Algeciras CF

Algeciras CF: de la casi desaparición a la transformación a SAD en 14 años

  • El 8 de agosto de 2008, en una asamblea en la que se llegó a plantear la desaparición del club, los socios decidieron que la entidad siguiera adelante

La votación en la que los socios respaldaron la continuidad del club.

La votación en la que los socios respaldaron la continuidad del club. / Vanessa Pérez

Este lunes se cumplen 14 años de la asamblea celebrada en el colegio Salesianos en el que el Algeciras CF renació. El 8 de agosto de 2008 llegó a estar sobre la mesa la desaparición del club debido a las deudas contraídas durante los años anteriores y a la puntilla que dio el repudiado Miguel Ángel Verdejo, que el día 1 no pagó la deuda que mantenía los jugadores, y se consumó el descenso a Primera Andaluza. En todo este tiempo se produjeron la entrada en concurso de acreedores para reconducir la deuda, ascensos, descensos y vaivenes en la gestión económica hasta la llegada de Félix Sancho y la conversión de club en Sociedad Anónima Deportiva, que ahora abre un nuevo panorama a la entidad de La Menacha.

Hace ahora 14 renació el Algeciras cuando un grupo de antiguos directivos del Algeciras Club de Fútbol, encabezados por Bernardo Martín, se erigieron en junta gestora, con carácter indefinido, para tratar de solventar la situación. Los socios decidieron que el club se acogiese a la ley concursal para evitar la desaparición y afrontar la temporada 2008/2009 en Primera Andaluza.

“Los socios, que acudieron en un número superior a doscientos, estuvieron a la altura de las circunstancias y evitaron que la asamblea se convirtiera en un caos sin sentido, como es habitual. Los aficionados animaron a los miembros de la gestora a olvidar viejas rencillas y luchar por que el club albirrojo pueda seguir escribiendo su casi centenaria historia. De hecho, se votó la posible desaparición del club, pero una abrumadora mayoría decidió seguir adelante con la opción de la ley concursal, propuesta por Nacho Castro y Salvador Triano. Fundamental fue la aparición del socio Carlos Pérez, que instó a la vieja guardia a tomar cartas en el asunto y ponerse al frente del club”, relata la información que Europa Sur publicó al día siguiente de la asamblea.

Bernardo Martín, Enrique Mejías, Diego Castañeda, Salvador Triano, Nacho Castro, Santiago Mejías, Pepe Escudero, Domingo García Campillo y Rosendo Arias se unieron, instados por Pérez, a la gestora que formaron en un principio Manuel González, Christian Ortiz, José Manuel Álvarez, Juan Cepeda y Montse Castella, la esposa de Carles Rebull, uno de los principales acreedores del club tras la espantada de Verdejo.

Los primeros pasos de la gestora fueron preparar los trámites para acogerse a la ley concursal y confeccionar el equipo para la temporada, que comenzaba el 7 de septiembre. Antes de la huida de Verdejo, el club había confeccionado una plantilla que llegó a jugar un amistoso el mismo día en el que finalmente no se saldó la deuda con la AFE y que propició el descenso de Tercera división a Primera Andaluza.

En el caso de la plantilla, el jugador más veterano del equipo, Lolo Hernández tomó la palabra para solicitar a los socios la carta de libertad, ya que entendían que no entraban en el proyecto para Primera Andaluza. Los futbolistas que cobraron por adelantado se mostraron dispuestos a devolver el dinero para obtener la baja. Se acordó que Pepe Turrillo, que como empleado del club colaboraba con la gestora, fuese el encargado de la negociación con la plantilla.

Domingo García Campillo, Diego Castañeda, Juan Cepeda, Pepe Escudero, Salvador Tirano y Bernardo Martín, entre otros, durante la asamblea. Domingo García Campillo, Diego Castañeda, Juan Cepeda, Pepe Escudero,  Salvador Tirano y Bernardo Martín, entre otros, durante la asamblea.

Domingo García Campillo, Diego Castañeda, Juan Cepeda, Pepe Escudero, Salvador Tirano y Bernardo Martín, entre otros, durante la asamblea. / Vanessa Pérez

Turrillo anunció que los jugadores de fuera no tendrán problemas para obtener la carta de libertad, pero adelantó que los jugadores de la casa eran patrimonio del club y no se les dejaría ir. De hecho se quedaron los porteros Félix y Juanito, los defensas Benítez, Eduardo Mena y Tirado y los centrocampistas Alvarito, Iván, Mario, Ángel y Xavi Giménez (el único no canterano). Estuvieron dirigidos por Diego Pérez Yiyi y consiguieron retornar a Tercera aquella temporada con un equipo repleto de canteranos y gente de la comarca.

En cuanto a la anterior directiva, el que era presidente, Manuel Pascual, presentó su dimisión irrevocable, pero en lo que se refería a la opción de querellarse contra Miguel Ángel Verdejo, los socios entendieron que era el momento de plantearse el futuro del club más que de remover antiguos fantasmas, por lo que la opción quedó pospuesta a la espera de que la futura directiva decidiera qué hacer al respecto.

La incapacidad de los anteriores gestores quedó patente al comienzo de la asamblea , cuando, después de dimitir Pascual, el acto quedó paralizado a la espera de que se presentase una junta gestora. Tras muchos titubeos, Montse Castella fue la primera en dar el paso. Lo que ocurrió después ya está inscrito en la historia del Algeciras. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios