Cómics

Mujeres dentro del volcán

  • Elizabeth Casillas e Higinia Garay trasladan al cómic las terribles condiciones en las que viven las mujeres salvadoreñas que, por diversas circunstancias, han de abortar

Ilustración de portada. Ilustración de portada.

Ilustración de portada.

Pese a que aún nos queda mucho por recorrer y conseguir, es innegable que en nuestro país vivimos en un estado del confort que otros lugares desconocen. La ley del divorcio, el matrimonio gay, la recientísima implantación de la renta mínima, y la ley del aborto son solo algunos de los invisibles peldaños que, a lo largo de los años hemos ido subiendo gracias a la presión social y a una clase política que ha sabido escuchar al Pueblo.

Pero, por desgracia, esta situación no se da en todos los países del mundo. Y si nos fijamos en El Salvador, las mujeres viven un auténtica persecución en lo que al aborto se refiere, ya sea por causa naturales o provocado, cosa impensable en un lugar en el que la prisión es el fin de las desgraciadas féminas a las que se ha arrebatado ese derecho, ya que éste fue ilegalizado como tal en el año 1998.

Todas nosotras, el cómic que llega como novedad de Astiberri en el mes de julio a las librerías, es el retrato de cuatro mujeres, cuatro historias protagonizadas por Mariana, Cinthia, María Teresa y Elsi. Víctimas de un Estado que las convierte en criminales por el simple hecho de abortar, la mayoría de la veces por motivos puramente fisiológicos.

Todas vivirán entre rejas años, y la peor cárcel llegará cuando tengan la soñada libertad, que las va a confinar en una invisible celda, cuyos barrotes son la ingratitud, el desconocimiento de todos aquellos que las rodean, convirtiéndolas en mujeres marcadas por el resto de sus días, pese a que todas puedan reconstruir esas vidas y futuro que les fueron arrebatados de manera tan cruel.

Pero este cuarteto de retratos tan solo es la punta del iceberg, ya que son cientos las mujeres que han terminado con sus huesos en la cárcel. Pretende ser una llamada de atención hacia ese país que trata con tan nivel de injusticia a sus ciudadanas.

Estas historias narradas en primera persona por sus propias protagonistas, están plasmadas de manera colorida por Higinia Garay, llenando sus páginas de color, esas tonalidades que nos trasladan al lejano país, para tornarse en puro blanco y negro cuando, en la segunda parte del libro, las autoras nos explican la historia de El Salvador, sus vaivenes políticos y como se ha llegado a la situación que han reflejado anteriormente, así como definir a la perfección qué es un aborto, sus diferentes tipos y situaciones, etc.

Higinia Garay como ilustradora, junto a la guionista Elizabeth Casillas, han creado una obra que, junto a un documental dirigido por Itxaso Díaz (La historia de todas nosotras) y una pieza de danza deberían estar presentes en las bibliotecas de todo instituto en nuestro país y ser lectura y visionado recomendado, para que tanto sus alumnos como alumnas conozcan las dificultades por las que pasan estas mujeres. Todas ellas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios