Algeciras CF

El Algeciras apunta alto en las cesiones

  • El club confía en sacar provecho de sus buenas relaciones con clubes de Primera y Segunda

  • La de Bijimine no es la única operación abierta en un verano que se presume largo

Bijimine, en uno de los últimos entrenamientos del Algeciras. Bijimine, en uno de los últimos entrenamientos del Algeciras.

Bijimine, en uno de los últimos entrenamientos del Algeciras. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF pretende que algunos de los fichajes para la temporada 20-21 lleguen al Nuevo Mirador en forma de cesión. El club confía en hacer valer sus buenas relaciones con algunas entidades de Primera y Segunda división para sacar en préstamo algún futbolista de perfil alto que de otra manera sería inalcanzable.

La fórmula que la nueva dirección deportiva ya puso en práctica el pasado invierno con Jonathan Bijimine es el camino a seguir para lograr este tipo de incorporaciones que pueden dar un salto de calidad a la plantilla de Salva Ballesta. El club, como ya se ha publicado, va a intentar traer de vuelta al defensa central del Alcorcón, un conjunto con el que existe una excelente relación.

La de Bijimine, de culminar en buen puerto, no será la única operación que persigue el Algeciras en un verano atípico y que se presume más largo que nunca. La parcela que encabeza Daniel Alejo apunta alto y busca talento joven en las canteras de algunos clubes punteros con los que el trato es más cercano en los últimos meses, como el Granada, el Málaga o el Sevilla, en Andalucía, o el Eibar, mucho más al norte.

A través de la vía de las cesiones, el Algeciras puede ampliar el mercado de los sub-23, más cotizado si cabe tras la crisis del Covid-19. Los albirrojos, de momento, han renovado a cuatro futbolistas (Iván, Benítez, Yago Pérez y Almenara) y han cerrado tres fichajes (Raúl Hernández, Robin Lafarge y Yelko Pino). De ellos, todos ocupan ficha senior. Dando por hecho que uno de los porteros, al menos, ocupará otra, la mitad de las dieciséis fichas senior ya estarían copadas.

El primer sub-23 que podría caer este verano es el centrocampista sevillano Dani Sales, una operación destapada hace casi un mes y que está a punto de cristalizar tras la despedida del jugador de su anterior club, el Diocesano de Cáceres. Salva, no obstante, precisará de otros cuatro-cinco sub-23 para dar empaque al plantel, aunque siempre se puede echar mano del filial o el juvenil, donde quizás haya otro Tote esperando su oportunidad.

Con todo julio y agosto por delante para moverse en el mercado, el Algeciras tiene ahora la posibilidad de demostrar que sus embajadores y sus armas diplomáticas pueden ayudar a traer futbolistas cuando el dinero no es el principal argumento para vender un proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios