Fútbol. Tercera división

El Algeciras resurge en un final de infarto (3-2)

  • Los albirrojos remontan al Onubense en el descuento y vuelven a ser segundos en solitario

El capitán algecirista Iván celebra uno de sus goles. El capitán algecirista Iván celebra uno de sus goles.

El capitán algecirista Iván celebra uno de sus goles. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF llevó el sufrimiento hasta el extremo, como es su especialidad, para vencer al Atlético Onubense (3-2) y enterrar su mala racha con una victoria tan balsámica como crucial en el Nuevo Mirador. Los albirrojos remontaron gracias a un Iván imperial, el mejor del partido con un doblete, y al tanto de Javi Anata en el minuto 91 que apagó un fuego de proporciones inimaginables después de que el filial empatase en el 87'. Los de José Antonio Asián triunfaron en un final de locura y recuperan la segunda plaza del grupo X de Tercera, ahora en solitario con dos puntos de ventaja sobre el Ceuta.

El Algeciras puso fin, al menos, a la crisis de resultados. Los albirrojos, tras dos derrotas seguidas, salieron a pecho descubierto ante un filial sin complejos. El equipo de Asián, con un once revolucionado por las lesiones de última hora, se encontró con el partido cuesta arriba a los veinte minutos, cuando los chicos del Decano se adelantaron por medio de Misffut, pretendido por los algeciristas este mismo invierno. La reacción local llegó de inmediato con un centro de Máiquez que remató Iván Turrillo en el 25'.

A la vuelta del descanso, más sosegado, el Algeciras obró la remontada con una gran acción de su capitán dentro del área. 2-1 en el 50' y la mejor versión de Iván de la temporada. El Onubense se echó arriba ante un Algeciras timorato en defensa. Los de Asián pudieron sentenciar a la contra, sobre todo en una jugada de Moussa, pero en el 87', tras otro fallo evitable, Misffut aprovechó para establecer el 2-2. El tremendo jarro de agua helada dio paso a un descuento de cuatro minutos. En el primer minuto de la prolongación Mané colgó una falta lateral en la que apareció el algecireño Javi Anaya para desparramar la alegría por el estadio. Tremendo sufrimiento y tremendo valor el que puede tener esta victoria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios