ciclismo giro de italia

Froome revienta el Giro

  • El británico ataca a falta de 80 kilómetros para la meta y se viste de rosa

Chris Froome, sonriente al ganar la etapa tras atacar a 80 kilómetros de la línea de meta. Chris Froome, sonriente al ganar la etapa tras atacar a 80 kilómetros de la línea de meta.

Chris Froome, sonriente al ganar la etapa tras atacar a 80 kilómetros de la línea de meta. / DANIEL DAL ZENNARO / efe

Chris Froome reventó el Giro en la decimonovena etapa de la ronda, de 185 kilómetros, entre Venaria y Bardonecchia, y se enfundó la maglia rosa de líder.

El británico dominó la antepenúltima etapa tras atacar a 80 kilómetros de la línea de meta y llegó primero por delante del ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) y del galo Thibaut Pinot (FDJ). Simon Yates, líder de la ronda desde la sexta etapa, se hundió en la subida al Colle delle Finestre y acumuló un retraso respecto a Froome que supera los 30 minutos.

La etapa reina del Giro de Italia de este año, que preveía cuatro intensas subidas al Colle de Lys, Colle delle Finestre, Sestriere y Jafferau, cambió radicalmente los equilibrios de la carrera, que tiene ahora a Froome como líder, con 40 segundos de margen sobre el holandés Tom Dumoulin (Sunweb).

No faltó la escapada inicial, con un grupo de 22 corredores, entre ellos, Luis León Sánchez y los colombianos Sergio Henao y John Atapuma, que se hicieron con una ventaja que rozaba los 50 segundos tras 60 kilómetros.

En la cabeza de la carrera, los líderes perdieron gradualmente su ventaja y sólo León Sánchez consiguió defender un buen margen hasta la Cima Coppi; allí, ante unas duras pendientes, que alcanzaban el 14%, el español vio cómo el pelotón lo alcanzaba.

Los 18,5 kilómetros del Colle delle Finestre fueron fatales para Yates, que se quedó muy distanciado del grupo . Fue sólo el comienzo de su pesadilla, ya que Froome atacó en los últimos siete kilómetros de la subida al Colle delle Finestre, perseguido por Dumoulin y Domenico Pozzovivo, y dejó a su compatriota a 19 minutos y 27 segundos de distancia cuando faltaban 55 kilómetros para el final.

Con Yates hundido, se abrió una pelea entre Froome y Dumoulin por la maglia rosa, con el holandés que, pese a estar separado por más de dos minutos del británico, todavía contaba unos 40 segundos de ventaja en la clasificación general.

Froome dio muestra de una gran condición física y, tras tomar la iniciativa a falta de 82 kilómetros para el final, defendió su primera plaza también en la subida al Sestriere y sin dar opciones a sus rivales hasta el final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios