Deportes

Rafael Escobar pone rumbo a su 'tercera casa'

  • El entrenador de la Balompédica regresa el domingo a Ceuta, donde residió dos años, protagonizó una histórica salvación con el Serrallo y obtuvo el título nacional

No es correcto aplicar aquello de la segunda casa, porque ésa la tiene en La Línea, pero el cordobés Rafa Escobar, el entrenador de la Real Balompédica, no emprende el próximo domingo un viaje que le sea precisamente desconocido. El técnico acude a Ceuta, donde residió durante dos años para dirigir al Serrallo, donde comenzó a fraguar su amistad con el actual preparador físico albinegro, José Carlos Jiménez Mane, y donde obtuvo la titulación que le permite estar hoy en día al frente de un equipo que milita en la Segunda división B.

Rafa Escobar comenzó su paso por el Serrallo en la campaña 2002-03. Parecía una misión imposible, pero consiguió, por primera vez en 38 años, que un equipo de la Ciudad Autónoma que no fuera la Agrupación (hoy Asociación) consiguiese la permanencia en categoría nacional.

En aquella andadura el conjunto norteafricano consiguió un empate en el Municipal de La Línea que provocó el enfado de una gran parte de la grada porque, sabiéndose inferiores, los jugadores del equipo visitante provocaron numerosas pérdidas de tiempo.

Aquel éxito de la salvación le valió la renovación automática al entrenador y con otro viejo conocido de la afición de La Línea como pilar, Dani Olsson, volvió a pelear por eludir el descenso.

Con cincuenta puntos, el equipo caballa perdió la categoría, después de caer en la última jornada a manos del extinto CD San Fernando, que lograba con aquel marcador la clasificación para la fase de ascenso.

"Por supuesto que para mí este partido es especial", confiesa el entrenador balono, que ha sido requerido en varias ocasiones por la prensa norteafricana en el transcurso de esta semana.

"Viví dos años en aquella ciudad, la gente nos trató de maravilla tanto a mí como a mi familia, fuimos muy felices y regresar a esas calles sólo me provoca buenos recuerdos y el sentimiento de agradecimiento a quien te ha ayudado a crecer en tu profesión", recalca el preparador albinegro.

"De los que estuvieron conmigo en el Serrallo no creo que haya nadie en la Asociación y una vez comience el partido sólo pensaré en lo mejor para la Balona, pero es bonito volver allí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios