ULB - ES Melilla | La crónica (58-67) Un parcial de 0-15 en el primer cuarto condena a la ULB

  • Los de La Línea continúan sin conocer el triunfo

  • En el último cuarto la precipitación priva a los locales de la remontada

Espadiña y Álex Valor cierran el rebote durante el ULB-Enrique Soler de este sábado Espadiña y Álex Valor cierran el rebote durante el ULB-Enrique Soler de este sábado

Espadiña y Álex Valor cierran el rebote durante el ULB-Enrique Soler de este sábado / Nacho Marín

La Unión Baloncesto Linense (ULB) ha cosechado este sábado su sexta derrota consecutiva desde que comenzó la temporada. El conjunto de La Línea, colista del grupo DA de la Liga EBA, ha sucumbido en su pabellón, en su duelo con el Enrique Soler de Melilla (58-67) que se ha disputado a puerta cerrada como consecuencia de las medidas impuestas por la Junta de Andalucía para evitar la propagación del Covid-19 (coronavirus).

Una monumental pájara en el primer cuarto y una exhibición de innecesaria precipitación ofensiva en el tramo final de la contienda, cuando tuvo al conjunto norteafricano a tiro, han conducido este sábado a la ULB a su sexta derrota en otras tantas jornadas.

Tras el intercambio inicial de golpes (5-4) la ULB se fue de la pista esos ocho-diez minutos que le están penalizando en cada encuentro Un parcial de 0-15 llevó el luminoso al 5-19 y aunque dos triples cortaron la sangría, al final del primer capítulo el resultado era de 11-26.

Los tres cuartos restantes fueron otra historia. Aunque en el tercero volvieron a imponerse los visitantes, la ULB dio una imagen de poder competir, el recién llegado Borja Soriano aportó nueve puntos y siete rebotes.

A base de no bajar nunca los brazos el conjunto albinegro entró en la recta final del partido con opciones reales de lograr una remontada que hubiese supuesto, seguro, un punto de inflexión para su andadura en la competición.

Con 56-63 y más de tres minutos por jugarse los de Jesús Guti echaron en falta o bien a Gastón Zalazar –que dejó el plantel hace tres semanas- o a un base curtido que hubiese sabido leer el tempo de juego. La ULB quiso limar la desventaja a las bravas, empatar antes de seguir limando diferencias y la precipitación en ataque le llevó a acabar descarrilando. No es que los naranjas estuviesen muy certeros, pero la renta de que disfrutaban a esas alturas le fue suficiente.

La ULB sigue dando señales de mejoría, pero, de momento, su primer triunfo tendrá que esperar.

Los resultados de la jornada, las estadísticas de todos los partidos de la misma y la clasificación se pueden consultar en este enlace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios