Algeciras CF

Algeciras, hay que rascarse el bolsillo

  • La afición albirroja, muy preocupada por el pésimo comienzo de año, demanda fichajes que den un salto de calidad para luchar por la permanencia con las máximas garantías

Antoñito se lamenta ante el árbitro en Villarrubia. Antoñito se lamenta ante el árbitro en Villarrubia.

Antoñito se lamenta ante el árbitro en Villarrubia. / Jesús Monroy

El Algeciras CF necesita refuerzos y los necesita cuanto antes. Es la conclusión unánime de un algecirismo preocupado tras lo visto en los dos primeros partidos de 2020. El cero a cero en Granada, por aquello de la buena racha, dividió las opiniones de la afición, pero el repaso sufrido el pasado sábado en Villarrubia ha puesto en alerta a toda la hinchada sobre la capacidad de la actual plantilla de Emilio Fajardo para luchar por la permanencia en la Segunda división B.

Es un momento difícil para pedir calma en el Nuevo Mirador, donde la directiva del nuevo presidente, Nicolás Andión, apenas acaba de aterrizar. El mandatario, que conoce de sobra la casa y la situación reciente de la institución, tiene poco más de dos semanas para acometer las altas y las bajas en la ventana del mercado de invierno. Andión debe tener la última palabra de hasta dónde está dispuesto a llegar el club para reforzar al primer equipo. En las retinas está la experiencia de la pasada andadura, cuando la directiva apostó muy fuerte para traer a los fichajes que dieron el salto de calidad para aspirar al ascenso.

El reloj corre en contra de todos en un mercado de invierno que suele ser caro y que, tradicionalmente, suele deparar más errores que aciertos. El Algeciras abrió la veda la pasada semana con la salida del lateral Dani Gallardo, una baja necesaria para hacer sitio al portero Jesús Romero, aunque las gestiones con la Federación no fructificaron a tiempo para que el Gato estuviese disponible en Villarrubia. Y es que los puntos también se ganan en los despachos.

Las prioridades: un jugador por línea en un mercado que suele salir caro

El Algeciras va a desprenderse del delantero portugués Jardel, como explicó Fajardo el pasado viernes en rueda de prensa porque el atacante tenía contrato hasta final de este mes y no va a renovar. Fue una apuesta joven que no ha cuajado. Otra marcha que está cantada aunque aún no cerrada es la del ariete Antonio López, que llegó cedido por la Cultural Leonesa y no ha dado el rendimiento esperado. El que fuera goleador del Real Jaén en Tercera, que tampoco ha tenido feeling con la grada, va a volver a salir cedido, todo apunta que al L'Hospitalet, otro viejo conocido del Algeciras en la pasada fase de ascenso.

Pero lo que más preocupa a la afición no son las bajas, sino las llegadas. ¿Qué necesita el Algeciras? Las prioridades apuntan a un jugador por línea. Teniendo cubierta la meta con la vuelta de Romero, la mayoría de los seguidores hablan de apuntalar el bloque con un central, un mediocentro y un delantero, y puede que un lateral izquierdo. Los albirrojos necesitan refuerzos que sumen desde el primer momento, futbolistas contrastados a ser posible con experiencia en la categoría, que cubran las carencias del plantel. Lo que el Algeciras no necesita son jugadores de relleno o que vengan a calentar el banquillo. Esto, lógicamente, pasa por rascarse el bolsillo. La categoría que tanto costó conseguir bien vale un esfuerzo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios