Deportes

Es por aquí

  • Romerito, Alberto Merino y Bello, los tres jugadores de la Balona que ya han jugado en el Villamarín, aseguran que el escenario y el masivo desplazamiento de aficionados son un aliciente añadido

Comentarios 3

 Jugar el próximo domingo en el estadio Benito Villamarín no será una experiencia nueva para la Real Balompédica, por mucho que no haya pisado ese estadio en dos décadas. Pero tampoco lo será para todos sus jugadores. El defensa Romerito, que lo hizo con el extinto Linares, el todocampista Alberto Merino, con el Cádiz, y el atacante Bello, con el Arcos, ya han pasado antes por esa experiencia, tan atractiva para sus compañeros de vestuario y, especialmente, para la parroquia albinegra. Los tres futbolistas coinciden en señalar que tanto el escenario del duelo, que puede valer el liderato, como el masivo respaldo de los aficionados de La Línea suponen un atractivo añadido para un partido preñado ya de por sí de alicientes.

Antonio Manuel Ruiz Romerito, que no pudo hacerlo cuando dio sus primeros pasos en el Real Mallorca, saltó al césped Villamarín con la camisola del Linares y su experiencia no pudo ser más positiva, ya que el encuentro finalizó con victoria visitante por cero goles a cuatro. "No cabe la menor duda de que se trata de un escenario precioso, pero yo creo que no nos va a influir, entre otras cosas porque con el número de personas que van a ver un partido de Segunda B parece que está casi vacío", explica.

"Lo que sí puede resultar determinante es el terreno de juego, que es bastante grande", puntualiza. "Un campo así es beneficioso para todos los equipos que quieran jugar el balón, como es nuestro caso, pero el secreto será intentar evitar que ellos se sientan cómodos".

Romerito se alegra de que la afición albinegra se haya movilizado para respaldar a su equipo. "Es bueno sentirla allí, que nos anime y que nos ayuden a traernos algo positivo".

El jerezano Antonio Bello vivió un partido en el coliseo verdiblanco hace cinco años, cuando militaba en el Arcos, entonces en Tercera división, y su único recuerdo malo de aquella jornada fue el resultado. "Perdimos tres-cero", recuerda.

"Yo creo que si en algo influye es porque te motiva", reflexiona. "Una vez empieza el partido te aíslas y sólo piensas en lo que está sucediendo en el campo".

"A lo largo de la semana hemos venido escuchando que si van no sé cuántos autobuses, vemos a la gente ir por el club y todo eso sirve para que si ya teníamos ganas, pues aún tengamos más, para poder darle una satisfacción grande a toda esa gente que va a hacer un sacrificio grande para estar con nosotros", explica el atacante.

Bello asegura que aún desconoce si recuperará su plaza en el once inicial, una vez cumplida su sanción por acumulación de tarjetas. "Eso lo tendrá que decir el mister, pero yo tengo unas ganas… en cuanto estás un partido sin jugar te entra un mono de fútbol…."

El veterano Alberto Merino visitó el escenario del encuentro del próximo domingo enfundado en la camisola del Cádiz y también para medirse al filial bético. "No sé hará diez o doce años… ya ha llovido bastante", bromea.

"Es el campo del Betis, con todo lo que eso significa y éste es el típico partido que todo el mundo quiere jugar", resalta Alberto Merino. "A ver, que nosotros hemos jugado esta misma temporada en Lepe o en El Ejido, que sus instalaciones también están perfectas, pero siempre tiene una cosilla especial".

Por encima del escenario, el albinegro entiende que lo que puede notar su equipo no es el escenario, sino el apoyo multitudinario de su gente. "Eso es precioso. Igual que lo estamos disfrutando nosotros, que lo comparta la afición, que vea que hacemos bien las cosas fuera… y si tenemos la oportunidad de ganar pues le daremos una alegría a toda esa gente, que se lo merece".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios