real balompédica linense

Solo la victoria garantiza la salvación a la Balona

  • La desventaja en el golaveraje con cuatro rivales penaliza a los albinegros en caso de empate o derrota en Murcia en la última jornada

Comentarios 1

La trigésimo séptima jornada de Liga en el grupo IV de la Segunda B dejó una buena noticia para la Real Balompédica y su entorno, que el equipo sigue vivo, que parece haber recuperado el pulso competitivo y que depende de sí mismo en el último duelo para salvar la categoría. Pero dejó también una mala: que solo la victoria en La Condomina sobre el actual tercer clasificado, el Real Murcia, garantiza la permanencia. En caso contrario los que ahora dirige Sánchez de la Nieta se encuentran con un obstáculo importante y es que tienen perdido el golaveraje con la mayor parte de sus rivales en la lucha por la salvación.

Aunque a medida que pasaban las jornadas no haya sido un tema que haya sido objeto de especial análisis, lo cierto es que la racha de doce encuentros sin conocer el triunfo en que está envuelta la Balona no solo le ha abocado a sufrir hasta la última jornada [y que solo sea eso], sino que le ha situado en desventaja con respecto a buena parte de los rivales con los que lucha por seguir en Segunda B.

La derrota del Écija en Cartagena y el empate del Córdoba B-Mérida, clave para los linenses La amenaza de la promoción se hace mayor cuanto menos puntos sumen

Los albinegros tienen la renta a favor en ese apartado precisamente con dos de los equipos que más complicado tienen que acaben encontrándose, aunque por diferente causa: Recreativo de Huelva y Badajoz. Con el Mérida está igualado (los dos partidos se lo anotaron los equipos que jugaban de local por 2-0) pero aventaja a los romanos en 14 goles en el coeficiente general.

Por el contrario, lo tienen perdido con Las Palmas Atlético, Jumilla, Córdoba B y Écija Balompié, lo que traducido quiere decir que en empates múltiples en los que estén inmersos cualquiera de ellos los balonos tienen todas las de perder.

Las matemáticas dicen que hay ocho equipos envueltos en esa pelea en la última jornada para dos puestos de descenso aún por adjudicar y uno de promoción . La realidad es que como Córdoba B y Mérida juegan entre sí al menos una de esas vacantes (no hay que descartar que las dos) para bajar directamente ya está ocupada de facto por uno de ellos.

Con ocho equipos en cuatro puntos (el Recre es el único de ellos que sabe que en ningún caso bajaría directamente) las combinaciones se antojan infinitas, así que para reducirlas hay que recurrir a la lógica, a sabiendas de que no siempre prevalece en el fútbol. A fin de hacer las cábalas lo más creíble posibles, se parte de la base de que el Badajoz, que juega en el Nuevo Vivero, vencerá al ya descendido Lorca Deportiva, que acumula seis derrotas consecutivas.

SI GANA

Con esa premisa la Balona se salva si gana en todos los casos, incluso sin tener en cuenta lo que haga el Badajoz.

SI empata

Si la Balona firma tablas en Murcia habrá eludido el descenso directo y la promoción si se dan dos de estos tres resultados: el Córdoba B-Mérida acaba en empate o con triunfo romano; el Ecija pierde o empata en Cartagena (que necesita al menos un punto para ser campeón) y el Jumilla no derrota al Recre. Si solo se da uno de estos tres condicionantes, los de La Línea jugarían la promoción.

Pero ese empate de la Balona en la Nueva Condomina podría abocarle al descenso directo si el Écija ganase en Cartagena, el Jumilla al Recre y el Córdoba B al Mérida (que se marcharía con los de La Línea de la categoría).

SI pierde

Por último, si la Balona pierde en Murcia, solo seguiría en Segunda B si se dan todas estás condiciones: el Jumilla pierde con el Recre, el Écija en Cartagena y el Córdoba B-Mérida acaba en tablas. En caso de que se diesen solo dos de estas condiciones, los albinegros tendrían que disputar la temida promoción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios