España-Inglaterra en el Villamarín

España no volvió, Clemente sí

  • El 7 de junio de 1995 jugó España su último partido en Villamarín l Contra Armenia, jugaron los dos últimos técnicos, Hierro, autor del gol, y Luis Enrique

Luis Enrique abraza a Hierro tras marcar éste un gol con España. Luis Enrique abraza a Hierro tras marcar éste un gol con España.

Luis Enrique abraza a Hierro tras marcar éste un gol con España. / Desmond Boylan

Comentarios 1

Los dos últimos seleccionadores, Fernando Hierro y Luis Enrique, formaban parte de aquel equipo. Hace 23 años, cuatro meses y una semana que la selección española no jugaba un partido en el estadio Benito Villamarín. El mismo escenario del 12-1 a Malta y la consabida retahíla: cuatro de Santillana, cuatro de Rincón, dos de Maceda, uno de Sarabia y otro de Señor. El 7 de junio de 1995 la victoria fue pírrica: un solitario gol de Hierro a Armenia. Uno de los que corrieron a abrazarlo fue Luis Enrique. Cuatro días antes, los dos se habían proclamado campeones de Liga en el Bernabeu al derrotar en el partido decisivo al Deportivo de la Coruña. Un gol de Amavisca y otro de Iván Zamorano, que fue Pichichi, por el de Bebeto. Una Liga blanca con Valdano después de cinco años de sequía.

El Betis era el equipo anfitrión y le ponía el broche de oro a una campaña impresionante. Esa temporada volvió a la élite después de tres años en Segunda. Todavía en esta categoría, un año antes eliminó al Barcelona de Johan Cruyff de la Copa del Rey con un gol de Juanito en el Camp Nou la misma semana que un incendio destruyó el Liceo. El Betis quedó tercero. Cuatro días después del España-Armenia, venció en el derbi local al Sevilla y aseguró la plaza europea, que refrendó ganando 0-2 en el Bernabeu.

23 años, que se dice pronto. El equivalente a seis Mundiales y a seis Eurocopas. A la de Suecia 92 había faltado España, lo que disparaba las urgencias por estar en Inglaterra 96. El equipo que finalmente nos eliminó y que hoy visita Heliópolis para romper ese maleficio. España no volvió al Villamarín. El que sí regresó fue Javier Clemente, como entrenador del Betis en la temporada 1998-99, uno más en un currículum en el que figuran el Murcia, la Real Sociedad o las selecciones de Libia, Serbia y Camerún. Aquel 7 de junio de 1995 se llevó una bronca monumental por no alinear al bético Cuéllar. Hipólito Rincón sigue siendo el último jugador del Betis que ha jugado un partido con la selección en el Villamarín. Autor del primer gol a Islandia en partido para el Mundial de México 86, el segundo, el que le dio el pase a España, lo marcó Gordillo, pero acababa de fichar por el Real Madrid.

Dos días antes del España-Armenia, los almonteños habían saltado la reja y la Virgen del Rocío se enseñoreaba de la aldea. Las crónicas rocieras destacaban la presencia de Isabel Pantoja y de Carmina Ordóñez. El 16 de mayo de ese año murió Lola Flores. Ocurrió en plena campaña de las elecciones municipales, que tuvieron lugar el 28 de mayo. Cuando España le gana a Armenia, Alejandro Rojas-Marcos era alcalde en funciones. De La Sevilla de Rojas-Marcos, parafraseando el libro de Juan Teba, se pasaba a La Sevilla de Soledad Becerril, que diez días después del partido se convertía en la primera mujer que regía los destinos de Sevilla tras haber conseguido un hito similar como la primera componente de un Gobierno desde que lo fuera Federica Montseny con la República. El año de la Eurocopa de Inglaterra 96 fue el de los Juegos de Atlanta y la llegada de Aznar a la Moncloa, precedido por sus alcaldesas: Becerril en Sevilla, Teófila Martínez en Cádiz, Celia Villalobos en Málaga, Rita Barberá en Valencia, Luis Fernanda Rudí, en Zaragoza.En la campaña electoral, Rojas-Marcos propuso el traslado de la Feria y la ampliación de la carrera oficial de la Semana Santa. Aquel mes de junio acabó con la aprobación por aclamación en el Comité Olímpico Español de la candidatura de Sevilla para organizar los Juegos Olímpicos de 2004. Un espejismo que se evaporó dos años después cuando se cruzó Madrid para estrellarse en Buenos Aires.

Todavía regía la peseta la economía nacional. Por primera vez desde las municipales de 1979, Sevilla pasaba de 31 a 33 concejales al haber superado la cifra de 700.000 habitantes. Susana Díaz tenía veinte años; Josep Borrell ya era ministro (de Obras Públicas, en el Gobierno crepuscular de Felipe González). Pilar Miró, que había rodado el 18 de marzo la boda de la infanta Elena con Jaime de Marichalar en la Catedral de Sevilla, empezaba en Portugal el rodaje de El perro del hortelano. Jordi Pujol exigía al Gobierno central competencias en las leyes de Costas y de telecomunicaciones por cable. El Ayuntamiento, con datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, anunciaba restricciones ante una sequía que ya no se llamaba pertinaz y se dejó sentir entre los rocieros que hicieron el camino. Alfredo Sánchez Monteseirín accedió a la presidencia de la Diputación Provincial.

Pocos días después del España-Armenia, el Betis y el Real Madrid hicieron sendos partidos de homenaje y despedida a Rafael Gordillo y Emilio Butragueño, a los que Gregorio Conejo había hecho hermanos de los Negritos. En 1995, Cela ganó el Cervantes, el irlandés Seanus Heaney elñ Nobel de Literatura y Fernando G. Romero, el premio Planeta.

El gol lo marcó Hierro. Dos años antes, en el estadio de Nervión, marcó a Dinamarca el que le dio a España el pase para el Mundial de Estados Unidos. La Eurocopa de 1996 es la única que se ganó con la rareza del gol de oro. Bierhoff para Alemania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios