balonmano juegos mediterráneos

Jennifer y Paula, guerreras de oro

  • Las dos algecireñas conducen a la selección española hasta el primer cajón del podio en Tarragona

  • El combinado nacional derrota a Montenegro en una magnífica final por 27-23

Las integrantes de la selección nacional femenina de balonmano posan tras proclamarse campeonas. Las integrantes de la selección nacional femenina de balonmano posan tras proclamarse campeonas.

Las integrantes de la selección nacional femenina de balonmano posan tras proclamarse campeonas. / RfebM

Las algecireñas Jennifer Gutiérrez y Paula Valdivia se colgaron anoche la medalla de oro de los Juegos Mediterráneos como integrantes de la selección española femenina de balonmano, que se proclamó campeona de los Juegos Mediterráneos de tarragona 2018 al derrotar en la final a Montenegro por 27-23. El combinado nacional acabó invicto la competición.

Las Guerreras se presentaron en la final con un balance inmaculado, pero conocedoras de que en la lucha por el oro se encontraban con un rival que también había mostrados muy buenos recursos durante todo el torneo.

El equipo montenegrino, muy físico, pronto enseñó las buenas maneras de su portera Ljubica Nnezic y de la potencia de Djurdjina Jaukovic ante las de Carlos Viver.

La selección española supo contrarrestar el poderío rival con una fuerte defensa y un rápido contragolpe que dio resultados por momentos, a los que se unió que la meta Mercedes Castellanos también estuvo inspirada.

Ello dio para llevar el peso de partido en el marcador pero no con mas de diferencias de tres goles que se dieron mediada la primera parte

La algecireña Jeniffer Gutiérrez falló un siete metros para el 10-8 y la gigante Jelena Despotovic empató a nueve ya en la recta final de la primera parte, en la que se pudo ver a Ivet Musons al lado de sus compañeras escayolada y con muletas después de la grave lesión de rodilla que sufrió en semifinales ante Macedonia.

Al descanso, un gol sobre la bocina dio a España una ventaja de dos goles y las sensaciones de que la segunda parte estaría muy abierta.

Así, antes de cumplirse los tres de la reanudación Montenegro había vuelto a empatar (13-13), pero fase de reacción de las balcánicas fueron siempre contrarrestadas por España con las rápidas transiciones de la defensa al ataque y la efectividad ante la portería rival de jugadoras como Alicia Fernández.

Del 13-13 se pasó pronto al 18-14 o a seis tantos de ventaja para las Guerreras, un 21-15 o un 22-16 (48') que empezaba a notarse en la resistencia de una Montenegro que se encontraba una y otra vez frente a una gran defensa y una portera inspirada, y eso dio la máxima ventaja de siete goles (24-17).

Solo la relajación y el no saber tratar el partido en esa fase podía evitar que el oro fuera para España, y por momentos pareció que podía suceder cuando Montenegro recortó rápido tres tantos y se puso a cuatro (24-20, 56'), pero de ahí no pasó la reacción y las de Carlos Viver supieron controlar hasta el triunfo final, proclamándose campeonas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios