Real balompédica linense

David Hernández al cuadrado

  • El delantero, que anota ante el Sporting Villanueva por tercera vez dos goles en un mismo partido desde que aterrizó en La Línea, se convierte en el pichichi balono y abandona el papel secundario de la pasada andadura

Comentarios 1

El delantero de la Real Balompédica David Hernández logró el pasado domingo, por tercera vez desde que desembarcó en el vestuario albinegro, anotar dos goles en un mismo partido Es la primera vez que lo hace en Segunda B. Ya suma seis dianas en la presente andadura, lo que le convierte en el mejor artillero del tercer clasificado. Un desatascador en toda regla que, sin embargo, no varía su discurso, preñado de modestia.

El futbolista de Puerto Real anotó por partida doble en dos ocasiones la pasada andadura. Primero, en la victoria albinegra sobre el Córdoba B en el Municipal (4-1) y después, en el sacrificado triunfo en La Juventud sobre el Jerez Industrial (1-2). Este último, el sábado 26 de marzo del presente año. Desde entonces no lo había conseguido.

En cualquier caso, su protagonismo siempre quedaba a la sombra de los espectaculares números que por entonces acreditaba del algecireño Isaac Luis Chico Copi. El ariete ha revertido esta campaña la situación.

"Me encuentro bien, a gusto", reconoce. "Trato de adaptarme a las circunstancias y también llego más al remate que la Liga pasada".

"No es sólo cuestión de rachas, sino también de estilo de juego", reflexiona el pichichi balono. "Ahora centramos más y yo soy un jugador que puede sacar provecho del juego aéreo, sobre todo si los centros son como el que puso Juampe [Rico] en el segundo gol", en referencia al del triunfo sobre el Sporting Villanueva del domingo.

"La temporada pasada tenía otras funciones, pero ahora estoy jugando con Ocaña o con Copi… y me toca hacer otra cosa", recalca.

La aportación del de Puerto Real destaca aún más si se tiene en cuenta que desde el pasado nueve de enero desconoce el paradero de su hermano Iván, desaparecido en extrañas circunstancias. "Gracias a Dios estamos ganando y eso me ayuda a olvidarme un poco de todo eso… si encima fuésemos mal", dice.

Igual de cauto que a la hora de hablar de sus méritos se muestra David Hernández a la hora de hablar de la marcha de su equipo. "Que nadie se crea que porque nosotros hablemos de permanencia no nos ilusionamos", advierte. "Claro que estamos ilusionados en hacer grandes cosas, pero yo por ejemplo tuve la experiencia del Mérida, que acabamos la primera vuelta con treinta y cuatro puntos y después perdimos diez partidos seguidos y por poco descendemos".

"No es quitarnos responsabilidad, es que a mí me ha pasado y lo que no queremos es vender humo", subraya. "El fútbol nos obliga a ir partido a partido y a seguir siendo humildes, ésa es la mejor receta para llegar lejos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios