Algeciras CF Todos juntos, con Romero

  • El algecirismo se vuelca con su portero, que entona el 'mea culpa' y responsabiliza a la plantilla de las dos últimas derrotas

  • "La culpa es nuestra, no del míster o la directiva; nos toca apechugar y mirar adelante", sostiene

El meta del Algeciras Jesús Romero, tras finalizar el partido con el Ciudad de Lucena. El meta del Algeciras Jesús Romero, tras finalizar el partido con el Ciudad de Lucena.

El meta del Algeciras Jesús Romero, tras finalizar el partido con el Ciudad de Lucena. / Erasmo Fenoy

El algecirismo se ha volcado con su portero. Jesús Romero puede fallar, como cualquier otro guardameta, pero es intocable para la parroquia albirroja. Se lo ha ganado a pulso con una trayectoria ejemplar que va camino de los 200 partidos con un escudo que siente suyo. El cancerbero, tantas veces héroe en el Nuevo Mirador, vivió la cara más amarga del fútbol en la derrota ante el Ciudad de Lucena, un tropiezo grave e inesperado que ha reabierto heridas entre la hinchada y la directiva. Romero sale al paso para agradecer todas las muestras de cariño y, como portavoz del vestuario, responsabiliza al equipo de las dos últimas derrotas que han alejado al Algeciras de la liguilla de ascenso.

"La culpa es nuestra", afirmó Romero ante los medios tras consumarse el descalabro que originó la revuelta en parte del público. “La gente no puede culpar al míster o a la directiva, tenemos seguramente el mejor equipo de la categoría y la culpa es solo nuestra; igual que cuando se le gana al Ceuta somos los responsables, ahora también. Tenemos al mejor míster posible y la directiva hizo el esfuerzo para traer a los refuerzos. La culpa es nuestra”, subrayó el meta, siempre claro y contundente en sus palabras.

El Gato asume que los futbolistas albirrojos ahora deben "apechugar" y comprende el desánimo general: "La afición tiene toda la razón del mundo, pero la culpa es nuestra", recalca.

Romero es partidario de "no olvidar" los errores que le condenaron el pasado domingo a él y a sus compañeros "porque si lo olvidase no trabajaría para corregir esos fallos”. "El empate fue un regalo por mi parte, un fallo personal que se traduce en gol. Es verdad que cuando falla un delantero no se traduce en gol y con el portero se magnifica, pero vivo con eso, me encanta ser portero, es lo que más me gusta en el mundo, disfruto cada día, trabajo para mejorar, para seguir creciendo y tengo el apoyo de mi mujer, mi familia, mis compañeros”, aseguró.

El carismático guardameta recibe numerosas muestras de apoyo y hasta un vídeo de una escuela de porteros

El guardavallas del Algeciras vio como buena parte de la hinchada le brindaba una cariñosa despedida tras la derrota, con aplausos que iban dirigidos expresamente a él. Horas después mucha gente se sumó a las muestras de apoyo en las redes sociales: compañeros, amigos, aficionados y hasta unos jóvenes porteros de la escuela Guardametas del Sur, que le mandaron un emotivo vídeo: “Quiero agradecer a todos, del primero al último que se quedó en el estadio para animarme. Prometo que voy a seguir trabajando para estar ahí".

Con el partido en Coria en el horizonte (el domingo a las 12:00), la plantilla del Algeciras sabe que tiene que echarse a las espaldas todo el peso de una crisis que ha provocado la deserción de muchos aficionados: “Hay que mirar hacia adelante, quedan más de 20 puntos en juego y estamos a cinco, vamos a seguir dejándonos el alma para llegar al objetivo", garantizó Romero, una de las voces autorizadas dentro de las entrañas del Nuevo Mirador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios