades de última hora, a Javi Montoya le acompañarán tres centrales (Sergio Rodríguez, Joe y Carrasco), con Gato de falso lateral en la banda derecha y Pierre (ojo o el cordobés Abel Moreno) en defensa. Ismael Chico regresa al once acompañado por Sana (o Abel Suárez) en el medio centro, con Juampe y Pirulo en bandas y Kike Gómez en punta, aunque también existe la posibilidad de que ese puesto de referente arriba podría ser también Ahmed Belhadji, que parece haber sentido el tirón de orejas que supuso su suplencia de la pasada semana.

Roger desconfía de la clasificación del rival (penúltimo) y subraya que llega de la mano "de un entrenador nuevo, que conoce muy bien esta casa, a los jugadores y al final cuando llega un entrenador nuevo a un vestuario supone que esa semana los futbolistas van a correr como nunca, van a pelear como nunca.,,".

El técnico albinegro insiste en hablar de un Villanovense "muy complicado", es esquivo a la hora de dar especial relevancia a las ausencias: "El que juegue lo hará igual o mejor que el compañero que no está", dice.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios