El rescate de Juan Sierra La gran altura del poeta minoritario

  • La complejidad formal y su poco afán de notoriedad han pesado en la consideración y fama de Juan Sierra

Foto original del homenaje a Gerardo Diego por parte del Grupo Mediodía. Foto original del homenaje a Gerardo Diego por parte del Grupo Mediodía.

Foto original del homenaje a Gerardo Diego por parte del Grupo Mediodía.

Juan Sierra fue un poeta principal de Sevilla "cuando la ciudad era faro poético de la poesía hispánica" y por eso el editor David González Romero (El Paseo) consideraba "una necesidad" recuperar su obra y sacarla de los circuitos restringidos. "Quizás Sierra fue un poeta no adecuado a su tiempo, ni siquiera cuando en pleno franquismo escribía poesía religiosa, ya que escogía siempre caminos complejos y mixturas difíciles entre sus tonos favoritos, el barroco, el popular y el vanguardista. Era la suya una lírica que poca gente entendía, ni siquiera la censura, por su complejidad técnica y formal. De otra parte, fue un autor que siempre estuvo presente pero nunca quiso hacerse notar. Esas dos actitudes, complejidad y poco afán de notoriedad, han pesado en su consideración minoritaria", recalca.

González Romero cree que no exagera al reivindicar a Sierra como uno de los mejores poetas modernistas de la generación del 27, "entendiendo modernista en sentido elástico". Esa síntesis entre tradición y novedad se vuelve prodigiosa, por ejemplo, cuando Sierra aplica el verso amplio expresionista y surrealista a la temática cofrade o a los paisajes urbanos y costumbristas. "Son versos que trascienden la anécdota local. Usa esas voces de vanguardia aplicadas a lo neopopular mejor que muchos otros autores que están mucho más reconocidos. Nos encanta ese costumbrismo modernista si viene de Grecia o Sicilia, pero si es de aquí nos cuesta más digerirlo".

Retrato del autor incluido en el cuadernillo gráfico de las Obras Completas. Retrato del autor incluido en el cuadernillo gráfico de las Obras Completas.

Retrato del autor incluido en el cuadernillo gráfico de las Obras Completas.

Esta edición se enmarca en la Biblioteca de Autores Meridionales del Cicus, con la que El Paseo ya publicó la obra reunida de Antonio Núñez de Herrera, "una colección modélica por su receptividad y que marca un camino de sintonía con un sector un poco huérfano. Creo que las instituciones que editan deberían seguir un camino similar con la idea de dinamizar el sector editorial y no sólo editar con cargo al erario. Al encontrarse instituciones y sellos gana la racionalidad de los proyectos", sostiene González Romero, que además destaca como "lo más complicado" del rescate editorial llevado a cabo "la labor hemerográfica realizada por José María Rondón".

Para González Romero, "Juan Sierra tiene una mirada moderna incluso para lo sagrado"

Antes de la Guerra Civil la temática cofrade y religiosa estaba muy entroncada en Sevilla con lo neopopular moderno y urbano. "Su amigo Núñez de Herrera lo dejó claro en su libro de prosas, y Juan Sierra con sus versos. Su poesía religiosa y sus artículos sevillanos aminoran su obra de forma injusta. Hay además un Sierra profano, el de la revista Mediodía, el de Claridad sin fecha y buena parte de Álamo y cedro, un poeta al que hay que volver a evaluar y poner en su sitio. Porque Juan Sierra tiene una mirada moderna incluso para lo sagrado, pero sus escenas y capturas de paisajes urbanos, ambientes semieróticos o hechos históricos, sus poemas sobre el tiempo y la fugacidad, y los de clara evocación espiritual profana, nos dejan ante un poeta de grandísima altura", concluye con admiración. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios