ciclismo tour de francia

Míster G, marchando una cerveza

  • Geraint Thomas, dueño de dos títulos olímpicos en pista, reconoce que antes estaba "gordito" por la bebida

  • Debutó en la ronda gala en 2007 con el Barloworld siendo penúltimo

Geraint Thomas exhibe la bandera de País de Gales durante la última etapa del Tour. Geraint Thomas exhibe la bandera de País de Gales durante la última etapa del Tour.

Geraint Thomas exhibe la bandera de País de Gales durante la última etapa del Tour. / marco bortorello / efe

Geraint Thomas, británico de 32 años, ex compañero del futbolista del Real Madrid Gareth Bale en el Whitchurch High School de Cardiff, amante del rugby y de la cerveza, se unió a la historia del Tour luciendo con orgullo galés el maillot amarillo en el podio de París.

Procedente del ciclismo en pista, especialidad en la que logró dos títulos olímpicos (Pekín 2008 y Londres 2012) y tres mundiales, G , como se lo conoce, amplía el dominio británico del Tour siguiendo los pasos de Bradley Wiggins (2012) y Chris Froome (2013, 2015, 2016 y 2017). Nada menos que seis títulos en las últimas 7 ediciones.

Thomas es Miembro de la Orden del Imperio Británico por sus méritos deportivos. Tras sus grandes éxitos en los velódromos, pronto empezó a destacar en la ruta, ya que en 2004 ganó la París Roubaix júnior, por delante de su futuro compañero de equipo Ian Stannard.

Como profesional se estrenó en 2005 en las final del Wiesenhof, pasó por el Saunier Duval y el Barloworld, donde coincidió con Froome, y desde 2010 viste el maillot del Sky.

El campeón del Tour se siente orgulloso de su identidad galesa. Nació en Cardiff un 25 de mayo de 1986. No aprendió la lengua galesa en la escuela, pero sí lo hizo después gracias a su esposa.

Destacó en los Juegos de la Commonwealth en 2014 vistiendo el maillot del País de Gales, en Glasgow, el resultado internacional más importante del ciclismo de aquel país hasta su explosión en el Tour. Thomas entró en meta señalando el león rojo de la bandera galesa.

Para Thomas, la clave de sus éxitos es el peso. Cuando hacía pista, dice, estaba gordo. "Era joven, no demasiado serio y, como buen galés, me gustaba beber cerveza. Luego tuve que hacer mucho esfuerzo para adelgazar", explicó alguna vez.

El ciclista del Sky tuvo que adelgazar cinco kilos para presentarse a los Juegos de Pekín, en los que el objetivo era estar en torno a los 70 kilos. A partir de ahí se podría pensar en adaptarse a la montaña para las pruebas de ruta.

Siempre gregario, le tocó ponerse los galones de capitán este año. Fue superior a Froome y lo demostró ganando las etapas alpinas de La Rosiere y Alpe D'Huez y rematando siempre con éxito el trabajo de sus compañeros. Froome tuvo que dar su brazo a torcer.

Tiene en su palmarés la París Niza y la Dauphine. En el Giro 2017 trató de lucha por el jersey rosa, pero una caída le arruinó sus opciones. Esta vez, más delgado, tomó pista para el despegue.

Su evolución no tiene secretos. Es una evolución lógica de 10 años de trabajo en la ruta, según su entrenador, Tim Kerrison. "Thomas es parecido a Wiggins, es un buen contrarrelojista y buen escalador, muy regular, poco atacante, pero seguro",

El galés corrió su primer Tour en 2007 con 21 años, en la formación del Barloworld. Ahí estaba gordito, hacía honores a la cerveza. Fue penúltimo.

No oculta Thomas que le gusta vivir, le apasiona el rugby, y es de carácter tranquilo. ¿Se ha sentido presionado en el Tour?. "En absoluto", dice su director, Dave Brailsfod, "es campeón olímpico", añade.

En el Whitchurch High School de Cardiff, alguien se siente orgullo por el triunfo de Thomas en el Tour. Se trata de Gwyn Morris, el profesor de educación física del ciclista del Sky, de Bale y de Sam Warburton ex jugador de rugby y capitán de Gales. "Es un orgullo de hayan salido de nuestro centro tres chicos que han llegado a lo más alto del deporte y hayan cumplido sus sueños". El sueño de un ciclista y de un país. Thomas ya tiene motivos para tomarse una buena cerveza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios