Algeciras CF - Real Balompédica | El día después Las ganancias extra del Clásico

  • El algecirismo se relame con su mayor alegría de la temporada, un triunfo que reporta tres puntos vitales para la permanencia, tranquilidad, una gran taquilla y autoestima

Los jugadores del Algeciras celebran uno de sus goles ante la Balona. Los jugadores del Algeciras celebran uno de sus goles ante la Balona.

Los jugadores del Algeciras celebran uno de sus goles ante la Balona. / Jorge del Águila

El algecirismo se relame con su mayor alegría de la temporada. La victoria que los de Emilio Fajardo conquistaron el pasado domingo ante la Balona en el Nuevo Mirador resuena y no es para menos porque equipo y afición vivieron uno de sus grandes días desde que el club retornó a la Segunda B. Además de ganarle el pulso al eterno rival, el triunfo en el Clásico reporta una serie de ganancias que deberían contribuir para mantener la estabilidad en un momento fundamental para la institución.

Tres puntos y algo más... o mucho más en el caso del Algeciras CF. Lo primero y seguramente lo más importante es que los albirrojos se embolsaron tres puntos vitales para la lucha por la permanencia. Con 17, los de Fajardo vuelven a estar fuera de la zona de descenso y a tiro de un partido del Murcia, que es noveno. Eso sí, la mitad baja de la clasificación puede dar un vuelco para cualquiera que gane un par de partidos seguidos. Los de La Menacha tienen por delante tres encuentros (Marbella, Recre y Recreativo Granada) para cerrar la primera vuelta del campeonato algo más cerca de esos 45 puntos marcados como objetivo.

El éxito del Clásico reporta también una dosis enorme de tranquilidad. Junto a los puntos, la tranquilidad es el bien más preciado en un Algeciras que tradicionalmente vive entre zarandeos. La calma ayudará al vestuario y al propio Fajardo para afrontar el último tirón de diciembre con dos citas superexigentes en las que hay poco que perder ante dos rivales de talla mayor. Quién sabe y quizás esta victoria sea el punto de inflexión para arrancar el primer triunfo a domicilio del curso.

 

La tranquilidad también afecta a la paz social en un Algeciras que se encuentra en pleno proceso electoral. Por lo pronto ya hay un candidato en firme, Nicolás Martínez Andión, una cara conocida y respetada por los socios, y la casi segura candidatura de Paco Martínez, que debe refrendar sus intenciones ahora que ya es públlico que Martínez Andión lanzará su proyecto como relevo de Ricardo Alfonso Álvarez. Para Navidad, la entidad tendrá nuevos gobernantes y el mes de enero entero para acometer refuerzos.

El Algeciras también se quedó con la taquilla del Clásico. Los como poco 5.000 aficionados que dieron color a las gradas del Nuevo Mirador dejaron un botín suculento y muy necesario para mantener la economía de un club que, ya se sabe, debe lidiar con su deuda y su día a día. Pocos partidos de fútbol de Segunda B son capaces de reunir a tal volumen de seguidores. El Campo de Gibraltar puede presumir de tener uno de los derbis más potentes y pasionales que existen.  

Y el Clásico llena el tanque de la autoestima. La victoria devuelve la confianza a la plantilla de Fajardo y aparca definitivamente la crisis de resultados. Haber ganado dos de los tres últimos compromisos demuestra que este Algeciras debe competir contra cualquiera en su estadio, donde van dos citas seguidas con la portería a cero. Mención especial para Lopito, que sale muy reforzado por la parada a Manu Molina en una acción que pudo cambiar el rumbo del partido por completo. Pero no solo Lopito, gente como Pablo Ganet, Álvaro Benítez, Pablo de Castro, Mario Martos o un inmenso Karim se han reivindicado en el momento en el que había que hacerlo. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios