balonmano

Las chicas son 'Guerreras'

  • Por primera vez en la historia dos algecireñas, Jennifer Gutiérrez y Paula Valdivia, coinciden en la selección absoluta, que prepara los Juegos del Mediterráneo

Paula Valdivia y Jennifer Gutiérrez, en el hotel de Pinto. Paula Valdivia y Jennifer Gutiérrez, en el hotel de Pinto.

Paula Valdivia y Jennifer Gutiérrez, en el hotel de Pinto. / E. S.

La selección española femenina de balonmano, que desde el próximo sábado disputa en Tarragona los Juegos del Mediterráneo, se encuentra concentrada desde el miércoles en Pinto (Madrid). Por primera vez en la historia, entre las 16 Guerreras elegidas por Carlos Viver se encuentran dos algecireñas, las extremos Jennifer Gutiérrez (Mecalia Atlético Guardés), que ya tiene experiencia en estas lides, y Paula Valdivia (Hotel Gran Bilbao Prosetecnisa Zuazo), que se estrena después de haber vestido la camisola del combinado nacional B.

No es precisamente la primera vez que coinciden. De hecho en 2010 ya participaron juntas en una competición de la selección nacional juvenil, cuando ambas eran aún cadetes. Juntas fueron nominadas a Deportista Especial. Y, por lo que se ve, la historia continúa.

Nuestra presencia aquí pone en valor el trabajo que se hace con la cantera en Algeciras"El deporte es una carrera con fecha de caducidad y quiero aprovechar al máximo cada momento"

La convocatoria de dos algecireñas con el equipo absoluto es un premio para el BM Ciudad de Algeciras, el reflejo de un trabajo de años de una entidad ejemplar que nunca ha permitido que los éxitos de la primera plantilla eclipsen el trabajo con la cantera. El club que preside Pedro Soria es una inagotable fuente de balonmanistas de los que se va surtiendo la élite nacional.

"Nos conocemos desde que empezamos a jugar en infantiles de primer año, cuando apenas teníamos doce", recuerda Jennifer Gutiérrez, que no hace nada por ocultar el orgullo que le produce que sean dos las algecireñas que estén en el combinado nacional y que ejerce de Cicerone con su paisana, con la que además comparte habitación.

"Creo que debería reconocerse más que haya dos algecireñas en la selección, porque pone en valor el trabajo que se hace con la cantera en la ciudad, la cantidad de niños y niñas que practican el balonmano todos los días, lo bien que trabaja el club, que además cuenta con un magnífico cuadro de entrenadores...", recalca.

"Estoy totalmente convencida de que más pronto que tarde llegarán más algecireños y algecireñas a las selecciones", vaticina.

Jennifer Gutiérrez admite que unos de sus objetivos "como el de cualquier deportista es participar en unos Juegos Olímpicos" pero también sueña con enrolarse en uno de los grandes de Europa para poder estar en una final-four por el cetro continental y subraya la importancia que tiene para ella el incombustible apoyo de su familia.

La novata Paula Valdivia echa la vista atrás y recuerda que conoció a "Jenni" cuando ambas daban sus primeros pasos. "Quién nos iba a decir cuando nos llevaban a jugar al patio de un colegio que un día íbamos a coincidir en la selección", se pregunta.

"Llegar aquí implica un esfuerzo increíble y por eso supone una satisfacción doblemente grande", explica. "Pero por encima de todo es un orgullo que dos jugadoras de Algeciras lleguen a lo más alto, sobre todo teniendo en cuenta que hasta que lo hemos logrado nosotras nadie lo había hecho".

"Mi meta personal es poder aprender, disfrutar, absorber todo lo que el balonmano aporta a mi día a día, a mi rutina", destaca la extremo.

"Quiero poder vivir profesionalmente de esto y jugar en lo más alto siempre que pueda", abunda. "El deporte es una carrera con fecha de caducidad y es por eso que quiero aprovechar cada oportunidad al máximo".

Tanto es así que Valdivia se apunta a la experiencia "de jugar en el extranjero, cuando sea el momento adecuado", aunque eso sí, siempre que eso le permita "ganar todos los títulos posibles".

"La familia es la principal responsable de todo esto, gracias a ellos he llegado hasta aquí", desliza. "Su empujón en cada momento ha sido esencial para poder seguir trabajando cada día y disfrutando de lo que más nos gusta que es el balonmano".

"Han recorrido kilómetros y kilómetros para estar siempre, ahí, en la grada. Nunca voy a saber cómo agradecérselo", finaliza la extremo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios