Algeciras CF - Real Balompédica | El clásico Tríos de ases

  • Iván Turrillo, Juan Serrano y Guille Vallejo conducen al Algeciras hasta el Clásico del domingo

  • La Balona le espera con el exalbirrojo Antoñito, Pito Camacho y Nacho Miras

Iván Turrillo (Algeciras) y Antoñito (Balona) Iván Turrillo (Algeciras) y Antoñito (Balona)

Iván Turrillo (Algeciras) y Antoñito (Balona) / E.S.

Algeciras Club de Fútbol y Real Balompédica Linense ya están asomados a un Clásico del Campo de Gibraltar que, a las puertas de la Nochevieja, con el inminente Brexit y el peligroso rebrote de Covid acaparando la actualidad, está pasando más desapercibido que de costumbre para el entorno. No dentro de los vestuarios, donde unos y otros saben que es este duelo aplazado de la octava jornada del grupo IV-A de la Segunda B es de esos en lo que el tópico de “son solo tres puntos” no tiene cabida. Rojiblancos y albinegros tienen en sus filas nombres sobre los que recae gran parte de la atención.

El Algeciras CF encara el Clásico con una columna vertebral reconocible en su once. Salva Ballesta ha cincelado su estilo en una plantilla en la que sobresalen varios nombres propios aunque es verdad que la gran virtud del líder invicto del grupo IV-A es la preponderancia del bloque, del esfuerzo colectivo.

Si hubiese que quedarse con tres protagonistas del Algeciras en el tramo de competición abarcado hasta 2020 habría que hablar del capitán Iván Turrillo, del canterano Juan Serrano y del portero Guille Vallejo. Los tres, sin desmerecer al resto, están teniendo un impacto determinante en la temporada de récord de los albirrojos.

Iván Turrillo es leyenda viva del Algeciras. El capitán encarna a la perfección el sentimiento y los valores del algecirismo. El algecireño, uno de los pocos 'one club man' de la Segunda B, lo ha vivido todo con el equipo de su tierra y ha alcanzado la madurez en su mejor versión como futbolista. Iván, se puede decir sin riesgo a equivocarse, está protagonizando su mejor campaña en el césped y es el abanderado del vestuario y la extensión del entrenador, con quien comparte muchos rasgos del carácter. Pocos jugadores en activo saben como él lo que es vivir un duelo de rivalidad ante la Balona.

Juan Serrano es la gran revelación de este Algeciras. El canterano se ha destapado tras la oportunidad brindada por Ballesta en la pretemporada. A sus 20 años es titular desde la primera jornada y ha contribuido con tres goles a la marcha del líder, tantos vitales como el del triunfo en el Nuevo Colombino o el de la última victoria, ante el Cádiz B. Serrano, que suena como apetecible para el Málaga y otros clubes de referencia, aporta savia local y un desparpajo impropio para un chaval que debuta en la categoría. Su pegada es capaz de desequilibrar un partido atascado en el cero-cero.

Guille Vallejo se ha convertido en un pilar del Algeciras. Sin hacer ruido, el guardameta se ha ganado el puesto y el respeto de todo el algecirismo a la par que ha hecho olvidar la enorme sombra del Gato Romero. El cancerbero se ha mostrado sólido desde el primer día, imponente en el juego aéreo, y ha contagiado su seguridad al resto del conjunto. El de Burgos es el Zamora del grupo con solo tres dianas encajadas. Todo el entramado defensivo algecirista comienza desde su portal.

En este particular top tres podrían haber entrado el mediocentro Armando, el escurridizo atacante Álvaro Romero, el interior Marc Llinares, el lateral Dani Espejo... Seguro que cada aficionado tiene sus preferencias. El domingo, los 22 protagonistas que salten al césped del Nuevo Mirador tendrán una magnífica oportunidad para reclamar su condición de ases del Clásico.

Las bazas de la Balona

Con todo el personaje sobre el que se depositarán más miradas el próximo domingo lleva por nombre Antonio Manuel González Gómez [Antoñito, Ñito o Ñito González, según quien lo transcriba] El centrocampista abandonó el pasado verano el vestuario del Nuevo Mirador para enrolarse en la Balompédica, lo que sin duda supuso la mayor convulsión del verano deportivo en la comarca.

Este domingo llegará por primera vez a La Menacha con la guayabera albinegra para medirse a algunos de los que fueron sus compañeros. Las restricciones de acceso al campo establecidas para frenar la expansión del Covid-19 van a impedir que reciba lo que sin duda no hubiese sido un recibimiento cariñoso.

Después de ocho partidos, la afición de La Línea le ha visto protagonizar detalles de gran jugador, pero le reprocha su falta de regularidad. Sin duda, si estuviese en su mano elegir, éste sería el partido para reivindicarse.

Como sucede en el caso del eterno rival, la portería también tendrá nuevo inquilino. con respecto a la última edición del Clásico. Nacho Miras ya presenció desde el banquillo la sonrojante derrota de su equipo el curso pasado, pero éste será –salvo sorpresa mayúscula- su primer Clásico sobre el terreno de juego.

El cancerbero ha respondido de sobras a las expectativas del club, que hizo una fuerte apuesta por él como relevo de un consagrado Javi Montoya. Después de quedar señalado por uno de los goles encajados en su último duelo, en San Fernando, la primera entrega del partido por excelencia de la temporada se presenta como una oportunidad idónea para resarcirse y demostrar que la Balona tiene portero para rato.

El otro nombre en el bando visitante es el de Antonio Jesús Camacho [Pito Camacho]. El pichichi de los linenses acredita tres goles (dos en liga) y su participación en este choque, en su primera fecha, tuvo suspense, ya que fue expulsado en el duelo precedente en Bahia Sur. Competición le indultó y tanto el propio interesado como sus compañeros lo celebraron a lo grande cuando se conoció la decisión del Comité.

En un equipo huérfano de gol que además se ha desprendido en estas vacaciones de Tato Díaz, sobre los hombros del almeriense reposan buena parte de las aspiraciones de la Balompédica de romper con su racha de cinco encuentros (uno de ellos de Copa) sin conocer el triunfo. Para eso, como poco, el equipo visitante necesita marcar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios