Deportes

La Fiscalía pide once años para Rosell

  • El ex presidente del Barcelona está acusado de blanqueo de capitales y organización criminal

El actual presidente del Barcelona, Josep Bartomeu, abraza a su antecesor en el cargo, Sandro Rosell. El actual presidente del Barcelona, Josep Bartomeu, abraza a su antecesor en el cargo, Sandro Rosell.

El actual presidente del Barcelona, Josep Bartomeu, abraza a su antecesor en el cargo, Sandro Rosell. / ALEJANDRO GARCÍA / EFE

La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó una pena de once años de prisión por delitos de blanqueo y organización criminal al ex presidente del Barcelona Sandro Rosell, así como una multa de 59 millones de euros, por lavar dinero de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

En su escrito de acusación contra seis personas por este caso, la Fiscalía también reclama siete años de cárcel y una multa de 50 millones para la esposa de Rosell, Marta Pineda , y otros diez años al abogado Joan Besolí, para el que también se pide una sanción de 55 millones.

Los otros tres acusados en este caso son Shahe Ohanneissian, que se enfrenta a una petición fiscal de siete años de cárcel y una multa de 40 millones, y otros dos presuntos testaferros, Pedro Andrés Ramos y Josep Colomer, para quien le Fiscalía pide ocho y seis años de cárcel, respectivamente.

En la sentencia, la fiscal afirma que los acusados, "al menos desde 2006, formaron una estructura estable, reforzada por vínculos de amistad y parentesco, dedicada al lavado de capitales a gran escala" dirigida por Rosell, en prisión por este caso y que era quien distribuía los roles.

Los encausados, añade el escrito, facilitaban a la organización "sus relaciones personales y profesionales, sus conocimientos sobre operativa bancaria y la creación y uso de denominaciones sociales de las que eran titulares, muchas de ellas, puramente instrumentales, sin infraestructura y radicadas en paraísos fiscales y/o territorios offshore".

Se les atribuye el blanqueo de casi 20 millones de euros de mordidas obtenidas por el que fuera presidente de la CBF entre 1989 y 2012, Ricardo Teixeira, que cobró casi 15 millones en comisiones ilegales por los derechos de retransmisión de 24 amistosos de la selección brasileña y otros cinco de un contrato de patrocinio con la marca Nike.

De ese dinero, Rosell y su mujer percibieron 6.580.000 euros de los amistosos. El ex presidente del Barcelona ayudó, con la colaboración de otros acusados, a ocultar parte de la comisión de cinco millones que recibió por Teixeira del contrato con Nike.

En el escrito, la Fiscalía destaca que Teixeira se quedó ese dinero "con claro abuso de su posición y en perjuicio de los intereses cuya gestión tenía y tiene encomendada la Confederación Brasileña de Fútbol".

El contrato de los amistosos lo firmó en 2006 Teixeira con una sociedad árabe domiciliada en las Islas Caimán (International Sports Events) y vinculada al grupo saudí Dallah Albaraka Group, dirigido a su vez por el jeque billonario Saleh Kamel.

Según la investigación, en el contrato se impuso a la compradora los pagos de unos fondos de los que se apropiaron Rosell y Teixeira en perjuicio de confederación brasileña.

En el caso de Rosell, recibió los 6,5 millones mediante cinco transferencias hechas entre noviembre de 2010 y enero de 2011 a cuentas en España a su nombre y el de su esposa, provenientes de cuentas de Suiza y Arabia Saudí.

El ex presidente del Barça declaró a Hacienda que esos pagos fueron por la venta en mayo de 2011 de una sociedad mercantil propiedad suya y de su mujer (BSM) a una sociedad en el Líbano de Shahe Ohanneissian, pero se sospecha que en realidad respondieron a las comisiones por los amistosos.

Además, y para dar apariencia de legalidad al cobro de las comisiones de Texieira, los acusados movieron presuntamente parte del dinero a través de un entramado societario y transferencias bancarias que terminaron en cuentas de Andorra en las que estaban autorizados Rosell y Besolí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios